El renacimiento de Italia: de tocar fondo con las lágrimas de Buffon al 'Wembleyazo'
  1. Deportes
  2. Fútbol
Radiografía del campeón de Europa

El renacimiento de Italia: de tocar fondo con las lágrimas de Buffon al 'Wembleyazo'

Roberto Mancini ha reconstruido a uno de los mayores colosos del fútbol europeo con un estilo de juego ofensivo y agresivo tras quedarse fuera del Mundial de 2018

placeholder Foto: Los jugadores transalpinos celebran el triunfo. (EFE)
Los jugadores transalpinos celebran el triunfo. (EFE)

No siempre sucede, pero la mejor selección de la Eurocopa ha ganado el título con todos los elementos en contra. Los italianos, liderados por Roberto Mancini, tumbaron a las selecciones más duras del torneo (Bélgica y España) y derrotaron a la anfitriona en su propia casa en un Wembley donde no cabía un alfiler. Si mentalmente tuvieron el cuajo competitivo suficiente para reponerse del gol inicial, resistir a la presión y superar los momentos de zozobra que atravesaron en el primer tiempo, aún fue más reseñable lo que hicieron en la segunda parte. Armados con el balón y una determinación tenaz, la ‘Azzurra’ desnaturalizó a Inglaterra hasta hacerles dudar de sus preceptos más sólidos. Les arrebataron el balón, les despojaron de su seguridad defensiva y eliminaron cualquier atisbo de contragolpe. 118 minutos sin ni un solo disparo entre los tres palos desde el gol de Luke Shaw. Victoria en la tanda de penaltis. Ahí es nada.

placeholder Los jugadores italianos alzan la Eurocopa al cielo de Wembley. (EFE)
Los jugadores italianos alzan la Eurocopa al cielo de Wembley. (EFE)

¿Pero cómo ha llegado Italia a levantar la segunda Eurocopa de su historia tras el triunfo de 1968? Para abrazar la gloria hizo falta descender al pozo del ridículo. Aquel que llegó cuando la selección de Giampiero Ventura fue incapaz de marcar ni un solo gol en la repesca frente a Suecia y se quedó fuera del Mundial de Rusia (2018). Una hecatombe deportiva en toda regla. Con Buffon despidiéndose de jugar su último gran torneo entre lágrimas. Y con hasta nueve jugadores de la campeona de Europa (Donnarumma, Chiellini, Bonucci, Jorginho, Florenzi, Immobile, Insigne, Belotti y Bernardeschi) entre los autores materiales del desastre.

Tres años han necesitado para que uno de los colosos más importantes de Europa haya recobrado su fortaleza. A poco más de un año para el Mundial de Qatar, Italia ya está aquí. Otra vez. De la mano de Roberto Mancini. La ‘Azzurra’ inició un proceso de reconstrucción desde las paredes del centro técnico de Coverciano (Florencia). Ahí transformó su estilo de juego y abandonó un modelo conservador. Apostó por un fútbol eléctrico, ofensivo y atacante. Sembró las semillas de un profundo cambio generacional e incorporó a jóvenes con futuro (hasta 35 jugadores han debutado bajo su mando).

Italia pasa al ataque

Sin dejar de perder su esencia pícara y competitiva, Mancini instaló una nueva manera de comprender este juego para los suyos. Lo explica el propio técnico en rueda de prensa: "Ganamos cuatro Mundiales con nuestro estilo de juego habitual. La fase defensiva es fundamental para nosotros, pero también tratamos de cambiar de mentalidad y atacar mucho más. Los chicos han asimilado esta filosofía". Y lo confirman los jugadores, como Acerbi, tras ganar la Eurocopa: “Mancini fue el punto clave de esta selección, cambió nuestra mentalidad. Nos hace estar bien, no nos presiona, dice que nos divirtamos, nos da ayuda para mejorarnos. Creó una familia y el mérito es sobre todo suyo”.

placeholder Mancini da órdenes a los suyos durante la final de la Eurocopa. (Reuters)
Mancini da órdenes a los suyos durante la final de la Eurocopa. (Reuters)

La pelota como protagonista. El centro del campo conformado por Jorginho-Verratti y Barella como la columna vertebral de un equipo que se ha convertido en el máximo goleador de este verano (13 tantos), el primero en disparos realizados (126) y el cuarto en posesión del balón (54,6%) solo por detrás de España, Alemania y Países Bajos según Fbref. Del "España nos inspiró con Xavi e Iniesta. Por eso nuestro juego pasa por el centro del campo, con Verratti y Jorginho marcando el ritmo del juego y conmigo atacando la profundidad" de Barella al “estoy feliz de que el míster haya optado por este estilo de juego” de Verratti.

