la mayor inversión de China en un club europeo

Berlusconi vende el Milan por 740 millones, una ganga al lado del valor de clubes ingleses

Ininvest, el conglomerado de la familia Berlusconi, dijo que vendió por completo su participación del 99,93% en el club a Rossoneri Sport Investment Lux

Foto: El ex primer ministro italiano y propietario del AC Milan, Silvio Berlusconi. (EFE)
El ex primer ministro italiano y propietario del AC Milan, Silvio Berlusconi. (EFE)

El fútbol italiano es, desde hoy, mucho menos divertido. Quien no se haya echado alguna vez una carcajada con un hecho relacionado directa o indirectamente con Silvio Berlusconi, que tire la primera piedra. Claro que no todo ha sido gracioso ni jaranero, pero Berlusconi tenía ese perfil de bravucón italiano con hilos mafiosos que se podría convertir, sin dudarlo, en un personaje cómico de una película de Roberto Benigni, en la que encarnaría al malo, claro. A partir de ahora, oiremos menos hablar de él, mucho menos. Ya no es propietario del Milan, esta vez de verdad. Ha habido varias tomas falsas de la venta de sus acciones, pero este 13 de abril se ha hecho oficial por fin. El Milan es chino.

Jesús GarridoJesús Garrido

Larguísimos meses de negociaciones han llevado a este puerto. ¿Cuál es? Ese en el que un grupo inversor chino, creado exclusivamente para gestionar esta compraventa, se ha hecho con el 99,93% de las acciones del club, todas las que pertenecían a Fininvest, empresa que controla Berlusconi, por un total de 740 millones de euros. Por supuesto, ese traspaso del paquete mayoritario de acciones de la sociedad 'rossonera' supone que el grupo que lidera el casi desconocido Li Yonghong asume también la deuda que acarrea el Milan, que asciende, según cifras facilitadas por la propia entidad en un comunicado, a unos 220 millones de euros. Es decir, es una inversión extraordinaria por un club que hace dos años que no juega una competición europea y que, actualmente, lucha por entrar en la Europa League de la próxima campaña.

¿Se ha vendido bien el Milan? Es difícil hacer una comparativa justa con el resto de grandes ventas de clubes de los últimos años, algo que, pese a su altísimo precio y riesgo financiero, se ha venido produciendo con frecuencia entre los grandes clubes del continente. La situación del Milan actual dista mucho de lo que fue hace poco. Tengan en cuenta que hace 11 años, Carlo Ancelotti llevó al club a su séptima Copa de Europa, la segunda en cinco años. Es decir, hace poco más de una década, el Milan era uno de los mejores clubes del mundo y su valor era probablemente incalculable, pero ese peso histórico aún se mantiene hoy en la valoración de la sociedad.

El ConfidencialEl Confidencial

El Milan, más que un club, una marca

Para que se hagan una idea, el Inter de Milán, en una situación deficiente en lo deportivo y en lo económico desde que fuera campeón de Europa en 2010, vendió el 70% de sus acciones, propiedad del indonesio y todavía presidente y accionista minoritario, Erick Thohir, al grupo chino Suning por 270 millones de euros. Si por el lado deportivo el Inter solo tiene que envidiar el número de Copas de Europa en posesión por su rival ciudadano, a nivel de fama mundial y trascendencia global en los medios de comunicación no existe parangón. El Milan es, incluso hoy, más importante internacionalmente que la Juventus, ganadora de las últimas cinco ligas italianas y con perspectivas más que positivas para apuntarse la sexta consecutiva. Berlusconi no solo creó una potencia futbolística, sino que, como buen empresario, gestionó una marca y la popularizó por todos los rincones del planeta, lo cual revaloriza sustancialmente un club en plena decadencia futbolística.

La firma del contrato de compraventa del Milan. (EFE)
La firma del contrato de compraventa del Milan. (EFE)

La realidad del fútbol, no obstante, nos indica dónde están el poder y la fuerza económica en estos días. No es en Italia, obviamente. No lo están en lo deportivo, mucho menos en lo financiero. Las cifras por las que se ha traspasado el Milan a manos chinas se quedan casi en minucias si les ponemos como contrapeso las ventas de los grandes del fútbol británico. El caso del Manchester City puede que sea la mayor revalorización del fútbol. Thaksin Shinawatra compró el club en 2007 por 80 millones de libras y lo vendió al año siguiente al Abu Dhabi United Group por 210 millones en medio de una crisis deportiva y económica. Hace dos años, el grupo que lidera Khaldoon Al Mubarak vendió el 13% de la entidad a otro grupo inversor chino por 340 millones de euros, lo que valora en total la entidad en unos 2.600 millones de libras.

Según 'Forbes', el club de fútbol más valioso del mundo es el Real Madrid en 2016, con un montante aproximado de 3.400 millones de euros, seguido de cerca por el Fútbol Club Barcelona, que se queda en algo más de 3.300 millones. Los siguen el Manchester United, con 3.100 millones (la familia Glazer, estadounidense, fue adquiriendo desde 2005 el club hasta pagar más de 1.100 millones por el 90% de las acciones), y el Bayern, el cuarto en la lista, que se aleja ya a los 2.500 millones de valor, siempre según la revista económica. En esa lista, el único club italiano es la Juventus, que ocupa el puesto número nueve, y le asigna un valor de 1.200 millones de euros.

Jesús GarridoJesús Garrido

"Una familia no puede competir al máximo"

A Berlusconi se le ha acabado el sueño que comenzó en 1986. Por entonces, el Milan venía de pasar dos años casi consecutivos en Serie B, el primero de ellos debido a un escándalo que supuso su descenso administrativo a la segunda división italiana, es decir, eran los peores años del club 'rossonero'. En ocho años, ganó tres Copas de Europa y se situó entre los mejores equipos del mundo gracias a una inversión inteligente en extranjeros y la adquisición de los mejores talentos italianos, por entonces los más destacados. Tres décadas después, lo deja hundido, pero con 29 títulos más.

"Dejo hoy, después de más de 30 años, la titularidad y el cargo de presidente del Milan —palabras del propio Berlusconi—. Lo hago con dolor y conmoción, pero asumiendo que, en el fútbol moderno, para competir al máximo nivel europeo y mundial, se necesitan unas inversiones y unos recursos que una única familia no puede seguir manteniendo". El ex primer ministro italiano abandona su pasión, pero se llena los bolsillos.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios