Es noticia
Menú
Rubiales, Florentino Pérez y Courtois, en guerra por un club de Segunda B
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL DUX MADRID, SIN FICHAS PARA COMPETIR

Rubiales, Florentino Pérez y Courtois, en guerra por un club de Segunda B

Un modesto club de la capital se enfrenta a la Federación por la reforma de la tercera categoría, aunque detrás están poderosos miembros de LaLiga

Foto: Los miembros del Dux Madrid celebran un gol la pasada semana. (Footers)
Los miembros del Dux Madrid celebran un gol la pasada semana. (Footers)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, no sale de un charco y ya se ha metido en otro. El último, un equipo de Segunda B que, a falta de 15 días para que arranque la competición, no tiene entrenador ni una sola ficha firmada. Nada que no veamos todos los veranos, con la salvedad de que este equipo no es cualquiera.

El Dux Internacional de Madrid debuta el 28 de agosto contra el Deportivo en Riazor. A estas alturas, debería tener la plantilla cerrada, llevar tres semanas de pretemporada y, al menos, cuatro o cinco amistosos disputados. Pero no tiene un solo jugador en nómina y su entrenador, el popular Alfredo Santaelena, empieza a desesperarse: "Hemos hecho lo posible por mantener el equipo del año pasado, pero ha sido imposible. Ahora mismo tenemos a seis jugadores que están esperando a que llegue el dinero para firmar una nueva temporada, entre ellos yo mismo, pero estamos tan cerca del arranque de liga que no sé cómo vamos a hacerlo", dice abatido a este periódico.

Dux está librando una batalla con la Federación de consecuencias imprevisibles

No es raro encontrar problemas presupuestarios en Segunda B, ahora conocida como Primera RFEF. Se trata de una división no profesional en la que los clubes tienen que hacer malabarismos para cuadrar la temporada y a menudo incurren en impagos. El año pasado, Rubiales aprobó una reforma de la competición que eleva la exigencia a los equipos más allá de lo esperado: todos los participantes tienen que tener un estadio cerrado, con césped natural y una iluminación que permita la retransmisión de los partidos. Además, cada club tendrá que contar con al menos 18 fichas en las que se pague al menos 20.000 euros anuales por jugador. Esto es, 360.000 euros de gasto fijo para una parte de la plantilla, una cantidad con la que muchos equipos pequeños se costeaban la temporada completa.

"Ahora necesitamos 1,2 millones para cerrar el presupuesto. No los tenemos aún, y no quiero empezar la temporada sin tener ese dinero asegurado, porque entonces corremos el riesgo de 'impagar' a los jugadores a partir de noviembre", dice Stephen Newman, presidente del Dux. El equipo, bautizado como Internacional de Madrid, lleva 20 años trotando por las categorías inferiores del fútbol español y luce un trofeo único en sus vitrinas: nunca ha dejado de pagar a uno de sus empleados. Por eso Newman está dispuesto a tensar la cuerda hasta el límite de no comparecer en Riazor si no encuentran un nuevo inversor: "La situación que vivimos no es justa. Si yo tuviese deudas con la plantilla, podría beneficiarme de un préstamo de la RFEF al 0% durante cuatro años. Sin embargo, como cumplo con los pagos, no tengo ninguna línea de crédito", lamenta Newman.

El club de los famosos

Sobre el papel, el Dux Madrid no debería encontrarse en esta situación. Hace dos años, un equipo de 'e-gaming' compró el 36% del club. Entre los accionistas se encuentran el popular 'streamer' Dj Mario y los jugadores de Primera División Thibaut Courtois, del Real Madrid, y Borja Iglesias, del Betis. A pesar de su potencial económico (solo el portero gana en torno a nueve millones de euros anuales), Dux Gaming no está dispuesto a cubrir las exigencias económicas de Rubiales, lo que ha generado un enfrentamiento soterrado entre Rubiales y los futbolistas, con el club madrileño de por medio.

"Dux Gaming ha hecho un gran esfuerzo por el equipo durante los últimos dos años, pero tenemos que entender que ellos tienen otros negocios más allá de este club. No se les puede exigir que descuadren su presupuesto por un cambio tan drástico como el que nos ha impuesto la Federación que, bajo mi punto de vista, debería haberse acometido en un plazo más largo de adaptación, de tres o cuatro años", dice el presidente del club madrileño.

En marzo, el Dux promovió la Federación de Clubes de Tercera, un 'lobby' para presionar a la RFEF que, como no podía ser de otra manera, fue bien publicitado por los medios afines a LaLiga. El movimiento provocó la ira de Rubiales, que amenazó a los clubes implicados con expulsarlos de la competición si no daban marcha atrás. Fuentes conocedoras de la situación afirman que Rubiales incluso llegó a pedirle a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, que mediase con Courtois para frenar la iniciativa, lo que derivó en una llamada de su agente al Dux para que rebajasen el perfil de la operación.

placeholder Courtois es uno de los principales inversores de Dux. (Dux Gaming)
Courtois es uno de los principales inversores de Dux. (Dux Gaming)

Sin embargo, Newman dobló la apuesta y demandó a Rubiales y la RFEF por supuesta prevaricación. Desde el Dux, consideran que las exigencias federativas están estirando más el brazo que la manga: "Rubiales se basa en el modelo inglés de la League Two, sin darse cuenta de que esos equipos reciben ayudas de la Premier y, en consecuencia, tienen futbolistas que cobran más de 100.000 libras anuales. Nosotros, en el Dux, tenemos un par de jugadores que cobran 22.000 euros, hasta ahí podemos llegar sin un nuevo inversor", dice.

Desde la RFEF se considera que el Dux les está echando un pulso. Creen que Courtois, Borja Iglesias y los 'streamers' tienen capacidad suficiente para ampliar el capital del Dux sin despeinarse, y que están haciendo al modesto club madrileño luchar una batalla que no es la suya.

"Es una pena que un proyecto tan bonito, y que tanto esfuerzo nos ha costado mantener a flote, se vaya a ir al traste en un instante"

Como siempre, los que pagan el pato son los trabajadores. A 20 días del arranque, el entrenador Alfredo Santaelena se tira de los pelos en casa: "Cada día que pasa lo tenemos más difícil. Nuestros rivales están ya ultimando el trabajo de pretemporada y nosotros seguimos sin plantilla. Ni siquiera yo tengo contrato, vamos. Para un club que aspira a mantenerse en la categoría, este año que se nos viene, si finalmente conseguimos arrancarlo, será muy complicado".

"Es una pena que un proyecto tan bonito, y que tanto esfuerzo nos ha costado mantener a flote, se vaya a ir al traste en un instante", dice el entrenador. "Tenemos jugadores de gran clase como David Barral esperando acontecimientos: me ha dicho que, si no arranca el Dux la temporada, él se retira".

Apenas quedan tres semanas para que se resuelva el conflicto. Si finalmente el Dux no llega a tiempo para competir, parte del fracaso le será imputado a Rubiales, que se encontrará con el calendario desmoronado en la segunda temporada tras la reforma. Peor sería el escenario para el club madrileño, que afrontaría un descenso automático y la posible fuga de inversores como Dux Gaming, que no ha querido responder a las preguntas de este periódico.

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, no sale de un charco y ya se ha metido en otro. El último, un equipo de Segunda B que, a falta de 15 días para que arranque la competición, no tiene entrenador ni una sola ficha firmada. Nada que no veamos todos los veranos, con la salvedad de que este equipo no es cualquiera.

Luis Rubiales Real Federación Española de Fútbol Florentino Pérez
El redactor recomienda