JESÉ SE RETIRÓ POR UN CALAMBRE

El Real Madrid coge ventaja, pero sigue siendo un equipo sin chispa

La afición castigó a Di María cuando el speaker pronunció su nombre y los Ultras accedieron al Bernabéu para ver la victoria del Madrid a Osasuna

Foto: El Real Madrid coge ventaja, pero sigue siendo un equipo sin chispa

Pocas veces el foco de atención de un partido está fuera del terreno de juego. Real Madrid y Osasuna se veían las caras en el partido de ida de octavos, pero en los primeros compases de la noche la afición estuvo más pendiente de castigar a Di María cuando el 'speaker' pronunció su nombre con una pitada que no fue exagerada, pero sí suficiente para que se escuchase. El otro punto de atención fueron los Ultras. A pesar de haber sido expulsados por el club, estuvieron presentes en el tercer anfiteatro reivindicándose como "los ultras del campeón". En lo meramente deportivo, el Real Madrid ganó gracias a los tantos de Benzema y Jesé ante un Osasuna muy ordenado al que, tras la reanudación, le mataron sus errores en defensa. Los de Ancelotti dejan la eliminatoria encaminada, pero al equipo le sigue faltando la chispa que les convierta en un equipo efervescente.

Con la competición entre la Grada Joven y los ex Ultras Sur de fondo, el Real Madrid empezó mandando en el Bernabéu. De hecho, los primeros minutos del partido se desarrollaron en el campo de un Osasuna completamente metido atrás. Sólo los errores en presión de los hombres más adelantados de Ancelotti impidieron que el gol llegase antes. Avisó Modric y Benzema que se alió con un Jesé al que se le hizo de noche. El técnico italiano pareció entender qué necesita el equipo y qué pide la afición y dio la titularidad al canterano. Precisamente, Jesé recibió el balón después de que Cristiano dejase a los centrocampistas de Osasuna atrás y se plantó solo frente a Riesgo. ¿El resultado? Penalti señalado por Pérez Montero y anulado por el juez de línea con posterior amarilla para el canterano.

El Real Madrid no perdió el tiempo protestando. Modric puso una falta arriba para que Benzema rematase el balón picándolo abajo y cambiando la dirección para descolocar a Riesgo. El conjunto madridista llegaba, pero no creaba ocasiones de peligro. Es más, hasta el descanso sólo Cristiano fue capaz de hacer temblar a Osasuna con dos oportunidades claras. Ancelotti sigue sin encontrar a un jugador capaz de desequilibrar, de romper al rival, de inventar para hacer imprevisible el ataque blanco. En Liga, Illarramendi puso algo de ritmo, pero no sucedió lo mismo ante Osasuna.

 

Jesé se retira lesionado del terreno de juego (Efe).
Jesé se retira lesionado del terreno de juego (Efe).

 

Jesé, gol y lesión

En el conjunto de Pamplona la voz cantante la llevó Oier que tuvo un par de ocasiones para firmar el empate, una de ellas tan clara como el agua ya que se encontró con el gol casi hecho. En ambas incursiones puso en evidencia a la defensa del Real Madrid: para estar seis o siete metros por delante de la frontal, hay que ser veloces y ahí sigue cojeando la zaga del Real Madrid. El guión no cambió en la reanudación. Al menos hasta que los errores de la defensa de Osasuna desataron el partido. El orden desapareció en medio de un tímido despertar y ahí, el Real Madrid no falla. 

El primer aviso salió de las botas de Cristiano que disparó a las manos de Riesgo. El portero de Osasuna no tuvo respiro y en la siguiente jugada vio cómo la cesión de Oier llegaba a Benzema que combinó con el delantero luso que vio solo a Jesé y el canterano no faltó a su cita con el gol: se fue de Riesgo y cruzó un balón raso para poner el segundo en el marcador. El aluvión siguió y Cristiano lo intentó un par de veces sin suerte, le falta velocidad al luso tras su lesión. Todo lo contrario a Modric al que le salió todo lo que quiso.

Osasuna contribuyó a la tormenta madridista, el equipo de Gracia parecía ir directo al suicidio y en mitad de los rayos y relámpagos del Real Madrid llegó la mala noticia de la noche: Jesé se tenía que retirar tras golpear el balón, se llevó la mano al gemelo derecho y la rotura fibrilar parecía un hecho. Finalmente, sólo se quedaban en unos calambres, según confirmó Carlo Ancelotti en rueda de prensa. El partido murió con algún latigazo de Osasuna que sonrojó a la defensa del Real Madrid, una vez más, y sin la oportunidad de ver el encuentro entre Di María y la afición. Comentó Ancelotti en la previa que esperaba que no hubiese problemas y decidió no dar opción a ello: después de calentar, lo sentó y saltaron al campo Morata y Casemiro. El conjunto madridista viajará a Pamplona con una renta de dos goles, suficiente aunque no definitiva. Como el juego del Real Madrid ante un Osasuna que no fue rival.

 Ficha técnica:

2.- Real Madrid: Casillas, Arbeloa, Pepe, Ramos, Marcelo; Illarramendi (Casemiro, min. 87), Modric; Bale, Jesé (Isco, min. 70), Cristiano; y Benzema (Morata, min. 80).

0.- Osasuna: Riesgo; Oier, Miguel Flaño, Arribas, Damiá; Silva (Puñal, min. 58), Loe; Cejudo (Bertrán, min. 79), De las Cuevas (José García, min. 68), Roberto Torres; y Oriol Riera.

Goles: 1-0, min. 17: Benzema; 2-0, min. 59: Jesé;

Árbitro: Pérez Montero (Comité Andaluz). Mostró cartulina amarilla a Jesé (min. 16) por parte del Real Madrid y a Oier (min. 17) y Marc Bertrán (min. 82) por parte de Osasuna.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante unos 65.000 espectadores. 

Copa del Rey
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios