Es noticia
Menú
Del palazo a Jordán a la mofa de Guardado: así fue el derbi sevillano más caliente en años
  1. Deportes
  2. Fútbol
El derbi de la vergüenza

Del palazo a Jordán a la mofa de Guardado: así fue el derbi sevillano más caliente en años

El Betis eliminó al Sevilla en un partido que se aplazó después de que un aficionado bético lanzase una barra de plástico a la cabeza del jugador. Hubo mofas y duras acusaciones

Foto: Los jugadores béticos se acercan a ver a Joan Jordán tras recibir el impacto del objeto. (EFE/José Manuel Vidal)
Los jugadores béticos se acercan a ver a Joan Jordán tras recibir el impacto del objeto. (EFE/José Manuel Vidal)

En uno de los mejores partidos que se pueden ver hoy en día en España, el foco mediático no se situó en el césped, sino en las gradas, las redes sociales y la sala de prensa. Después de una semana muy caliente, donde el Betis ya venía de sentirse atacado por el sector arbitral tras el empate en Vallecas contra el Rayo y el club dirigió a las masas a centrar la atención en los árbitros, el ambiente estaba caldeado. La agresión a Joan Jordán, cuando un aficionado local situado en la Grada de Gol Sur lanzó una barra de PVC de 50 centímetros de longitud a la cabeza del jugador, supuso el punto de inflexión para que el derbi sevillano saltase por los aires y tomase un rumbo que nadie se esperaba. Todo lo que pasó a continuación es un capítulo negro en la historia de nuestro fútbol.

Foto: El técnico sevillista acabó el partido muy caliente. (EFE/Raúl Caro)

Nada más recibir el impacto, Joan Jordán se tiró al suelo. Luego, el sevillista se encaró y pidió explicaciones a la grada mientras se tocaba la cara. Tuvo que ser atendido por los servicios médicos. El jugador sevillista se acercó a la banda, habló con Julen Lopetegui y se echó al suelo doliéndose del impacto mientras el árbitro del encuentro, De Burgos Bengoetxea, estudiaba la situación. Entonces, el colegiado decidió mandar a ambos equipos al vestuario a la espera de una decisión definitiva mientras los médicos comprobaban el estado del futbolista.

En la grada, el estadio se giró hacia un sector concreto: la grada de Gol Sur, el lugar desde donde había salido disparado el objeto. Los béticos protestaron contra su grada de animación y se cruzaron cánticos de protesta. Por su parte, la policía nacional reforzó la seguridad frente a los ultras y las pantallas del estadio recordaban que el Betis ya había sido advertido en más de una ocasión por cánticos ofensivos durante la pasada temporada. Los minutos avanzaron sin respuestas definitivas. Finalmente, los jugadores del Real Betis saltaron al terreno de juego para aplaudir a su afición y, poco después, se dio a conocer la decisión oficial: el partido quedaba suspendido.

Acusaciones por fingir y exagerar

Posteriormente, empezaría otro partido. Sin que la cuenta oficial del club bético condenase la agresión (algo que llegaría de madrugada), los jugadores locales saltaron al ataque de Joan Jordán y Julen Lopetegui para acusarles de exagerar la agresión y fingir. ¿El motivo? El Sevilla llegaba al derbi con muchísimas bajas. Sin el portero titular (Bono) y sin el segundo guardameta (Dmitrovic), sin uno de sus dos centrales titulares (Jules Koundé), sin sus dos laterales titulares (Jesús Navas y Marcos Acuña), sin su centrocampista en la base del juego (Fernando) y sin En-Nesyri además de Erik Lamela y Suso.

El primero en manifestarse en su cuenta de Twitter fue Víctor Camarasa, quien acusó directamente a ambos sevillistas. "Bochornoso e injustificable la acción de alguien que no representa a nuestra afición. Espero que Joan Jordan esté bien, aunque todos hemos escuchado (incluido el 4º arbitro) como su entrenador le incitaba a "marearse y tirarse al suelo". Seguiría Cristian Tello, quien en tres tweets quiso dar su versión sobre lo sucedido. "En primer lugar, quiero expresar mi rechazo total a cualquier acto de violencia, la actitud de este "individuo" no representa a nuestra afición. Por otro lado, los que estábamos a pie de campo hemos sido testigos en todo momento de lo que ha buscado el rival; NO JUGAR", dijo el canterano del Barça.

Después añadió un clip de vídeo en el siguiente tweet en el que se ve a Lopetegui charlando con Jordán tras lo sucedido, y en el que el jugador bético añade "las imágenes hablan por sí solas". Por último, otro extracto de vídeo en el que se ve a Joan Jordán darse golpes en la cara, un momento que Tello sitúa "minutos después de la agresión y previo a la suspensión del partido". La cosa no quedó ahí, y el que se sumó a las críticas fue el delantero Borja Iglesias, quien respondió al tweet de su compañero de forma contundente: "Es que los golpes en la cara marean mucho".

