el referéndum se celebra este jueves

La Premier, la liga con más extranjeros de Europa, pendiente del referéndum

El Reino Unido celebra este jueves un referéndum sobre su permanencia en la Unión Europea. Hay muchas cosas en juego, entre ellas el futuro de la liga inglesa de fútbol

Foto: ¿Perjudicará el Brexit a la Premier? (Jason Cairnduff/Reuters)
¿Perjudicará el Brexit a la Premier? (Jason Cairnduff/Reuters)

Harry Kane fue el máximo goleador de la Premier League la pasada temporada. El delantero del Tottenham marcó 25 goles y dejó a su equipo a las puertas de su primer título liguero en 55 años. Kane, nacido Chingford, al noreste de Londres, también se convirtió en el primer inglés en acabar en lo más alto de la tabla de goleadores en los últimos 16 años: el anterior había sido Kevin Phillips en el 2000. Entre ambos, tres holandeses, dos franceses, dos argentinos, un costamarfileño, un portugués, un búlgaro y un uruguayo. Si la liga inglesa se ha convertido en la más importante del mundo se ha debido, en buena parte, a los jugadores extranjeros, muchos de ellos comunitarios. Los británicos han decidido salir de la UE, lo cual habre un nuevo panorama para el deporte del país. 

[Siga aquí en directo toda la información sobre el referéndum]

Actualmente, dos tercios de los jugadores de la Premier League son extranjeros, según datos del Observatorio de Fútbol CIES. Los partidarios de la salida de la UE argumentan que ese enorme flujo, que se incrementó desde la creación de la competición en 1992 y sobre todo a partir de la sentencia del caso Bosman en 1995 (como en toda Europa), ha provocado que lleguen a la liga inglesa jugadores mediocres que han desplazado a los locales, lo que ha afectado de manera negativa a la selección. Así opina, por ejemplo, Sol Campbell, exinternacional inglés y miembro del Partido Convervador.

Harry Kane, primer pichichi inglés de la Premier desde el año 2000 (Dylan Martinez/Reuters)
Harry Kane, primer pichichi inglés de la Premier desde el año 2000 (Dylan Martinez/Reuters)

Pero no está tan claro que eso sea así. Según Stefan Szymanski, economista británico de la Universidad de Michigan y autor junto a Simon Kuper del libro 'Soccernomics', el rendimiento de la selección inglesa en competiciones internacionales ha mejorado desde la creación de la Premier League en 1992 (aunque admite que es mediocre). Si hay un aspecto preocupante, explica, no es tanto el elevado número de extranjeros en la liga inglesa, sino los pocos ingleses que juegan fuera. La selección española, por ejemplo, ha conocido los mejores años de su historia cuando varios de sus jugadores jugaban en el extranjero.

[Lo que no te cuentan las encuestas sobre el Brexit]

La Premier es el ejemplo perfecto para ilustrar el debate sobre el Brexit, que ha ido moviéndose hasta centrarse en la inmigración más que en ningún otro asunto en los últimos meses. El discurso xenófobo de algunos líderes del bloque partidario de la ruptura, como Nigel Farage (UKIP), o el asesinato de la diputada laborista Jo Cox han embarrado una campaña que ha dejado en un segundo plano las importantes consecuencias económicas que tendría la salida británica de la UE para centrarse en los inmigrantes.

Dos banderas británicas ondean junto a una del Southampton antes de un partido de la Premier (Tony O'Brien/Reuters)
Dos banderas británicas ondean junto a una del Southampton antes de un partido de la Premier (Tony O'Brien/Reuters)

Durante las últimas semanas se ha puesto en el foco en cómo afectaría el Brexit a los jugadores de la Premier (la UEFA ya ha dicho que no habría cambios en las competiciones). Algunos argumentos apuntan a que sería el final de la liga tal y cómo la conocemos, pues los jugadores comunitarios perderían esa condición y tendrían que cumplir con los mismos (exigentes) criterios que la Federación Inglesa exige a los extracomunitarios para concederles el permiso de trabajo. Esos criterios son haber jugado en los dos años anteriores a su fichaje un mínimo del 30% de los partidos con su selección si es una de las diez mejores del mundo, un 45% si está entre el 11 y el 20 del ránking, etc. Cuanto peor es la selección, más duras son las condiciones. Según un estudio de 'The Guardian' publicado en septiembre de 2015, dos tercios de los161 futbolistas comunitarios de la Premier no cumplirían con esos criterios. La situación sería peor en la segunda división o en la liga escocesa.

El problema es que dar por hecho que los ciudadanos comunitarios perderían todos sus derechos en un Reino Unido fuera de la UE es ir demasiado lejos, como también lo es esperar una aplicación retroactiva de la nueva legislación. Lo único que está claro es que, si gana el Brexit, se abrirá un proceso de negociación entre el Gobierno británico y la UE que no se sabe cuánto durará (puede que dos años) ni cómo se desarrollará porque las leyes europeas no recogen hoja de ruta para la salida de un estado miembro. ¿Habrá una desconexión total? No se sabe, aunque el Reino Unido tiene incentivos para no quererla, por mucho que desee marcharse: casi la mitad de las exportaciones británicas son a la UE.

[Guía para no perderte en el Brexit]

"Si la prioridad del gobierno británico es beneficiarse de un acuerdo de libre comercio con la UE, serán inveitables concesiones por su parte en la libre circulación de personas", afirma Daniel Geey, abogado especializado en deporte de la firma británica Sheridans. Pase lo que pase en el referéndum, el Reino Unido tendrá que negociar su nuevo estatus con respecto a la Unión Europea. Y una parte de esa negociación afectará a la situación en la que quedan los ciudadanos comunitarios en suelo británico, incluidos los futbolistas.

Richard Scudamore (der.), presidente de la Premier, junto a Javier Tebas, presidente de LaLiga (Mario Guzmán/EFE)
Richard Scudamore (der.), presidente de la Premier, junto a Javier Tebas, presidente de LaLiga (Mario Guzmán/EFE)

La gran fuente de ingresos de la Premier, los contratos de televisión, provienen del mercado doméstico. A eso hay que añadir su expansión en Asia desde los 90 y en Estados Unidos en los últimos años. A corto plazo, al menos desde un punto de vista económico, la liga inglesa sufriría como el resto de la economía británica las consecuencias de una victoria del 'Leave'. La depreciación de la libra restaría capacidad financiera a los clubes, que ahora disfrutan de una posición dominante.

Durante la última década, la Premier ha instaurado una supremacía económica en el fútbol mundial. Solo el Real Madrid, el FC Barcelona y algún que otro club propiedad de los jeques le ha discutido su dominio. Sin embargo, esa capacidad para fichar a los mejores jugadores a cualquier precio no le ha servido para dominar el fútbol europeo. En el banco, Inglaterra golea al resto de países, pero en el campo es otra cosa.

Mirando más hacia adelante, un hipotética restricción a la entrada de futbolistas comunitarios también podría perjudicar a la liga, que perdería competitividad ante otras ligas europeas. Richard Scudamore, presidente de la Premier, ha dicho que sería incongruente que la liga apoyara la salida.

"El camino de la Premier League hacia el dominio global ha sido el resultado de una apertura al talento y a los inversores, reforzada por la pertenencia del Reino Unido a la UE", afirma Stefan Szymanski. "Es posible argumentar que fuera de la UE el Reino Unido sería incluso más abierto, pero es evidente que una gran parte del apoyo a la campaña del 'Leave' está motivado por sentimientos antiinmigración, por lo que es difícil que conviertan al Reino Unido fuera de la UE en un lugar más atractivo para los extranjeros", añade.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios