Es noticia
Menú
Supercopa Files: donde una jueza ve indicios de delito, Franco sigue mirando para otro lado
  1. Deportes
  2. Fútbol
JUDICIALIZADO, UN PRETEXTO PARA NO IR AL TAD

Supercopa Files: donde una jueza ve indicios de delito, Franco sigue mirando para otro lado

El hecho de que un juzgado de Majadahonda haya abierto diligencias para investigar a Rubiales y Piqué deja en evidencia la inacción del secretario de Estado para el Deporte

Foto: Luis Rubiales, presidente de la RFEF. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Luis Rubiales, presidente de la RFEF. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Resulta curioso, además de preocupante, que donde el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Majadahonda ha visto indicios de delito, el Consejo Superior de Deportes (CSD) siga sin ver una mera infracción administrativa. Así, mientras una jueza ha abierto diligencias previas para investigar si Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), y Gerard Piqué, futbolista del FC Barcelona y propietario de la empresa Kosmos, cometieron delitos de administración desleal y corrupción en los negocios durante el proceso para trasladar la Supercopa de España a Arabia Saudí, el secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, sigue "estudiando" qué hacer con esta y otras denuncias que hace semanas recibió contra el primero.

A diferencia también del presidente del CSD, quien desde un principio dijo que no podía iniciar ninguna actuación contra el presidente de la RFEF "basándonos en informes periodísticos", la magistrada Delia Rodrigo ha admitido a trámite una querella contra Rubiales y Piqué por las informaciones desveladas en los Supercopa Files, la investigación llevada a cabo por este diario y que ha destapado una larga lista de presuntas irregularidades en la gestión de la Federación y, por extensión, del fútbol español.

Foto: El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales, durante un acto en 2019. (EFE)

Ha pasado más de un mes desde que Franco, después de advertir que el asunto no era "ni ético ni estético", dijera que "es un tema muy importante, que no se puede despachar con titulares de prensa. Tenemos que ser rigurosos y estudiar detenidamente las denuncias presentadas y, en función de lo que recojan, llevaremos el caso al Tribunal Administrativo del Deporte o no". El presidente del CSD lo tenía tan sencillo como elevar las denuncias a este tribunal, pero nadie diría que tiene miedo a hacerlo y la pregunta que inevitablemente surge es a quién: ¿a Rubiales o a Moncloa?

Paradójicamente, el hecho de que la denuncia de Miguel Galán contra Rubiales se haya judicializado, muy bien podría ser utilizado (indebida e irresponsablemente) por José Manuel Franco como pretexto para seguir sin elevarla al TAD, ya sea con el argumento de que es mejor esperar a ver qué decide la magistrada Rodrigo o bien hacerlo a sabiendas de que el TAD también podría quedar a la espera de lo que se decida en vía penal, aunque esto tampoco es así necesariamente, pues los hechos no son idénticos.

placeholder José Manuel Franco y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE/Emilio Naranjo)
José Manuel Franco y el presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE/Emilio Naranjo)

Tal y como señalan los expertos, una vez que el TAD incoa un expediente disciplinario, la Comisión Directiva del CSD puede suspender al dirigente afectado, en este caso el presidente de la RFEF. Sin embargo, parece evidente que el hecho de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Majadahonda haya abierto diligencias previas a Franco le sirve para seguir ganando tiempo, aunque en este caso la pregunta es para qué, pues tarde o temprano deberá decidir algo.

Muchas más denuncias contra Rubiales

Cabe recordar que el mencionado Galán presentó varias denuncias, una contra Rubiales y Piqué, aunque siguieron otras presuntamente atribuidas al presidente de la RFEF, como el pago de un viaje de placer a Nueva York con dinero de la institución, el cobro de un complemento de ayuda a la vivienda de 3.100 euros mensuales al que no tenía derecho o el uso de una agencia de detectives para espiar a David Aganzo, presidente de sindicato AFE.

"Con los datos de ahora, no me atrevería a pedir la dimisión de Rubiales", dijo Franco al poco de empezar a conocerse a través de este diario todas las presuntas irregularidades cometidas por el presidente de la RFEF. Lo único que hizo fue enviarle una carta para pedirle explicaciones tras la publicación de conversaciones privadas mantenidas con el exministro José Guirao y con la exsecretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano. Quizás ahora que una jueza le ha dejado en evidencia, pues no suele ser habitual que la justicia ordinaria vaya más rápida que la deportiva, el presidente del CSD empiece a verlo todo más claro y deje de hacer la estatua.

Foto: Aficionados del Levante, durante un partido en abril. (Getty/Ángel Martínez)

Eso sí, sobre su mesa sigue teniendo una denuncia que Javier Tebas le puso a Rubiales por faltar presuntamente al decoro deportivo, tras unas grabaciones con las que desde la RFEF se pretende involucrar al presidente de LaLiga en una inventada y ridícula trama, ante tantas evidencias y pruebas. Sobre esta denuncia le toca sí o sí a Franco decidir. "Entre grabar sin consentimiento a autoridades o no grabar, poner detectives a los que no gustan o no, viajar con la novia o no viajar, pactar comisiones para que las paguen otros o no, estar investigado por amenazas a clubes o no... No se puede ser equidistante", le recriminó Tebas desde su cuenta de Twitter.

Aunque, sin duda, lo más grave de todo es que donde una jueza ha visto indicios de delito, el CSD no vea una mera infracción administrativa que debería elevar al TAD, no vaya a ser que este tribunal tome una decisión que no guste a quienes mantienen a Rubiales en un cargo para el que ha quedado sobradamente desacreditado. Quién sabe, quizás sea porque Franco quiere seguir 'estudiando' en lugar de hacer su trabajo, o directamente prefiera mirar para otro lado y hacer un Irene Montero... Esta es la diferencia entre la política y la gestión. La palabrería y la acción.

Resulta curioso, además de preocupante, que donde el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Majadahonda ha visto indicios de delito, el Consejo Superior de Deportes (CSD) siga sin ver una mera infracción administrativa. Así, mientras una jueza ha abierto diligencias previas para investigar si Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), y Gerard Piqué, futbolista del FC Barcelona y propietario de la empresa Kosmos, cometieron delitos de administración desleal y corrupción en los negocios durante el proceso para trasladar la Supercopa de España a Arabia Saudí, el secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, sigue "estudiando" qué hacer con esta y otras denuncias que hace semanas recibió contra el primero.

Consejo Superior de Deportes (CSD) Real Federación Española de Fútbol José Manuel Franco Arabia Saudí
El redactor recomienda