La noche se cerraría con las espadas en alto, el agresor identificado y detenido y Joan Jordán ingresado por un traumatismo craneoencefálico. Al día siguiente, se dio a conocer que la jueza de competición había decidido que el partido se jugaría a puerta cerrada a partir de las 16:00 en el Benito Villamarín. El Sevilla presentó un recurso ante el Comité de Apelación de la Real Federación Española de Fútbol contra la decisión del magistrado y alegó que, si el partido se retomaba hoy, no podría contar con el jugador agredido, ya que Joan Jordán debía permanecer en vigilancia por prescripción facultativa. El Comité de Apelación, compuesto por tres miembros, desestimó el recurso sevillista con el voto a favor de dicha desestimación de uno de los tres miembros y la abstención de los otros dos.

Lopetegui firmó una rajada monumental

Así las cosas y cargado de bajas, Lopetegui pudo alinear a Marcos Acuña y Jules Koundé, dos futbolistas claves y titulares en sus esquemas. Los béticos veían de esta manera que sus reclamaciones cobraban sentido. Sin embargo, y una vez que empezó a rodar la pelota, poco importó. El Betis fue mejor (como la noche anterior) y el gol de Sergio Canales dio el pase al conjunto local. De nuevo, empezaría una guerra subterránea nada más pitar el final del encuentro. Lopetegui, muy caliente por la eliminatoria vivida y la eliminación, fue a buscar a Pellegrini y mantuvieron una tensa conversación.

Los sevillistas seguirían mostrando su rechazo ante la prensa. El primero fue Ivan Rakitic en la radio oficial del conjunto nervionense: "Estoy enfadado, se ha ido claramente en contra nuestra en muchas cosas y eso no puede ser". A continuación, también cargó contra los jugadores béticos en 'DAZN': Son una falta de respeto, por eso no se merecieron pasar. No sé de qué manera quieren venir a los próximos partidos y pedir respeto. Se equivocaron muchísimo".

El Papu Gómez también pasó por los micrófonos: "Se decidió en detalles, es bastante irreal lo que pasó estos dos días. Queríamos seguir en esta Copa y darle una alegría a la gente. Hay que pasar página y pensar en lo que viene. Hoy nos levantamos creyendo que íbamos a entrenar, luego nos avisaron que teníamos que jugar". Mientras los jugadores visitantes analizaban lo sucedido, los béticos celebraron el pase sobre el césped. En esa situación, Andrés Guardado se mofó de lo sucedido al lanzarse una botella de agua a sí mismo e imitar la agresión a Joan Jordán para quedarse tumbado en el suelo y echarse a reír.

Julen Lopetegui acabaría por coronar un derbi caliente como pocos. "En este país tenemos la piel muy fina para muchas cosas, fobias, violencia de género... y me parece bien, pero poner el foco en lo que no toca me parece un acto lamentable. Hay que poner el foco en cómo está Joan (Jordán), que llegó con 16/13 de tensión al hospital, mareado, con un traumatismo y me parece lamentable que compañeros hagan esos comentarios", dijo. Por último el vasco se mostró muy crítico con lo vivido: "Luego todos nos rasgamos las vestiduras cuando pasa algo. Es que llevaba una minifalda cuando la violaron... Es que no. O blanco o negro, o condenas o no condenas la agresión, el 'es que' me toca los cojones. La cabeza no la puso Jordán, no tiró la bandera ni suspendió el partido. ¿Cómo juegas hoy cuando el agredido es el perjudicado, cuando no puede jugar y había otras muchas posibilidades?, la justicia no ha ayudado".

En uno de los mejores partidos que se pueden ver hoy en día en España, el foco mediático no se situó en el césped, sino en las gradas, las redes sociales y la sala de prensa. Después de una semana muy caliente, donde el Betis ya venía de sentirse atacado por el sector arbitral tras el empate en Vallecas contra el Rayo y el club dirigió a las masas a centrar la atención en los árbitros, el ambiente estaba caldeado. La agresión a Joan Jordán, cuando un aficionado local situado en la Grada de Gol Sur lanzó una barra de PVC de 50 centímetros de longitud a la cabeza del jugador, supuso el punto de inflexión para que el derbi sevillano saltase por los aires y tomase un rumbo que nadie se esperaba. Todo lo que pasó a continuación es un capítulo negro en la historia de nuestro fútbol.

Julen Lopetegui Sevilla Real Federación Española de Fútbol