necesita un milagro para estar en semifinales

Guardiola acabó desquiciado con Klopp, con sus jugadores... y hasta con la policía

Desde el principio del partido se vio que el equipo de Klopp tenía la delantera. Guardiola salió sin Sterling y se dio de bruces contra un rival al que domina claramente en la Premier

Foto: Guardiola, incapaz en el banquillo 'citizen', tras ser aplastado por el Liverpool. (EFE)
Guardiola, incapaz en el banquillo 'citizen', tras ser aplastado por el Liverpool. (EFE)

El Manchester City vivió este miércoles una pesadilla en Anfield (3-0). El conjunto 'citizen', considerado uno de los grandes favoritos a hacerse con la Champions, sufrió un importante revolcón a manos de un Liverpool que le pasó por encima, dándole una lección de juego que lo deja con pie y medio fuera de las semifinales de la competición para la que fue contratado Pep Guardiola: en su primer año, el sueño de ser campeón de Europa comienza a desvanecerse.

Y es que el partido fue un verdadero drama para el entrenador del City. Hasta la fecha, la derrota sufrida en la FA Cup ante un 'segunda B' como el Wigan había sido su mayor revés como técnico 'sky blue', pero el tropiezo ante el Liverpool aún es más doloroso: y no solo por estar a una victoria de convertirse en nuevo campeón de la Premier —por lo que se esperaba que fuera una semana de felicidad— sino, sobre todo, por volver a recibir un revolcón ante los ojos de toda Europa.

Jürgen Klopp volvió a demostrar que le tiene tomada la medida a Guardiola. El técnico alemán ha vencido en siete ocasiones a Pep, convirtiéndose en el técnico que más veces le ha derrotado. Pero lo hizo con toda una lección táctica: con una defensa férrea, regalando la posesión a su rival y aprovechando sus errores para, solo en 31 minutos, endosarle un contundente 3 a 0 que deja al City prácticamente con pie y medio fuera de las semifinales de la Champions.

La cara de Guardiola en el banquillo lo decía todo. Fue incapaz de hacer un lectura correcta del partido y tampoco acertó con los cambios para contrarrestar la ideas de juego 'red'. Pero, además, mostró su desesperación con la actitud de algunos jugadores: aunque en zona mixta aseguraría posteriormente que estaba contento con la labor de su equipo, lo cierto es que su cara reflejaba todo lo contrario. Especialmente con la actitud defensiva al encajar el segundo gol.

Recordemos que la defensa del City es la más cara del mundo, pues se ha gastado 264 millones de euros en la contratación de Walker, Stones, Mendy, Danilo y Laporte. Y, pese a ello, las sensaciones que ofrece la zaga del equipo no son nada positivas. Desde luego, hay que contextualizar la derrota del equipo de Guardiola, pues solo es su quinto partido perdido en lo que va de curso, pero precisamente ha sido en el peor momento y en el peor escenario: en la competición para la que fue contratado.

Y, por si fuera poco, ni Klopp ni sus propios jugadores fueron la única preocupación del técnico catalán, quien incluso se enzarzó con la policía. Ocurrió a la llegada al estadio de su equipo, cuando un grupo numeroso de aficionados del Liverpool consiguió acceder al autobús del conjunto 'citizen', que fue atacado con bengalas y con una importante lluvia de objetos de todo tipo, que provocó importantes desperfectos en el exterior del transporte que utilizaba su equipo.

Al bajar del autobús en dirección al vestuario, Guardiola no dudó en recriminar a la policía su actitud: "Gracias por protegernos", afirmó irónicamente y con una evidente cara de enfado. "Muchas gracias, aprecio todo lo que habéis hecho", volvía a insistir, tras clamar una última sentencia: "Vergüenza". La noche más triste de Guardiola desde que llegara al City solo tiene una lectura positiva: aún tiene un partido de vuelta para tratar de revertir la situación y meterse en 'semis'. Aunque se antoja, cuanto menos, complicado.

El 'show' de Salah

Doce minutos tardó Salah en hacer la primera herida al City. El egipcio, que se ha colado entre Messi y Cristiano en la pelea por el Balón de Oro, anotó su tanto 38º de la campaña —42º si se cuentan goles con la selección— antes del primer cuarto de hora y tras un contragolpe liderado por Firmino, que desde la derecha sacó un derechazo que repelió Ederson, y Salah, atento como nadie, se adelantó a la defensa dormida para fusilar y estrenar el marcador.

No hubo tiempo para la reacción, puesto que ocho minutos más tarde los 'Reds' golpearon de nuevo. Esta vez fue Oxlade-Chamberlain, que recogió más allá de la frontal, desde unos 25 metros, un balón que no logró achicar la defensa y, con tiempo para armar la pierna, sacó un latigazo que se coló por el palo derecho de la meta del portero brasileño. Noqueado el City, el Liverpool se apuntó el tercero pasada la media hora (m. 31). Después de otra recuperación en la medular, Salah recogió la redonda en el costado derecho y la puso, milimétrica, en la cabeza del bajito Mané (1,75 cm), que remató de cabeza sin oposición desde el punto de penalti al fondo de las mallas.

El séptimo tanto en la competición del rápido extremo senegalés dejó todavía más 'tocado' a un City que ni en sus peores pesadillas esperaba un resultado así al descanso. Cambió el esquema Guardiola en el entretiempo y pasó del 4-3-3 al 4-2-3-1, con Fernandinho y Gündogan en la línea de volantes y De Bruyne escorado a la derecha. La mejoría fue notable, y el City logró encerrar en su campo en la segunda parte a los locales, que sufrieron un duro golpe al ver que Salah se tuvo que marchar lesionado en el minuto 52.

Sin el astro egipcio —ingresó un centrocampista, el holandés Wijnaldum—, los 'Reds' sufrieron y apenas pudieron salir de su campo. Los de Mánchester se hicieron con el balón, y ya con Sterling sobre el terreno de juego, fueron mucho más verticales. Pero ni así se dio. Pese a las embestidas, el Liverpool consiguió mantener a los Gabriel Jesús, De Bruyne, Silva, Sané y Sterling a raya y dejar al City a cero, algo que muy pocos equipos han conseguido hacer esta temporada, y llevarse una contundente victoria que los deja con el pase a semifinales prácticamente en el bolsillo.

Ficha técnica

3 - Liverpool: Karius; Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Robertson; Henderson, Milner, Oxlade-Chamberlain (Alberto Moreno, m.85); Salah (Wijnaldum, m.52), Mané y Firmino (Solanke, m.70).

0 - Manchester City: Ederson; Walker, Kompany, Otamendi, Laporte; Fernandinho; David Silva, Gündogan (Sterling, m.56), De Bruyne, Sané; y Gabriel Jesus.

Goles: 1-0, m.12. 2-0, m.20: Oxlade-Chamberlain. 3-0, m.31: Mané.

Árbitro: Felix Brych (GER). Amonestó a Henderson (m.85), del Liverpool; y a Otamendi (m.45+3), Gabriel Jesús (m.76), De Bruyne (m.80) y Sterling (m.90+2), del Manchester City.

Incidencias: partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio de Anfield (Liverpool), ante 54.000 personas, aproximadamente.

Champions
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios