El mal perder de Guardiola: otro 'recado' al Madrid tras ser eliminado de la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
NUEVA SALIDA DE TONO TRAS EL ADIÓS DEL CITY

El mal perder de Guardiola: otro 'recado' al Madrid tras ser eliminado de la Champions

El entrenador del City criticó la labor arbitral de Mateu Lahoz, además de criticar una expulsión durante la pasada temporada del Bayern. La UEFA ha anunciado un expediente

placeholder Foto: Uno de los gestos que le costaron la expulsión a Guardiola ante el Liverpool. (Reuters)
Uno de los gestos que le costaron la expulsión a Guardiola ante el Liverpool. (Reuters)

'Semana horribilis' para Pep Guardiola: en poco menos de siete días, el Manchester City ha vivido tres derrotas consecutivas más que dolorosas, que han trastocado seriamente los planes del entrenador catalán. No solo no consiguió ser campeón de la Premier ante el 'eterno rival', después de que le remontaran en casa dos goles de ventaja, sino que rozó el ridículo en la Champions, la competición para la que ficharon al de Santpedor y que confirmó la evidencia: su mal perder. Y la UEFA no se va a quedar con los brazos cruzados por ello, han anunciado la apertura de un expediente por "conducta inapropiada".

El Liverpool y el Manchester United han conseguido sacar los colores a Guardiola en menos de siete días: el pasado miércoles, los 'reds' le endosaban un severo 3 a 0 al City para, este fin de semana, volver a perder el día que podían ser campeones por 2 a 3 frente al equipo de José Mourinho. Todas las esperanzas estaban puestas en el partido de vuelta de Champions, pero los de Jürgen Klopp volvieron a derrotar al City por 1 a 2. Tres partidos en siete días que dejan muy 'tocado' a Guardiola.

Y no solo por la imagen que ofreció su equipo en la eliminatoria de Champions sino, sobre todo, por su comportamiento durante el mismo. Al término de la primera parte, Guardiola decidió saltar al campo para reprochar a Mateu Lahoz, colegiado del partido, que no concediera un gol legal al City. Pero su tono estuvo completamente fuera de lugar: no solo por las expresiones utilizadas, sino por la excesiva gesticulación —incluso se le ve cómo manda callar a alguien repetidas veces—.

Esta situación provocó que el colegiado español le expulsara, haciéndole ver la segunda parte desde la grada. Al término del encuentro, tuvo palabras para Mateu: "Le dije que era gol legal. Y por eso me expulsó. No le he insultado. Le he dicho: ¡Es gol! ¡Si viene de Milner, no es fuera de juego! El año pasado, contra el Mónaco, con 1-1 en el marcador, Agüero se iba contra el portero... Y era el mismo árbitro. Lo conozco de España, me lo podía imaginar", aseguraba ante los medios de comunicación.

La expulsión y la rueda de prensa posterior de Guardiola

Pero también aprovechó para mandar un 'recado' al Madrid, que poco o nada tenía que ver en esta guerra: "Este tipo de acciones marcan la diferencia. El año pasado expulsan a Vidal injustamente contra el Real Madrid en el momento en el que mejor estaban jugando". Un mensaje más producto de una rabieta que de una lectura profunda del juego de su equipo, la misma que ya confirmó en la ida cuando tildó de "vergüenza" la actuación de la policía en la llegada de su equipo a Anfield.

No hay dudas de que Guardiola es uno de los grandes técnicos del fútbol europeo, pero ese carácter a veces le juega malas pasadas. El mismo que como jugador le hizo tener un 'lunar' en su carrera: a día de hoy, sigue siendo el jugador más veces expulsado de la historia del Barcelona junto a Hristo Stoichkov, con ocho rojas. Ahora, como entrenador, marcha por el mismo camino, pues también es el entrenador más castigado de la historia de la Champions —con Sampaoli y Jorge Jesús—, con dos rojas.

Guardiola, discutiendo con el entrenador del Wigan

Demasiado ímpetu desde el banquillo

No hay que irse muy lejos para ver la anterior salida de tono que, precisamente, volvió a tener lugar tras otra derrota, cuando su equipo fue eliminado de la FA Cup por un Segunda B. Por aquel entonces, el técnico catalán tuvo otra discusión en el túnel de vestuarios con el entrenador del Wigan, Paul Cook, con el que se le pudo ver intercambiando impresiones duramente, muy posiblemente por la expulsión de Fabian Delph cuando la primera parte estaba a punto de concluir.

Guardiola, dicutiendo con Bibiana Steinhaus

El propio entrenador ha reconocido en alguna ocasión que no le gusta verse así, pero la tensión del momento puede más que su control. En el Bayern ya le pasó en varias ocasiones, como cuando se enzarzó con muy malos modos con la cuarta árbitra Bibiana Steinhaus por no dar más minutos de descuento en un partido ante el Mönchengladbach. Incluso en un amistoso ante una selección de la MLS se negó a dar la mano al entrenador rival por, a su entender, la dureza de su equipo.

Guardiola se niega a darle la mano al entrenador rival

Ya en el Barça también tuvo algunos momentos de tensión, como cuando su equipo se enfrentó al Madrid en la Champions, calificando a Mourinho como "el puto amo" y criticando a la prensa de Madrid: "Si él quiere quedarse con Florentino Pérez y la central lechera...". Incluso cuando el portugués le ganó la final de la Copa del Rey de 2011, volvió a hacerse eco de la permisividad arbitral, en este caso de Undiano Mallenco, con ironía: "Parece que había un árbitro".

"Mourinho es el puto amo"

Muchos años después, el tropiezo de Guardiola ante el Liverpool ha vuelto a sacar su peor cara. No solo porque fuera contratado precisamente con un único objetivo: no solo un fútbol vistoso y de posesión sino, sobre todo, para ganar la Champions —que ha llevado al City a desembolsar 313 millones en Mendy, Walker, Laporte, Van DIjk, Danilo, Bernardo Silva, Ederson, Douglas Luiz, Kayode e Ilic— sino por volver a mostrar su imagen más beligerante desde el banquillo.

Champions League Pep Guardiola Manchester City Premier League Liverpool FC Real Madrid