Movilidad constante, pases filtrados entre líneas de Bonucci y Chiellini para conectar con la sala de máquinas y eliminar muros defensivos, combinaciones vertiginosas en la izquierda entre Spinazzola e Insigne. El primero llega a línea de fondo y el segundo aprovecha para jugar a pierna cambiada, cortar hacia zonas interiores y sacar a relucir su acción marca de la casa. Atacar el lado débil con Berardi en la derecha y luego con un inconmensurable Chiesa en los últimos encuentros.

placeholder Chiesa fue una de las grandes figuras de la final. (Reuters)
Chiesa fue una de las grandes figuras de la final. (Reuters)

Un juego posicional agresivo y sostenido en la pizarra que ha permitido sacar la mejor versión de una selección cuyo mayor 'pero' es la ausencia de un delantero centro letal que pueda estar a la altura de sus compañeros cuando se planta frente al portero (Ciro Immobile). Una debilidad que el equipo se ha encargado de tapar con siete goleadores diferentes en la Eurocopa (Immobile, Insigne, Locatelli, Pessina, Chiesa, Barella y Bonucci). "Los 'azzurri' juegan un fútbol valiente e innovador en un país fuertemente anclado en el pasado. El juego defensivo es el legado de casi toda la historia de nuestro fútbol. Debemos estar orgullosos de tener éxito a través de la innovación y el dominio porque Mancini está haciendo un trabajo excepcional", expresaba Arrigo Sacchi en 'La Gazzetta dello Sport'.

El Triángulo de las Bermudas

Italia ha sido la del juego ofensivo, vertical y dinámico. También la vieja Italia cuando tocaba. Aquella capaz de dominar aspectos que viajaban más allá de lo puramente táctico y dejan de lado la pizarra. Han sufrido como tan solo Italia sabe sufrir. Y han sobrevivido en el alambre (vs. Bélgica, España o Inglaterra) donde otros hubiesen caído. El Triángulo de las Bermudas en área propia (Donnarumma, Bonucci y Chiellini) ha dotado a Italia de una red de seguridad que ha sujetado al equipo cuando peor lo estaba pasando. "Si quieres llegar hasta el final debes adaptarte a distintas situaciones, no puedes pensar que vas a ganar una Eurocopa o un Mundial dominando", confesó el seleccionador nacional, Roberto Mancini, en la rueda de prensa previa a la gran final. Y así fue.

placeholder Bonucci y Chiellini se abrazan tras proclamarse campeones de Europa. (EFE)
Bonucci y Chiellini se abrazan tras proclamarse campeones de Europa. (EFE)

A sus 22 años, el portero transalpino ha sido nombrado MVP de la Eurocopa, mientras que Chiellini y Bonucci han formado una pareja inexpugnable. Del primero se podría pensar que es demasiado joven para defender una portería donde grandes nombres como Buffon, Zoff, Pagliuca o Zenga se han adueñado de ella, pero ya es uno de los guardametas más decisivos del planeta. Lo demostró durante todo el torneo, pero sobre todo en la culminante tanda de penaltis ante Inglaterra. Del dúo 'bianconero' hay poco que añadir. Entre los dos suman 70 años y más tiros dados que nadie. Por eso limitaron a una estampida de búfalos como Lukaku al contragolpe, primeros y únicos en hacerlo.

Chiellini fue el capitán soñado. Un muro integrado de agallas, concentración, experiencia, liderazgo, fundamentos defensivos y jerarquía. Un pilar competitivo indispensable para dominar el área propia, anticipar al delantero y encajar tan solo cuatro goles en todo el torneo. Engulló a Kane en la final. La veteranía hecha jugador. Bonucci también fue un sostén defensivo de primer orden, pero, además, sumó el gol vital en la final y lo aderezó con una salida de balón precisa a lo largo de este mes. Para colmo, el autor del tanto ante Inglaterra ya ha asegurado que convencerá a Chiellini para que siga hasta el próximo Mundial. Con el mayor récord de victorias consecutivas en una Eurocopa (17) y 34 partidos seguidos sin perder en total, Italia ya tiene en su punto de mira el logrado por España (con 35). "Es como un renacimiento. Genera esperanzas. Y además qué bueno es poder pensar en otra cosa después del año que hemos pasado" resumió Matteo Falovo.

Eurocopa Roberto Mancini Selección de fútbol de Italia