Italia domina a Bélgica (1-2) en un trepidante partido y se cita con España en Wembley
  1. Deportes
  2. Fútbol
La lucha por la Eurocopa más épica

Italia domina a Bélgica (1-2) en un trepidante partido y se cita con España en Wembley

El equipo de Roberto Mancini logra el pase a las semifinales tras imponerse a Bélgica. La lesión de Spinazzola, que podría decir adiós al torneo, la peor noticia para los italianos

placeholder Foto: Italia celebra el tanto de Barella. (Reuters)
Italia celebra el tanto de Barella. (Reuters)

El próximo 6 de julio, Londres acogerá a partir de las 21:00 el primer partido de las semifinales de la Eurocopa 2020. La Selección española logró su billete a las duras, sufriendo con una agónica victoria en la tanda de penaltis frente a Suiza. Honor al equipo de Petkovic, que a punto estuvo de pasar a la historia. Si la tensión no había sido suficiente en el primer partido de la tarde, el rival de los de Luis Enrique se decidiría minutos más tarde en un Bélgica-Italia que fue una demostración más del gran torneo que se está viviendo este verano. Puro fútbol lo que se vivió en el Allianz Arena y que terminó con Italia citándose con su historia y con España en Wembley por 1-2 (Barella, Insigne y Lukaku fueron los goleadores). El equipo de Roberto Martínez, con un Kevin de Bruyne mermado y Hazard en la grada por lesión, se quedó a las puertas de las semis.

Italia dominó con claridad la primera mitad del partido, de la que Bélgica solo salió con vida gracias a una polémica decisión del árbitro al pitar penalti en un mínimo contacto en el área. Llegaron en los segundos 45 minutos los mejores minutos de la selección de Roberto Martínez, aunque fuera a costa de desprotegerse en defensa. Romelu Lukaku, quizás el mejor delantero centro de lo que llevamos de Eurocopa, falló lo que no está permitido fallar en el 60. Una internada de Doku —la gran sorpresa en el once por parte de los belgas— la aprovechó De Bruyne para ceder un balón franco al delantero del Inter de Milán. Con todo de cara para solo empujarla, Lukaku no acertó a golpear con claridad y su remate fue evitado por Spinazzola. La acción defensiva fue celebrada como un gol por parte de los italianos y no era para menos.

placeholder De Bruyne, desolado tras el partido. (Reuters)
De Bruyne, desolado tras el partido. (Reuters)

El equipo de Roberto Mancini continuaba generando ocasiones, pero sin materializar esa superioridad de fútbol en la portería de Courtois. Mientras que Bélgica se encomendaba a los trotes poderosos de De Bruyne para conducir los contraataques. Mertens, que salió desde el banquillo, provocó una de las mejores ocasiones del partido, gran conducción del jugador del Nápoles que terminó con Lukaku sin llegar a rematar un balón bombeado por parte de Chadli. Qué mala suerte tuvo el jugador del Başakşehir, quien se lesionó en su primera carrera después de saltar al campo. Pinchazo muscular y un cambio perdido para Martínez. Salió Praet en su lugar.

Foto: Oyarzabal abraza a Unai Simón tras eliminar a Suiza. (Efe)

Desolación absoluta para Spinazzola, que se rompió a 12 minutos del final del partido. El rostro entre lágrimas del lateral izquierdo italiano era un presagio de lo que sucedía: su Eurocopa se acababa y abandonó el terreno de juego en camilla. Poco después del partido se descubriría que tenía el telón de Aquiles afectado y que podría perderse varios meses de competición. El carrilero de la Roma ha sido uno de los mejores jugadores de Italia durante el torneo, algo a lo que estará muy atento Luis Enrique, sobre todo para ver cómo sustituye Mancini su pérdida. La lesión de Spinazzola fue el argumento definitivo par que esta Italia volviera a sus orígenes a falta de escasos minutos para completarse el encuentro, todos juntos a atrás para ahogar las ocasiones belgas. Murió en la orilla el equipo de De Bruyne, que se ha clasificado a cuartos de final durante cuatro grandes torneos consecutivos.

Italia se desata y Lukaku pone el show

Comenzó el partido —perdonen, partidazo— con una Italia dominante. Lejos quedaba la imagen de selección pequeña que, por momentos, había mostrado el equipo de Mancini frente a Austria. Los 'azzurri' se parecieron a aquel conjunto que dominó e impresionó en la fase de grupos, ofreciendo probablemente el mejor fútbol de toda la Eurocopa. El equipo italiano se adelantó gracias a un golazo de Barella, este mediocentro capaz de recorrer todo el campo sin parar durante 90 minutos que brilla en el Inter de Milán, y luego confirmó su poderío ofensivo gracias a la calidad de Insigne con otro tanto.

placeholder Insigne, una de las referencias de Italia. (EFE)
Insigne, una de las referencias de Italia. (EFE)

Cuando todo parecía hecho para Italia, con dos goles arriba en el marcador y una eficiencia en todos los aspectos del juego para la selección de Mancini, el árbitro se encargó de dar la nota y de dar opciones a Bélgica. Penalti por un empujón leve de Di Lorenzo sobre Doku. La repetición no dejaba lugar a dudas: eso no era falta ni siquiera en el centro del campo, como para serlo dentro del área. El VAR, al sí existir cierto contacto aunque sea con el cuerpo, no podía entrar a corregir la decisión de Slavko Vincic.

¿Le faltaba picante al partido? Se encargó de ponérselo Lukaku. El gran héroe del Inter de Milán ajustó cuentas con Donnarumma, hasta hace poco el portero del Milan. El delantero belga anotó el penalti y lo celebró mandando callar al portero italiano, que recientemente confirmó su millonario fichaje como agente libre por el Paris Saint Germain.

placeholder La celebración del tanto de Lukaku. (EFE)
La celebración del tanto de Lukaku. (EFE)

Antes, apenas chispazos llegaban por parte del equipo de Roberto Martínez, lastrados por las lesiones (Eden Hazard se quedó fuera de la convocatoria tras sus problemas físicos), aunque Kevin de Bruyne pudo partir desde el inicio. A punto estuvo de sorprender un chut del mediocentro del Manchester City en la medular de la primera parte, que acabó en una estética palomita de Donnarumma. Bonucci había estrenado el marcador por parte italiana cuando apenas pasaba media hora del inicio del partido, pero el defensa de la Juventus estaba en claro fuera de juego.

Eurocopa Bélgica Lukaku Kevin de Bruyne Roberto Mancini
El redactor recomienda