Es noticia
Menú
La jugada que lo cambió todo: el momento en el que Modric levantó a la grada al 'tumbar' a Messi
  1. Deportes
  2. Fútbol
UN ACCIÓN BRILLANTE

La jugada que lo cambió todo: el momento en el que Modric levantó a la grada al 'tumbar' a Messi

El centrocampista croata dio una lección del fútbol ante el PSG, en un partido en el que lo hizo todo bien... y consiguió enchufar a la grada con una recuperación de mucho nivel

Foto: Modric celebra la clasificación. (EFE/J.J Guillen)
Modric celebra la clasificación. (EFE/J.J Guillen)

La vuelta de los octavos de final entre el Real Madrid y el PSG dejó numerosas imágenes que analizar. El 'hat-trick' de Benzema, el error de Donnarumma, la silla de Alaba o, incluso, el jugadón de Modric en el arranque del 2 a 1 han sido algunos de los momentos más comentados del partido. Pero otra acción del croata, que podría parece mucho más intrascendente, sirvió para poner a funcionar la caldera del Santiago Bernabéu y lograr la comunión total con el público para cerrar la remontada.

Corría el minuto 73 de partido y el Madrid había conseguido igualar la contienda. Los blancos estaban creciendo y empezaban a ver la remontada como una posibilidad, pero no terminaba de llegar esa explosión necesaria que el equipo necesitaba en el césped. Se había sufrido mucho en el césped y, a pesar del empate, faltaba esa energía extra que revolucionara el partido. Y fue Modric el que la encontró con una monumental recuperación de balón... y levantó al Santiago Bernabéu.

Foto: Modric y Benzema, líderes del equipo. (Getty/Gonzalo Arroyo Moreno)

El Real Madrid se había lanzado a por la remontada y Alaba, entrando por banda izquierda, trató de meter un centro al área, que interceptó Danilo. El balón fue a parar a los pies de Messi, que inició un eslalon en dirección a la meta blanca. Fue entonces cuando Modric, tirando de pundonor, comenzó una carrera hacia atrás con la intención de frenar la internada. No solo igualó en su pugna a Messi sino que, lanzándose al suelo, interceptó el balón y lo mandó fuera de banda.

Esa acción envalentonó al Bernabéu, que aplaudió enardecido al croata por su repliegue físico. ¿Saben lo que pasó solo dos minutos más tarde? Que en un nuevo derroche, Modric realizó una recuperación y una conducción de más de 40 metros para iniciar una prometedora jugada. Solo tres toques más tarde, el '10' blanco llegaba a la frontal del área, donde le caía el balcón y se inventaba un enorme pase filtrado para que Benzema igualara la eliminatoria. La locura llegaba a la grada.

La recuperación de Modric puede parecer intrascendente, una jugada más en un partido, pero es mucho más que eso. Fue un mensaje en toda regla a la grada: 'Tenemos que ganar este partido, con lo que sea y como sea. Aquí no se rinde nadie'. Fue una acción que provocó que, automáticamente, el resto del equipo y la grada se enchufaran a una, se lanzaran a por la remontada y generaran una atmósfera irrespirable para el PSG. Y finalmente tuvo éxito.

Lo vivido este miércoles en el Bernabéu es, posiblemente, una de las noches más mágicas de la historia del conjunto blanco... y eso es mucho decir. Y buena parte de la culpa de lo sucedido es de un 'jovencito' de 36 años llamado Luka Modric. El croata volvió a dar una lección de lo que un centrocampista debe de hacer en un partido: defender, atacar y crear. Un jugador total que dio una 'materclass' y se ganó al Bernabéu con su increíble partido.

La vuelta de los octavos de final entre el Real Madrid y el PSG dejó numerosas imágenes que analizar. El 'hat-trick' de Benzema, el error de Donnarumma, la silla de Alaba o, incluso, el jugadón de Modric en el arranque del 2 a 1 han sido algunos de los momentos más comentados del partido. Pero otra acción del croata, que podría parece mucho más intrascendente, sirvió para poner a funcionar la caldera del Santiago Bernabéu y lograr la comunión total con el público para cerrar la remontada.

Real Madrid Luka Modric Santiago Bernabéu Leo Messi
El redactor recomienda