Marcos Llorente agradece a Simeone su éxito y no está arrepentido de irse del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
triunfa en el atlético de madrid

Marcos Llorente agradece a Simeone su éxito y no está arrepentido de irse del Real Madrid

Hace un año se hablaba del fracaso del fichaje, de que no tenía futuro en el Atlético de Madrid, y se planteó incluso una salida en el mercado de invierno. El giro de Marcos Llorente ha sido descomunal

placeholder Foto: Marcos Llorente celebra un gol en el partido entre el Atlético de Madrid y el Valladolid. (Efe)
Marcos Llorente celebra un gol en el partido entre el Atlético de Madrid y el Valladolid. (Efe)

A Marcos Llorente se le considera uno de los jugadores más importantes en el Atlético de Madrid por su capacidad para generar peligro, hacer goles, trabajar con agresividad cuando toca presionar para recuperar la pelota, estar continuamente activo y ser un incordio. El cambio ha sido descomunal en un futbolista que hace un año, por estas fechas, era el segundo jugador de campo menos utilizado por Simeone. Marcos Llorente solo había disputado 310 minutos en 12 encuentros y solo tres como titular. En el partido contra el Villarreal, el 6 de diciembre, en el estadio de La Cerámica sufrió otro revés. Solo jugó los últimos seis minutos. El Cholo le metió en el campo, en el minuto 84, por el mexicano Héctor Herrera. No entendía qué estaba pasando.

Se marchó del Real Madrid para tener más minutos y no lo estaba consiguiendo. El cambio de equipo no funcionaba. Parecía que había cometido un error. Una decisión equivocada. Lo que obligó a replantearse su futuro y valorar si era conveniente salir del Atleti, en el mercado de invierno, con una cesión y a otro equipo que le garantizara tener continuidad. En España se interesó el Betis y en Inglaterra apareció el nombre del Manchester United. Marcos veía desde el banquillo pasar los partidos y no entrar en los esquemas de Simeone suponía una desilusión.

Había que hacer algo, pero fue el Cholo el que le pidió paciencia y empezó a valorar qué era lo mejor para él. Fue a finales del año pasado y principios de este cuando empezaron a hablar de la posibilidad de adelantar su posición. Marcos Llorente pensaba que el Atlético de Madrid se había gasta 40 millones de euros para jugar en la posición de pivote y ocupar la vacante que había dejado Rodrigo Hernández con su marcha al Manchester City. Pero no tenía minutos en un centro del campo donde estaban por delante Thomas, Koke, Saúl y Herrera.

Foto: Lucas Vázques en el partido contra el Borussia Mönchengladbach. (Efe)

Hace un año se hablaba del fracaso del fichaje, de que no tenía futuro en el Atlético de Madrid y cómo buscar una salida para que el club rojiblanco recuperara el dinero gastado. El giro ha sido brutal. Marcos Llorente ha jugado 16 partidos en lo que llevamos de temporada y es uno de los máximos goleadores del equipo con 5 tantos. Ha marcado los mismos goles que en los 36 partidos de toda la temporada pasada. El punto de inflexión está en la histórica remontada en Anfield con los dos goles que hizo al Liverpool, saliendo desde el banquillo en sustitución de Diego Costa, y la asistencia a Morata. Pero antes, en el partido contra el Barcelona de la Supercopa de España ya se vislumbró lo que tenía planeado Simeone. Veía que tenía condiciones para jugar arriba, de segundo delantero, y encontró la complicidad de Marcos Llorente con charlas y sesiones tácticas de vídeos.

Julio Llorente, tío y agente

La guinda o el premio lo recibió hace unas semanas con la convocatoria de Luis Enrique para debutar con la Selección española y la fecha del 11de noviembre de 2020 marca un antes y un después en su carrera. Debutó con España en el partido contra Países Bajos. "Todo lo que he luchado por conseguir este objetivo se ha cumplido. Ahora quiero más retos", manifestó Marcos.

En la familia de los Llorente se tiene en cuenta lo que ha sufrido Marcos y lo que ha costado que llegue a esta situación donde las cosas van rodadas. “Simeone ha sido un visionario y el mérito hay que dárselo a él por ver que Marcos podía jugar en posiciones de ataque. Pero también hay que quedarse con la capacidad de Marcos para adaptarse y todo el trabajo y sacrificio que ha hecho hasta aprovechar sus oportunidades”, comenta Julio Llorente, tío y agente de Marcos, a El Confidencial.

