Es noticia
Menú
El asambleísta Jorge Vilda se atrinchera en el cargo y declara la guerra a las 15 futbolistas 'amotinadas'
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL SELECCIONADOR HABLA DE TRATO EXQUISITO

El asambleísta Jorge Vilda se atrinchera en el cargo y declara la guerra a las 15 futbolistas 'amotinadas'

Sabedor de que Rubiales le sostiene porque es una valiosa pieza del sistema clientelar que impera en la RFEF, pide respeto para las convocadas, diez de ellas del Real Madrid...

Foto: Jorge Vilda, en la rueda de prensa de este viernes. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Jorge Vilda, en la rueda de prensa de este viernes. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Nunca una lista de la Selección española femenina de fútbol había levantado tanta expectación. Es verdad que llamar a tan solo una de las quince jugadoras que comunicaron su voluntad de no ser convocadas, hubiera sido como apagar un fuego con gasolina. Claro que, por otro lado, no hacerlo fue la confirmación de que debería haber sido Jorge Vilda quien comunicara su renuncia a seguir en el cargo de seleccionador nacional. Un seleccionador que no puede llamar a 15 de las futbolistas con las que cuenta habitualmente no tiene razón de ser, aunque su condición de asambleísta le permita atrincherarse en el cargo y declarar la guerra a las 'amotinadas'.

Como era de esperar, Vilda no convocó a ninguna de las jugadoras que así se lo pidieron a través de un email que redactaron minuciosamente, con ayuda de abogados y sus propios clubes, y, lo más importante, a respuesta de la propia Federación Española de Fútbol (RFEF). De hecho, fue esta la que se encargó de filtrar a los medios su renuncia a la Selección —cuando en realidad no era así, pues no quieren ir mientras esté el actual seleccionador— e incluso airear sus problemas de salud, emocionales, para ser concretos. Parece mentira que ahora que tanta importancia se le da la protección de datos, una federación revele este tipo de información.

Foto: Damaris Egurrola, futbolista del Olympique de Lyon. (OL - PORTRAITS)

Cabe recordar que las implicadas son seis jugadoras del FC Barcelona (Sandra Paños, Mapi León, Aitana Bonmatí, Patri Guijarro, Mariona Caldentey, Claudia Pina), dos de la Real Sociedad (Amaiur Sarriegi y Nerea Eizagirre), dos del Atlético de Madrid (Ainhoa Moraza y Lola Gallardo), dos del Manchester United (Lucía García y Ona Batlle), dos del Manchester City (Laia Aleixandri Leila Ouahabi) y una del América (Andrea Pereira). Como puede comprobarse, ninguna del Real Madrid, algo que, lejos de ser casualidad, explica lo que hay detrás de todo lo que sucede en el fútbol femenino español, tanto a nivel de Selección como de clubes.

La relación de Vilda con el club blanco, a través de su directora deportiva, Ana Rossell, está más que contada, pero, por si había dudas, el seleccionador no tuvo ningún rubor a la hora de convocar a diez jugadoras del Real Madrid. A saber, Misa Rodríguez, Ivana Andrés, Rocío Gálvez, Olga Carmona, Teresa Abelleira, Maite Oroz, Claudia Zornoza, Esther González, Athenea del Castillo a quienes a última hora se sumó Lucía Rodríguez. Solo le faltó la defenestrada Nahikari García para formar un once.

Las ausencias de Paredes y Hermoso

Quien no estuvo en la convocatoria fue Irene Paredes, que no envió el email por los motivos que ya explicamos en este diario. La azulgrana y primera capitana en la anterior concentración le dijo a Jorge a la cara que no contara más con ella, algo que el seleccionador tampoco se atrevió a desvelar en la rueda de prensa posterior a dar la lista. Y eso que dijo estar "dispuesto a contestar cualquier pregunta que me hagáis". Como tampoco explicó la ausencia de Jenni Hermoso, quien no formó parte de los correos, pero mostró su apoyo a quienes sí los enviaron y, como suele pasar en estos casos, quedó mal con unas y con otro. "Voy a hablar solo de las que están convocadas", se limitó a responder el asambleísta Vilda, el mismo que minutos antes había dicho que "con la verdad se llega lejos".

