un 4-0 ante el atlético que le dejó marcado

“¡Qué pena no haberles metido cinco!”. El día que el Calderón electrocutó a Ancelotti

El 7 de febrero de 2015 el Atlético humilló al Real Madrid (4-0) y horas después Cristiano celebró una escandalosa fiesta por su 30 cumpleaños. Carlo Ancelotti vuelve al Calderón, ahora con el Bayern

Foto: Carlo Ancelotti sufrió una derrota en el Vicente Calderón que marcó su carrera (Reuters)
Carlo Ancelotti sufrió una derrota en el Vicente Calderón que marcó su carrera (Reuters)

Olieron la sangre muy pronto y se lanzaron raudos a por la presa preferida con los colmillos bien afilados desde que el colegiado activó por primera vez el silbato. El mes de febrero de 2015 daba sus primeros coletazos y el Real Madrid visitaba el Vicente Calderón. Un partido que enterró en vida a Carlo Ancelotti. El italiano cavó su tumba en el estadio rojiblanco. La zurra que recibió el equipo blanco todavía se recuerda, más porque horas después la escandalosa fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo salió a flote a la vista de todo el mundo. Fue un día de máxima felicidad para la cuadrilla del Cholo Simone, aunque no absoluta. Se quedaron los atléticos con ganas de echar un poco más de sal en la herida de los blancos…

Tras el partido, en el vestuario rojiblanco la alegría era desbordante. Pero la superioridad fue de tal magnitud que más de uno se quedó pensativo pensando en que la goleada pudo ser todavía más abultada. “¡Qué pena no haberles metido cinco!”, comentaba más de un futbolista del Atlético de Madrid con el sudor todavía a flor de piel. El contundente 4-0 fue festejado como merece la ocasión, pero era opinión prácticamente generalizada que el equipo había desaprovechado una oportunidad inmejorable para firmar un resultado más humillante todavía.

El Atlético de Madrid completó una actuación sobresaliente, completa en todos los apartados. Difícil encontrar en aquel partido algún detalle negativo del equipo de Simeone. Aquella fría tarde cualquier rival habría sufrido un duro revés a la vista del excitado y decidido despliege rojiblanco, como también es verdad que sorprendió en las filas locales la pobre puesta en escena de grupo de Ancelotti. Extrañó al Atlético tener enfrente a un Real Madrid sin ningún tipo de capacidad, física y futbolística, para dar réplica. No se esperaban los del Cholo encontrarse a un contrincante tan pobre de espíritu. Por ello se quedaron con cierta desazón, conscientes de que tuvieron a tiro estampar una 'manita' en el rostro del gran enemigo.

“¡Qué pena no haberles metido cinco!”. El día que el Calderón electrocutó a Ancelotti

Florentino Pérez, desde el palco de autoridades del Vicente Calderón, asistió impasible a la portentosa exhibición del Atlético de Madrid. Uno de los días más duros en su etapa como presidente del Real Madrid, pues no hay que olvidar que lo que más daño le hace como aficionado blanco es perder ante el equipo rojiblanco. Para el mandatario, porque así lo mamó desde niño, el Atleti es el gran rival. Desde la anterior temporada tenía el mandamás señalado a Carlo Ancelotti, que siguió en el cargo gracias al milagroso cabezazo de Sergio Ramos en Lisboa que dio paso a la Décima. Aquella desapacible tarde en el Vicente Calderón decidió, en caliente, que el italiano no podía de ninguna manera liderar el siguiente proyecto. Así fue.

“¡Qué pena no haberles metido cinco!”. El día que el Calderón electrocutó a Ancelotti

Los servicios médicos

El presidente nunca vaciló desde que el Atlético de Madrid humilló a su equipo. Carlo Ancelotti estaba sentenciado. Tras ganar el Mundialito de Clubes disputado en diciembre de 2014 en Marruecos, las desgracias se fueron sucediendo una detrás de otra. Un ejercicio que acabó con triplete del Barcelona, para rematar todavía más el frágil estado de ánimo de Florentino. Tras permanecer durante 22 partidos invicto, la racha se quebró en Mestalla (2-1) a principios de enero de 2015, sin que el aturdido dirigente entendiera con el paso del tiempo cómo pudo deshincharse de tal manera un equipo que apuntaba a ganarlo todo. Aquellos goles de Tiago, Saúl, Griezmann y Mandzukic abrieron de par en par la tumba de Ancelotti.

Durante las primeras semanas de 2015, el Real Madrid se fue cayendo a pedazos a medida que el camino se iba empinando. Carlo Ancelotti siempre mantuvo una posición leal al club cuando se ponía delante de los periodistas para ofrecer las oportunas explicaciones; ruedas de prensa cada vez más incómodas porque su equipo estaba en caída libre. No salió de boca queja alguna, pero la realidad es que chocó frontalmente con los servicios médicos liderados por el doctor Jesús Olmo, el jefe del departamento y conocido en el interior del vestuario como el 'doctor estiramientos'. Diferentes problemas físicos machacaron a determinados jugadores, entendiendo el entrenador italiano que los galenos no estaban solucionando el problema a tiempo y como es debido. La cruda verdad es que el desplome del Real Madrid fue imparable durante meses, hasta el final de la campaña.

Carlo Ancelotti saluda a Simeone antes de un derbi disputado en el Vicente Calderón (EFE)
Carlo Ancelotti saluda a Simeone antes de un derbi disputado en el Vicente Calderón (EFE)

El reguetonero Kevin Roldán

El remate final a aquella aciaga tarde fue la ruidosa fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo. Cuando el reguetonero colombiano Kevin Roldán la divulgó a través de las redes, el incendio ya se descontroló. Florentino Pérez montó en cólera, llegando a la conclusión de que Ancelotti había perdido por completo el control del vestuario. El italiano era uno de los invitados, pero decidió no ir porque la goleada no invitaba a ello. Asistentes suyos como Paul Clement y Fernando Hierro, además del delegado, Miguel Porlán Chendo, sí aparecieron en el bullanguero guateque, igual que jugadores como Marcelo, James, Keylor Navas, Pepe, Khedira...

La fiesta había sido preparada de manera milimétrica durante semanas. No faltaba ni un solo detalle. Hasta el más mínimo, alguno sorprendente. Cristiano Ronaldo decidió no cancelar el plan y cuando salieron a la luz imágenes y vídeos, el gran escándalo creció hasta el infinito. No invitó a varios compañeros del plantel, sobre todo españoles, mientras que alguno estuvo ágil y en el último momento se tiró del barco. Fue el caso de Toni Kroos, como él mismo reconoció días después en una entrevista al canal alemán 'ZDF'. “Estaba invitado, pero no fui porque más o menos me imaginé que pasaría lo que pasó. No estoy recriminando nada a nadie, pues se trata de una decisión personal. Es la vida privada de cada uno, como dijo el entrenador”, afirmó el alemán. Un Carlo Ancelotti que aquel día empezó a cavar su fosa como técnico del Real Madrid.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios