Lopetegui: caída a los infiernos y redención gloriosa, el Sevilla apuntala su proyecto
  1. Deportes
  2. Fútbol
Ha renovado hasta 2024

Lopetegui: caída a los infiernos y redención gloriosa, el Sevilla apuntala su proyecto

El técnico vasco ha sido capaz de reparar su reputación internacional en la capital de Andalucía tras salir del Real Madrid por la puerta de atrás

placeholder Foto: Julen Lopetegui besa la medalla de campeón de la Europa League. (Reuters)
Julen Lopetegui besa la medalla de campeón de la Europa League. (Reuters)

El Sevilla ha renovado a Julen Lopetegui hasta junio de 2024. De esta forma, el proyecto andaluz blinda al técnico más ganador de su historia y apuntala la confianza de la directiva en un hombre que ya ha obtenido una redención completa en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Y es que, por lejano que parezca, el desembarco del entrenador vasco en el cuadro sevillista vino acompañado de titubeo y cuestionamiento. Al fin y al cabo, era normal desconfiar tras su periplo amargo en el Real Madrid pos-Cristiano, donde tras ser despedido de la selección española y coger las riendas del club, se le cesó en octubre y dejó al equipo blanco noveno en la tabla. La pérdida de reputación era absoluta y se enfrentaba a un reto mayúsculo.

Foto: Lopetegui, en el Camp Nou, en su último partido como entrenador del Real Madrid. (EFE)

Desde entonces, Lopetegui solo ha caminado en una dirección: la de recuperar su prestigio internacional y devolver al Sevilla al lugar que se ha ganado en el S.XXI. En los 19 meses con el de Asteasu al mando, la entidad se ha destacado por dos cosas, competir hasta el final como pocos y ganar. Ganar mucho. Ganar contragolpeando. Ganar galopando por banda. Ganar a balón parado. Ganar tocando. Ganar por inercia. Ganar como un coloso. Ganar, ganar y ganar.

Después de afrontar una reestructuración total y perder al máximo goleador en la 2018/19 (Wissam Ben Yedder), el técnico vasco levantó el vuelo de una temporada irregular. Los abucheos y las críticas recibidas tras caer en Copa ante el Mirandés y superar por los pelos la eliminatoria contra el Cluj en Europa League se tornaron en aplausos y halagos a los pocos meses. Desde la pizarra, el preparador vasco supo sobrevivir a la carencia de pegada ofensiva que estuvo a punto de inmolar el proyecto, puesto que Luuk de Jong se quedaba demasiado corto. Construyó un equipo de hormigón a través del triángulo que forman Jules Koundé, Diego Carlos y Fernando Reges, dio rienda suelta al talento de Éver Banega hasta potenciar su mejor versión y cargó de gasolina el tanque de un conjunto que volaba al contraataque.

Ha sabido evolucionar al equipo

Sin embargo, esto no quedó ahí. El Sevilla encontraba botín con espacios a través de combinar ataques fulgurantes y velocidad de crucero, pero necesitaba matices, alternativas y pizarra en el ataque posicional. Entonces, el conjunto evolucionó. Sin perder la característica presión tras pérdida, el repliegue a toda máquina y la creatividad a balón parado (con 13 goles, fue el conjunto de la liga que más goles anotó en este apartado), el cuerpo técnico exprimió el máximo potencial de su equipo. El resultado se tradujo en derribar a rivales de la talla de Wolverhampton, Manchester United e Inter de Milán en Europa, cerrar el curso en puestos de Champions League y alzar la sexta Europa League de la historia del club.

Foto: Diego Carlos anota el gol decisivo de chilena. (Efe)

Lopetegui abrazaba el trofeo y lloraba sobre el césped alemán mientras su plantilla lo elevaba al cielo de la gloria. Qué rápido avanza el fútbol y cuántas oportunidades de desquitarse ofrece. Exigente, intervencionista y con recursos, el vasco ha sobrevivido a las dos crisis que ha padecido su equipo hasta convertirse en uno de los mejores entrenadores nacionales, la primera al inicio de la pasada campaña y la segunda hace pocos partidos. La renovación, por tanto, llega en un momento ideal para apuntar el proyecto. Tras dejar atrás un inicio de Liga donde el equipo sumaba más puntos que juego, clasificado para octavos de final de Copa de Europa y a dos puntos del cuarto lugar con dos partidos menos tras vencer a Real Sociedad y Villarreal, rivales directos por la Champions.

Esta temporada, el Sevilla ha perdido al mejor jugador del tramo pasado, Éver Banega, y la dirección deportiva encabezada por Monchi no ha sabido encontrar un recambio del argentino pese a fichar a Ivan Rakitic y Óscar Rodríguez. Sin embargo, el equipo apenas ha perdido empuje y su particular capacidad competitiva aunque la falta de gol en el último tercio, la solidez defensiva y la creatividad y dinamismo en el centro del campo han sido intermitentes.

Foto: Monchi, director general deportivo del Sevilla, durante la entrevista. (Jorge Álvaro Manzano)
La reinvención de Monchi, el mago de los fichajes: "Obviar el 'big data' es anacrónico"
Antonio Villarreal Fotos: Jorge Álvaro Manzano Gráfico: Cristina Suárez

Por su parte, Lopetegui está dispuesto a darle una vuelta de tuerca al proyecto en una demostración de flexibilidad táctica inviertiendo en las figuras de Youssef En-Nesyri y Suso. El primero ha aumentado su resolución goleadora tras limitar su radio de acción con 12 dianas en 1.125 minutos (un tanto cada 93.7 minutos), mientras que el segundo está impulsando al Sevilla a otras cotas en el juego interior gracias a su capacidad para abandonar la banda y jugar entre líneas. El equipo, menos rígido, ha multiplicado su abanico de soluciones ofensivas. Hay margen para crecer.

Al vasco se le puede acusar de errar planteamientos iniciales en ocasiones, pero su habilidad para girar partidos a su favor a través de la dirección de campo es admirable. Cuando el grupo reclama soluciones tácticas para desenredar entramados defensivos y desbloquear problemas ofensivos, Julen toca teclas y nunca se muestra inmovilista en los cambios. Solo así se entiende que el Sevilla haya marcado 33 goles en los últimos 15 minutos de partido desde que el vasco aterrizase en la entidad hispalense.

Sevilla FC Julen Lopetegui Éver Banega