Después de empezar su comparecencia en plan victimista, es decir, al más puro estilo Rubiales con su "soy de Motril, no fumo, no bebo, voy sin gorra y mi hermana me partió las piernas cuando era pequeño", el seleccionador se permitió hablar de "ridículo mundial", sin considerar que en el centro de ese ridículo está su figura, repudiada por nada menos que 15 futbolistas. "Quiero hacer un llamamiento a todas las jugadoras que yo he entrenado que, si no ha habido un trato exquisito, les digo que salgan y cuenten que no ha habido respeto", retó Vilda, quien no debió de leer la entrevista de Damaris Egurrola en El Confidencial, en la que la ahora futbolista del Olympique de Lyon e internacional con los Países Bajos le acusó de mentir, amenazarle y hacerle llorar en la final del Mundial Sub 20.

placeholder Jorge Vilda, a su llegada a la rueda de prensa este viernes. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Jorge Vilda, a su llegada a la rueda de prensa este viernes. (EFE/Rodrigo Jiménez)

"Nacido en el sistema clientelar de la RFEF"

"Vilda es un seleccionador nacido del sistema clientelar de la RFEF", contaba hace unos días Rafa Fernández, tras hablar con numerosas personas que conocen la trayectoria de Jorge. "Su padre, Ángel, le metió en la RFEF y luego le enseñó cómo se tiene que medrar en el entorno federativo. Así lo define un veterano de la institución que vivió toda su evolución hasta alcanzar la selección absoluta femenina sin haber entrenado a ningún equipo profesional, más allá de las selecciones inferiores junto a su progenitor, algo absolutamente inusual".

“Entró por su padre. Se aprovechó de ello para sacarse las licencias de entrenador y crecer en el femenino. Es el primer seleccionador absoluto que no ha entrenado nunca a un equipo profesional. Solo a chavales de un modesto club de barrio. Ya me dirás”, le contaba una exfutbolista al mencionado periodista de 'Onda Cero'. Si a esto se le suma su condición de fiel asambleísta de Rubiales, después de traicionar a Juan Luis Larrea, su rival en las elecciones, se entiende el incondicional respaldo que está teniendo por parte del presidente. Efectivamente, como dicen en Las Rozas, "ser asambleísta es más seguro que ser del comité de empresa".

De ahí también que Jorge Vilda, además de seleccionador, sea director técnico por obra y gracia de Rafael del Amo, el presidente de la Federación Navarra de Fútbol, vicepresidente de Rubiales y elegido por este para dirigir el fútbol femenino. Esto es lo que le ha permitido prescindir de aquellas entrenadoras que pudieran hacerle sombra, como el caso de la pionera Toña Is, despedida a pesar haber sido campeona de Europa y del mundo con la Sub 17, o entrenadores, como el caso más reciente de Pedro López, campeón de Europa y del mundo con la Sub 20, que ha terminado por irse a México.

Foto: Jorge Vilda e Irene Paredes, durante un partido. (Reuters/Isabel Infantes) Opinión

"Vamos a volver a tener el ambiente que tuvimos durante seis años: de familia, de orgullo, con el disfrute que supone entrenar con las mejores", dijo un envalentonado Vilda. La Selección española femenina volverá este lunes a concentrarse en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde preparará los amistosos del viernes, 7 de octubre, contra Suecia en El Arcángel, de Córdoba, y del martes 11 ante Estados Unidos, en El Sadar, de Pamplona. Y lo hará sin ninguna de las 15 jugadoras que pidieron no ser convocadas, pero sí con el seleccionador que les ha llevado a tomar esta decisión. ¿Se imaginan algo así en el fútbol masculino?

Es lo que tiene tener un asambleísta de seleccionador, que se atreve a pedir respeto y que no se presione a las futbolistas a las que ha llamado, diez de ellas de un club que no les deja expresarse con libertad, lo cual no deja de ser una declaración de guerra a las 15 'amotinadas', más Irene Paredes y Alexia Putellas. De momento, las únicas que han tenido la valentía de enfrentarse a una RFEF cuyo presidente, que nadie lo olvide, está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción y desde que llegó no ha dejado de poner palos en las ruedas del fútbol femenino. Para que luego les llamen caprichosas...

Nunca una lista de la Selección española femenina de fútbol había levantado tanta expectación. Es verdad que llamar a tan solo una de las quince jugadoras que comunicaron su voluntad de no ser convocadas, hubiera sido como apagar un fuego con gasolina. Claro que, por otro lado, no hacerlo fue la confirmación de que debería haber sido Jorge Vilda quien comunicara su renuncia a seguir en el cargo de seleccionador nacional. Un seleccionador que no puede llamar a 15 de las futbolistas con las que cuenta habitualmente no tiene razón de ser, aunque su condición de asambleísta le permita atrincherarse en el cargo y declarar la guerra a las 'amotinadas'.

Real Federación Española de Fútbol Ciudad del Fútbol de las Rozas Las Rozas