Llorente debería ser un filón en ataque, pero apunta al gran sacrificado en la Eurocopa
  1. Deportes
  2. Fútbol
Una de las grandes dudas

Llorente debería ser un filón en ataque, pero apunta al gran sacrificado en la Eurocopa

El flamante campeón de Liga como interior derecho del Atlético de Madrid está destinado a ocupar el sector más débil de la defensa española. Se perderían 12 goles y 11 asistencias

placeholder Foto: Marcos Llorente se lamenta tras fallar una ocasión de gol con el Atlético de Madrid. (EFE)
Marcos Llorente se lamenta tras fallar una ocasión de gol con el Atlético de Madrid. (EFE)

Marcos Llorente ha sido el centrocampista más decisivo de LaLiga 2020/21. Marcos Llorente ha sido, entre otras muchas cosas, uno de los mayores argumentos competitivos del Atlético de Madrid para sellar la segunda Liga del ‘Cholo’ Simeone. Desde que la aparición del ‘14’ rojiblanco en una fría noche inglesa cambiase por completo el ecosistema ofensivo del club con dos goles salvadores para una remontada épica e irracional en Anfield, nada ha vuelto a ser lo mismo en el frente de ataque colchonero. Tan pronunciado ha sido el impacto que Llorente ha sumado 12 goles y 11 asistencias en la competición liguera para colocarse como el segundo futbolista de la plantilla con más participaciones en goles del Atlético. Y, sin embargo, esto no puede valer nada este verano.

placeholder Marcos Llorente en un amistoso frente a Países Bajos. (Reuters)
Marcos Llorente en un amistoso frente a Países Bajos. (Reuters)

La lista definitiva de Luis Enrique para la Eurocopa del próximo 11 de junio presentó al determinante interior rojiblanco como un lateral derecho. Sin Daniel Carvajal y Lucas Vázquez (ambos lesionados) y sin Jesús Navas (extrañamente fuera de la convocatoria), Llorente se presume como uno de los únicos dos futbolistas llamados a ocupar el lateral derecho junto a César Azpilicueta. De hecho, si repasamos sus únicos cuatro encuentros con el combinado nacional (Países Bajos, Kosovo, Georgia y Grecia), jugó como interior izquierdo en el primer choque (que no derecho como en el Atleti) y como lateral derecho en los tres siguientes.

A la espera de que el técnico asturiano desvele sus cartas en los amistosos ante Portugal y Letonia en los próximos días, parece que el interior más peligroso de LaLiga verá su profundidad, verticalidad, determinación goleadora y desequilibrio cortada de raíz para apuntalar uno de los sectores más débiles de España. Puede que Azpilicueta (gran olvidado hasta la última convocatoria y campeón de Europa) ocupe su lugar y este movimiento sirva para auparle al centro del campo. Una decisión que aumentaría las prestaciones ofensivas españolas. O puede que no y Llorente, de físico omnipotente y polivalencia asegurada, repare la fuga en el lado derecho.

Llorente debería ser un pilar en ataque

En una selección tan escasa de colmillo goleador y de desequilibrio y con muchas dificultades para detectar las rendijas defensivas ante conjuntos que se encierran en su campo, la carta Llorente es un recurso de primer orden que Luis Enrique no debería desechar. No solo no tiene un interior de su recorrido, energía y prestaciones atacantes. Es que, además, colocarlo como lateral significa perder sus mejores virtudes. Marcos disfruta llegando de segunda línea al área, rompiendo por fuera y por dentro hasta pisar a línea de fondo y se mueve en el corazón de la misma como pez en el agua. Quién mejor para reafirmar esto que los propios aficionados rojiblancos.

placeholder Marcos Llorente abre la lata frente al Betis en un partido de Liga. (EFE)
Marcos Llorente abre la lata frente al Betis en un partido de Liga. (EFE)

Pero...¿qué opina Luis Enrique de él? "Es un jugador muy completo. Cuando hable con Marcos Llorente le preguntaré dónde está más cómodo. Es muy versátil. Jugar con él como carrilero es una posibilidad, claro. Él juega así en el Atlético de Madrid y lo he valorado, sí. Normalmente, los pasos hacia adelante de los jugadores cuestan mucho porque hay menos espacio, menos tiempo y se recibe el balón de espaldas. Pero él ha hecho goles, asistencias, es potente y bien dotado técnicamente. Muchas ganas de ver qué nos puede ofrecer", deslizó el seleccionador asturiano en noviembre de 2020 antes de los compromisos frente a Países Bajos y Alemania. A pesar de solo jugar en el primero, lo hizo como interior por la izquierda junto a Rodrigo Hernández y Koke Resurreción.

Seis meses después, el preparador no ha variado mucho su discurso: "Sé que Marcos no es un lateral derecho, pero tiene esa capacidad física y técnica para desarrollar diversos roles. Aunque juegue de lateral no queremos olvidarnos lo que nos puede aportar en ataque por dentro y por fuera. Me gusta tener jugadores que pueden disputar partidos en diferentes posiciones. Y ese es su caso". Todo parece indicar que su capacidad adaptativa será determinante para esta Eurocopa. Y será el gran sacrificado.

placeholder Marcos Llorente pugna por un balón dividido. (Reuters)
Marcos Llorente pugna por un balón dividido. (Reuters)

El problema es que en ninguno de esos tres partidos como lateral derecho ha brillado con luz propia. Y cuando a él le preguntaron tras el empate contra Grecia, no dudó en responder con la verdad por delante: "La posición en la que más ayudo a mi equipo es de interior, al menos en el Atlético de Madrid. Ahora, cada entrenador tiene sus ideas sobre dónde puedo ayudar más. Hoy me ha tocado de lateral y estoy encantado de poder jugar con España". Marcos Llorente reúne todas las virtudes necesarias para tener un impacto directo en el ataque español. Solo la urgencia máxima de Luis Enrique en defensa tras dejar fuera de la convocatoria a Jesús Navas puede provocar que nos perdamos a uno de los mejores y más determinantes jugadores de LaLiga.

Eurocopa Luis Enrique Marcos Llorente