La vida de De Gea después del Mundial: sin Selección y suplente en el Manchester UTD
  1. Deportes
  2. Fútbol
fue un punto de inflexión

La vida de De Gea después del Mundial: sin Selección y suplente en el Manchester UTD

El canterano del Atlético de Madrid no ha sido capaz de superar el trauma emocional sufrido en Rusia. Dean Henderson le ha arrebatado la titularidad en la portería 'red devil'

placeholder Foto: El técnico del Manchester United, Ole Gunnar Solskjaer, se saluda con David de Gea al finalizar un encuentro de la Premier League. (Reuters)
El técnico del Manchester United, Ole Gunnar Solskjaer, se saluda con David de Gea al finalizar un encuentro de la Premier League. (Reuters)

A menos de dos meses para que el balón de la Eurocopa eche a rodar, quien debería estar llamado a adueñarse de la portería de la selección española, David de Gea, ha perdido su titularidad en el Manchester United. El conjunto ‘red devil’, segundo clasificado de la Premier League y flamante semifinalista de la Europa League tras apear al Granada, ha apostado por el joven Dean Henderson y ha relegado al guardameta español al banquillo. De Gea, cuya trayectoria en selección nacional siempre ha estado marcada por la irregularidad tras el adiós de Iker Casillas, encontraba en el club inglés el refugio necesario para seguir disfrutando del fútbol, pero todo ha cambiado esta temporada. Henderson ya no es el portero de la Europa League, sino que se ha ganado a pulso su titularidad en la competición de la regularidad y ha enviado a De Gea a recorrer el camino inverso.

placeholder Dean Henderson y David de Gea, en un ejercicio de calentamiento. (Reuters)
Dean Henderson y David de Gea, en un ejercicio de calentamiento. (Reuters)

¿Pero qué ha llevado a David de Gea hasta esta situación? A sus 30 años, se puede afirmar con rotundidad que el ex del Atlético de Madrid ha sido el portero más dominante de la Premier League de los últimos años. Un rendimiento continuado que le ha valido para ser elegido como mejor jugador de su equipo en cuatro de las últimas seis temporadas y convertirse en el futbolista mejor pagado de la plantilla tras la renovación de 2019 (hasta 2023 y con opción a un año más). Sin embargo, ahora acumula cuatro jornadas de Premier League como suplente y tanto su técnico, Ole Gunnar Solskjær, como su club han decidido apostar por el imberbe cancerbero de 24 años.

El verano que marcó su futuro

El Mundial de Rusia 2018 llegó en el momento adecuado para un portero que estaba en el sitio adecuado. David de Gea acababa de sellar la segunda plaza con el Manchester United de José Mourinho en una temporada excelsa bajo palos (nadie había mantenido la portería a cero más veces, en 18 ocasiones) y Casillas había puesto y final a su etapa en 'La Roja'. Después de la decepcionante Eurocopa de 2016 con el madrileño ya asentado, el por entonces seleccionador nacional, Julen Lopetegui, mantuvo al guardameta 'red devil'. Pero nada salió como él esperaba. Con Lopetegui fuera incluso antes de empezar el torneo, lo que vino a continuación fue un punto de inflexión en su carrera.

placeholder David de Gea durante la fatídica tanda de penaltis ante Rusia, 2018. (EFE)
David de Gea durante la fatídica tanda de penaltis ante Rusia, 2018. (EFE)

Malas actuaciones, presión inmensa, críticas de una prensa de trinchera aún huérfana de Iker Casillas y tan solo una parada en cuatro encuentros. Ni un solo penalti atajado en la decisiva tanda de octavos de final (solo adivinó la dirección de un lanzamiento). El peor récord de un portero en una cita mundialista desde 1966. Fue la cabeza de turco para un país que, en su gran mayoría, escogió cargar contra un guardameta que sostuvo al Manchester United en sus años de plomo tras el adiós de Sir Alex Ferguson y de Edwin van der Sar. Abel Resino, exportero e impulsor del debut de un de Gea de 17 años en el Atlético de Madrid compara su cita mundialista con el error de Arconada en la Eurocopa en 1984: "Siempre hay que buscar un culpable. Arconada también era un porterazo y ese error le marcó. España hizo un campeonato flojo y él pagó las consecuencias. La cadena siempre se rompe por el eslabón más débil y ese, muchas veces, es el portero".

El canterano rojiblanco se encontró, de pronto, con que juzgaban su carrera, su presente y su futuro en base a un torneo internacional. Una experiencia negativa que rompió algo en el interior del madrileño y que le ha perseguido hasta el día de hoy. Con la confianza hecha trizas, el cuerpo de David de Gea volvió de Rusia, pero su mente se quedó allí. Como si fuese un soldado americano que había sufrido estrés postraumático en Vietnam. ¿Puede cambiar un torneo así una carrera entera? "No tiene por qué ser así, no debe arruinarla. Los guardametas deben saber convivir con momentos así y manejar esas situaciones. A veces las cosas se salen de madre y las críticas son muy duras", admite Resino.

La llegada de Solskjær no le ha beneficiado

La pérdida de fe en sí mismo hizo mella en su juego. Menos salidas por arriba, más dificultades en los balones laterales y problemas para sacar el balón jugado desde atrás. En definitiva, errores impropios de un portero de primerísimo nivel que se veían subrayados por una posición sin red de seguridad. Para colmo, pesos pesados en la historia del Manchester United como Phil Neville afirmaban en la BBC "De Gea ha perdido toda la confianza, es un portero irreconible en comparación a aquel que ganaba el premio a jugador del año" y Gary Neville decía que "mentalmente no es el mismo tras el Mundial". Otros, como el furibundo Roy Keane fueron un paso más allá tras un error clamoroso del español ante el Tottenham: "Estoy harto de este portero. Yo le hubiese sancionado y de paso, le habría propinado varios puñetazos al descanso".

placeholder David De Gea charla con Solskjær tras el pitido final. (EFE)
David De Gea charla con Solskjær tras el pitido final. (EFE)

El cambio de modelo de juego del Manchester United en el que el equipo defiende más arriba y el portero debe abandonar con frecuencia su zona de confort para salir o aventurarse más en los centros laterales, no ha ayudado a De Gea. "Ahora el equipo apuestar por adelantar más la defensa y el portero debe adaptarse. Él ha sufrido la variación porque no está tan acostumbrado a jugar como ter Stegen o Courtois", admite Resino. Sobre el juego de pies, otra de las facetas en las que el canterano rojiblanco no sobresale, el entrenador apunta que "no es torpe" y que "se maneja bastante bien".

Por último, Resino cuenta la fortaleza mental que exhibía el portero desde sus inicios: "En el Atlético querían cederle porque habían fichado a Sergio Asenjo, pero un día vino a mi despacho y me dijo 'míster, yo quiero seguir aquí; tengo toda la confianza del mundo en que voy a jugar porque creo en mí y por eso le pido que no me ceda'. Hablé con el secretario técnico, le dimos la posibilidad tras decirle que sería muy difícil y lo logró. Era pura convicción". El Manchester United puede tener prisa por apostar definitivamente por Henderson, deshacerse de un portero con un sueldo exorbitante (cobra más de 20 millones de euros al año) y una moral minada, pero no lo tendrá fácil en este mercado marcado por la Covid-19. Aunque el futuro no parezca halagüeño y la Eurocopa no parezca tocar a su puerta, Resino confiesa que "estas cosas son circunstanciales. Ahora debe demostrar su capacidad y saber que la única clave pasa por trabajar como nunca".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Eurocopa Manchester United David De Gea