En el Atlético de Madrid disfrutan un futbolista que se ha convertido en una revelación y en el Real Madrid pueden estar arrepentidos de haber reforzado a un rival con uno de sus canteranos. El rendimiento está siendo sobresaliente. Los resultados son excelentes. Pero hasta llegar aquí y cómo conseguirlo ha sido un camino duro. “Su mentalidad está hecha a prueba de bombas. Siempre mira hacia delante y todo lo basa en la fuerza de su trabajo, además de tener cualidades innatas con el balón y técnica. En la familia hemos intentado educarle en la humildad, en la lucha, el trabajo y el sacrificio para conseguir las cosas porque nadie te regala nada. Esto lo ha entendido bien y el éxito no llega por casualidad. Hay éxito porque ha habido trabajo y dedicación. Viene de familia. Lo ha mamado. Sobre todo de su padre Paco, que es el que le ha dado una educación más estricta para que sea responsable, trabaje fuerte y no se le olvide ser humilde”, dice su tío Julio.

placeholder Simeone abraza a Marcos Llorente. (Efe)
Simeone abraza a Marcos Llorente. (Efe)

Simeone valoró en el cambio de posición de mediocentro a segundo delantero las condiciones físicas, técnicas y la capacidad de aprendizaje. Le gustaba su personalidad, la mentalidad luchadora y su exigencia. Comprobó que era, además de una esponja para empaparse de sistemas tácticos, un chico perseverante. Marcos Llorente iba del entrenamiento a casa. Se encerraba en el gimnasio del domicilio para perfeccionar el físico con un preparador personal (Adolfo Madrid). Siempre en su peso, fino, fibroso. El Cholo estaba impresionado por cómo se cuidaba, en nutrición y descanso, y agradeció que fuera de cara a transmitirle sus inquietudes. “No hay dobleces en Marcos. Es un chaval muy normal, tranquilo y que le gusta llevar una vida sana. Le va fenomenal estar en un grupo de trabajo, en un equipo, en el que se premia ser generoso y solidario y esto es lo que lleva hasta las últimas consecuencias. No se deja nada para ayudar a un compañero”, reconoce Julio. Sirve para conocer un poco más porqué hay una buena conexión entre Simeone y Marcos Llorente.

El cambio a delantero

Sucedió lo que nadie en la familia de los Llorente podía imaginar. Simeone le dijo a Marcos que aguantara en el Atleti, que le iba a reconvertir como futbolista para jugar más cerca del área rival. “Fuimos los primeros sorprendidos por el cambio de posición. Y Marcos se lo tomó como un desafío. También tengo que decir que no se aprende a hacer un regate ni a marcar goles de la noche a la mañana. Si no tienes algo de nacimiento es difícil la reconversión. Marcos une lo que le ha venido de serie y lo que ha ido aprendiendo. A mí no me extraña que tenga precisión en el pase y finalice las jugadas. Para que ahora se desenvuelva en el ataque, cuando antes jugaba de pivote defensivo, tiene que ver mucho con la apuesta del entrenador y la calidad de Marcos de asimilar lo que le pide. Marcos entiende bien el juego y tácticamente es bueno”, detalla Julio Llorente.

Esas conversaciones entre Simeone y Marcos han sido largas. Las sesiones de vídeo y pizarra muy productivas. La conclusión a la que llegó el Cholo es que Marcos Llorente tenía claridad para leer el juego y capacidad física y técnica para ser desequilibrante.

placeholder Marcos Llorente en el Metropolitano. (Efe)
Marcos Llorente en el Metropolitano. (Efe)

Necesitaba salir del Real Madrid

Lo que hace un año se veía con preocupación porque no tenía minutos, ahora se señala como uno de los fichajes más acertados que ha realizado el Atlético de Madrid. Con 25 años tiene una larga carrera por delante. "Tenía clarísimo que debía salir del Real Madrid. Cuando llegó la oferta del Atleti no lo dudé", es la confesión que hace antes de jugar el derbi en la publicación 'El Club del Deportista'. El chico de Las Rozas también tuvo dudas cuando era canterano en el Real Madrid y un día, en categoría juvenil, le cogió Fernando Morientes y apostó por él como mediocentro defensivo. Estaba marcado en la casa blanca como futura promesa para jugar en esta demarcación. De él se dijo que podría ser el relevo de Xabi Alonso. A Carlo Ancelotti le llamó la atención su despliegue físico por delante de los centrales y en el club decidieron que debía jugar un año cedido para seguir su evolución.

La temporada que estuvo en el Alavés fue brillante. Indiscutible e indestructible porque se consagró como uno de los mayores recuperadores de la Liga. Fue subcampeón de la Copa del Rey y regresó al Madrid. Pero ni Zidane ni Lopetegui le dieron continuidad. Solo la revolución de Solari hizo pensar que había jugador para muchos años en el Real Madrid. Hasta que regresó Zidane y volvieron las dudas. Marcos ya no estaba dispuesto a perder más tiempo, quería disfrutar, jugar y veía que el plan de Zidane era recuperar a los veteranos. Tenía claro salir del Real Madrid y la apuesta de riesgo fue irse al Atlético, donde los inicios fueron difíciles y hoy agradece a Simeone que el descubrimiento de la nueva posición en el campo sea un éxito.

Marcos Llorente Zinédine Zidane Luis Enrique Diego Simeone
El redactor recomienda