El Sevilla vuelve a tocar el cielo europeo a costa de un gafado Benfica
  1. Deportes
  2. Fútbol
TRAS UNA GRAN TANDA DE PENALTIS

El Sevilla vuelve a tocar el cielo europeo a costa de un gafado Benfica

Dos paradas de Beto en la tanda de penaltis dieron el cuarto título europeo al club de Nervión ante un Benfica que lleva ya ocho finales seguidas perdiendo

placeholder Foto:

El Sevilla es, en los recientes años, todo lo opuesto al Benfica. A las Copas de la UEFA de 2006 y 2007 y la Supercopa de Europa de 2006 se suma la Europa League de 2014. Cuarto título europeo del centenario club andaluz, a costa de un Benfica que acumula la friolera de ocho finales continentales perdidas desde que en 1962ganara su última Copa de Europa. La maldición que lanzó entonces Bela Guttmann va a empezar a convencer hasta al más escéptico.

Porque en la parte del fútbol donde más interviene la suerte, la tanda de penaltis, los lusos demostraron su mala fama, al parar Beto dos lanzamientos y meter los cuatro primeros los hispalenses. En el desarrollo del choque, también dejó muestras el equipo de Lisboa del poco acierto en los momentos claves, pudiendo haber sentenciado en varios momentos el partido. Bien es cierto que el Sevilla también tuvo sus ocasiones.

Aunque no queda nadie de la reciente época dorada (en la que el Sevilla también ganó las Copas del Rey de 2007 y 2010 y la Supercopa de España de 2007), al equipo español se le notó el empaque internacional ganado la década pasada. Entró algo dubitativo en la final, sufriendo incluso en los primeros minutos, pero se repuso y, con entereza y de la mano de un Rakitic enchufado, supo meterle miedo al campeón de Portugal. Las fases de tanteo entre dos conjuntos muy trabajados que intentaban buscar las cosquillas del sistema de su oponente se alternaban con llegadas vertiginosas en una y otra área.

Momento en que Gameiro le da la Europa League al Sevilla desde los once metros.

Bacca rondaba la ocasión clara, pero un fuera de juego al límite o un control defectuoso le negaron la posibilidad de adelantar al Sevilla. Al borde del descanso, cuando el conjunto español parecía más asentado, un par de indecisiones de Beto y una entrada al límite de Fazio dentro del área, siendo el último hombre, permitieron que el Benfica rozara el 0-1, pero al descanso se llegó con el empate inicial y la emoción en todo lo alto.

La segunda parte comenzó como la primera, con los lusos metiendo mucho miedo, pero esta vez por errores y pérdidas de los de Emery, algunos de ellos lejos del nivel mínimo exigido a una final europea. Pero de nuevo el Sevilla se rehízo y cogió las riendas de la posesión, sobre todo por un Rakitic que es ahora mismo medio Sevilla. El árbitro alemán Felix Brych dejaba jugar más de lo habitual, lo que dio origen a un sinfín de idas y venidas de una portería a otra.

El Benfica tuvo varias ocasiones.


Vitolo y Reyes eran los puñales del conjunto andaluz, el primero desbordando con potencia y el segundo sacando varios disparos peligrosos. Y el colombiano Bacca dio un recital de movimientos de delantero centro. El Benfica fue capaz de hilar varios contrataques que fueron defendidos a duras penas por la defensa sevillista. Así avanzaba el reloj hacia una prórroga que cada vez parecía más cierta.

A la que se llegó, pero no de manera tan evidente. Reyes dejó su puesto a Marko Marin, pero el atacante cedido por el Chelsea no consiguió siquiera entrar en juego antes del minuto 90. El Benfica, como también pasó en la primera mitad, encerró al Sevilla, que simplemente podía achicar las embestidas de los de Jorge Jesús. La delantera lisboeta, con el español Rodrigo y el brasileño Lima, tuvo una decena de situaciones de máximo peligro, pero o Beto o una carambola o el nuelo acierto in extremis de Pareja, Fazio o Coke permitieron que la final se fuera a los 120 minutos.

Los entrenadores no movían los banquillos. El segundo cambio del Benfica llegó en el minuto 8 de la prórroga, y antes de la pausa en el 105’, Marin se marchó del campo con molestias. Entró Gameiro, que se lesionó hace tan sólo 15 días, con un aparatoso vendaje en la rodilla derecha. De hecho, dio muestras de cierta cojera y no estar ni al 60%, imagen extraña en el fútbol profesional.

Beto, parándole el penalti al español Rodrigo.

Pese a los dos cambios, en realidad seguían diez de los once sevillistas que iniciaron la final. El cansancio sobre el césped era muy evidente, aunque Bacca desaprovechó un uno contra uno que posiblemente era la ocasión más clara del partido.

El exmadridista Garay y Luisao, centrales del Benfica, y Pareja y Fazio, los del Sevilla, realizaron un partido prácticamente perfecto, lo que significaba que el 0-0 parecía cada vez más definitivo. Con la lengua fuera y los gemelos a punto de estallar, llegaron a los penaltis la mayoría de los futbolistas. La suerte estaba echada.

Beto le paró a Cardozo, el paraguayo al que Iker Casillas también arruinó una pena máxima en el Mundial. Y acto seguido se lo detuvo igual a Rodrigo. Los sevillistas Bacca, Mbia, Coke y Gameiro lanzaron de manera magistral y le dieron el cuarto título europeo de toda la historia del club de Nervión, todos en este siglo XXI.

- Ficha técnica:

0 - Sevilla: Beto; Coke, Nico Pareja, Fazio, Alberto Moreno; M'Bia, Carriço; Reyes (Marko Marin, m.78) (Gameiro, m.104), Rakitic, Vitolo (Diogo Figueiras, m.110); y Bacca.

0 - Benfica: Oblak; Maxi Pereira, Luisao, Garay, Siqueira (Cardozo, m.99); Ruben Amorim, André Gomes; Gaitán (Cavaleiro, 119). Sulejmani (Almeida, m.25), Rodrigo; y Lima.

Lanzamientos de penaltis:

0-1: Lima, marca.1-1: Bacca, marca.1-1: Cardozo, para Beto.2-1: M'Bia, marca.2-1: Rodrigo, para Beto.3-1: Coke, marca.3-2: Luisao, marca.4-2: Gameiro, marca.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a los sevillistas Fazio (m.11), Alberto Moreno (m.12) y Coke (m.98) y a los benfiquistas Siqueira (m.29) y Almeida (m.100).

Incidencias: Final de la Liga Europa disputada en el Juventus Stadium de Turín ante unos 33.000 espectadores según los datos de la organización. Terreno de juego en perfectas condiciones. Asistió al partido, entre otras autoridades, el príncipe Felipe.

Sevilla FC Bela Guttmann Benfica Europa League Unai Emery
El redactor recomienda