Es noticia
Menú
El resquicio que Carlo Ancelotti le ha dado a Vallejo para poder jugar en el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
ANTES DE EMPEZAR LA TEMPORADA

El resquicio que Carlo Ancelotti le ha dado a Vallejo para poder jugar en el Real Madrid

El central maño ha carecido de oportunidades a lo largo de la pasada campaña. La llegada de Rüdiger le quitará minutos, pero se plantea un nuevo escenario esperanzador

Foto: Jesús Vallejo, en El Clásico de pretemporada. (USA TODAY/Stephen R. Sylvanie)
Jesús Vallejo, en El Clásico de pretemporada. (USA TODAY/Stephen R. Sylvanie)

Jesús Vallejo tiene un caso muy particular. A pesar de su juventud y experiencia, el maño se ha erigido como el patito feo de todos los entrenadores del Real Madrid. Ninguno ha contado con él y se ha tenido que buscar la vida hasta en tres ocasiones. Los famosos Erasmus, de los que ha presumido en más de una ocasión la entidad de Chamartín, tienen sus luces y sombras. Carvajal y Casemiro son casos de éxito manifiestos. Otros, como Achraf, Odegaard o Reguilón, podrían haberse aprovechado más. Y, entre medias, aparece Vallejo, que no está ni un lado de la balanza ni en el otro.

La pretemporada es el momento de ganarse las habichuelas, bien lo saben los futbolistas de Primera División y, más concretamente, los del Real Madrid. La élite más absoluta no da tregua y para labrarte un puesto entre los mejores hay que demostrar aptitudes. Ancelotti solo puede alinear a 11 futbolistas por partido; en la posición de central, tan solo dos. Florentino Pérez no ha dejado pasar la oportunidad de mercado que representaba Rüdiger y se lo metió en la buchaca veraniega. Con él, son cinco los centrales que tiene a su disposición el técnico italiano y Vallejo parte como el último en discordia. Parece poco probable que vaya a tener minutos esta temporada.

Foto: Pablo Sarabia, con Sergio Ramos tras ganar la Supercopa. (Reuters/Ronen Zvulun)

Lo cierto es que, en la gira norteamericana, ha habido más sorpresas de las esperadas. Mayoral, que tenía la posibilidad de demostrar que podía ser el recambio del acaparador Benzema, no salió a jugar ni un solo minuto. Ceballos sumó más argumentos para ser importante en la próxima temporada. Mariano y Hazard volvieron a vestirse de corto. Y Vallejo, que tenía muy claro desde que arrancó el periodo de traspasos que se iba a quedar en Chamartín, jugó bastantes minutos y, sobre todo, de mucha calidad.

"Todo el equipo ha jugado bien todo el partido. También los que han entrado los últimos 30 minutos lo han hecho bien, no han cambiado la intensidad. Han jugado como necesitaban jugar", declaró Ancelotti tras el amistoso frente a la Juventus, que se saldó con victoria blanca por 2-0. Entre los detalles de ese partido, Vallejo salió al campo en el minuto 64 para ocupar la demarcación de lateral izquierdo y, estando a pie cambiado y fuera de posición, le brindó una asistencia a su camarada Asensio que cerró el encuentro. Inesperado, cuanto menos.

placeholder Jesús Vallejo, interceptando un balón frente al Barça. (EFE/EPA/Joe Buglewicz)
Jesús Vallejo, interceptando un balón frente al Barça. (EFE/EPA/Joe Buglewicz)

El central de 25 años cerró la pretemporada con 86 minutos jugados, solo seis por detrás de Ceballos y 27 de Asensio, los otros dos compañeros presentes en la rampa de salida del Real Madrid. Para poner un poco en perspectiva estos números, cabe recordar que, en el curso pasado, Vallejo jugó 353 minutos, de los cuales 339 fueron entre abril y mayo.

La oportunidad de Vallejo

Fue precisamente en ese tramo final de la temporada donde Vallejo le hizo cambiar de parecer a Ancelotti. Algo hizo clic en la cabeza del italiano y, tras haber partido de titular en el partido que consagró al Madrid como campeón de Liga frente al Espanyol, le puso en el momento más trascendental de la temporada. Jesús salió en el 115' contra el Manchester City por la lesión de Militao. El técnico madridista podría haber apostado por Carvajal reconvertido de central, pero, con buen criterio, prefirió meter a Vallejo. Disputó tres duelos, que ganó, y despejó un balón clave. Lo que se le pidió, lo cumplió.

"Vallejo entrena muy bien, es un gran profesional y se merece más minutos", declaró Ancelotti al terminar al partido, emocionado por lo vivido y por ver que todos sus futbolistas estaban a su lado, hasta los más denostados.

Foto: Riqui Puig celebra un gol en el Gamper del curso pasado. (Reuters/Albert Gea)

El español operó como lateral derecho en Cádiz, demarcación en la que no se había colocado desde aquella final para olvidar en los Juegos Olímpicos de Tokio. Ahora, en la pretemporada ha vuelto a un carril, el izquierdo, y ha transmitido mucha más madurez, a la par que nivel. El entrenador del Real Madrid ha quedado satisfecho y, pese a que no pasará a cuarto central salvo sorpresa, se presenta como una alternativa más.

Ese es su resquicio, reinventarse, como tuvo que hacer su camarada Lucas Vázquez para encontrar minutos en el lugar más complicado. Sigue siendo muy caro jugar en el Real, pero ahora Vallejo puede tener una oportunidad. La llegada de Tchouaméni le cierra la puerta para ser el suplente de Casemiro, otra más. Sin embargo, la temporada es larga y quién sabe si Carvajal se resfriará o Mendy no ofrecerá su mejor nivel por la izquierda. Ahí está la clave; en saber esperar. Vallejo es joven y paciente. Podrá con ello.

Jesús Vallejo tiene un caso muy particular. A pesar de su juventud y experiencia, el maño se ha erigido como el patito feo de todos los entrenadores del Real Madrid. Ninguno ha contado con él y se ha tenido que buscar la vida hasta en tres ocasiones. Los famosos Erasmus, de los que ha presumido en más de una ocasión la entidad de Chamartín, tienen sus luces y sombras. Carvajal y Casemiro son casos de éxito manifiestos. Otros, como Achraf, Odegaard o Reguilón, podrían haberse aprovechado más. Y, entre medias, aparece Vallejo, que no está ni un lado de la balanza ni en el otro.

Real Madrid
El redactor recomienda