"Dejé el periodismo por la crisis y fue la mejor noticia". Un español en los banquillos de México
  1. Deportes
  2. Fútbol
De escribir sobre fútbol a dirigir

"Dejé el periodismo por la crisis y fue la mejor noticia". Un español en los banquillos de México

Marcos Reina trabajó de periodista Goal o en As, pero siempre tuvo claro que su destino estaba en los banquillos. Junto a Paco Palencia dio el saltó al fútbol mexicano con Pumas

Foto: Ha desarrollado su carrera de entrenador junto a Paco Palencia. (Cedida)
Ha desarrollado su carrera de entrenador junto a Paco Palencia. (Cedida)

"Fui el típico que le gustaba el fútbol, que de pequeño iba con una pelota a todos lados… Además de ser el ‘friki’ que se sabía todos los jugadores. En esa época no había internet. Un enfermo del fútbol básicamente", así rememora su relación con el deporte rey Marcos Reina, protagonista de esta historia que gira alrededor de la pelota. Su sueño era el mismo que el de la mayoría de niños de Sant Cugat del Vallès, quería ser futbolista y disfrutar sobre los terrenos de juego. Como es habitual en estos casos, Marcos no empezaría una carrera como jugador. Pero por unas o por otras, estaba decidido a dedicarse al balompié.

placeholder El español da una charla técnica. (Cedida)
El español da una charla técnica. (Cedida)

Cuando apenas era un adolescente, Reina se planteó qué hacer con su vida. Entrenar le apasionaba, dirigiendo a equipos de niños como primera experiencia, pero sabía que, sin haber sido futbolista profesional, acceder al mercado laboral de los banquillos era más que complicado. “¿Entonces qué opción te queda mientras trabajas y sueñas con entrenar? Pues ser periodista y hablar del fútbol, estar en contacto directo con ello”, resume en una larga conversación con El Confidencial.

“Con 16 o 17 años me puse a entrenar a niños pequeños. Estuvo unos cuantos años jugando y entrenando, hasta que por una cuestión de estudios, cuando comencé la carrera de Periodismo, no tenía tiempo para todo. Pasé a solo entrenar. Antes de empezar de estudiar ya colaboraba con Goal.com, que ahora es una página enorme, pero en esos momentos era algo más humilde”, relata Marcos sobre su experiencia como periodista deportivo: “Trabajé en diario As y después pasé al periódico ADN, del Grupo Planeta”.

"El periódico cerró por la crisis y me dediqué al fútbol al 100%"

Eran los años posteriores a la crisis del 2008. Y como tantos otros profesionales de la prensa, Reina ingresó las filas del paro: “El periódico acabó cerrando a consecuencia de la crisis, me quedé sin trabajo y la verdad es que es lo mejor que me pudo pasar, fue la mejor noticia. Al quedarme sin empleo me dediqué al fútbol al 100%. Pasó de ser un hobby a apostar por ello en pleno”. “Yo colaboraba con el Sant Cugat FC. Empecé a crecer dentro del club y acabé llevando la estructura del equipo”, cuenta.

placeholder Reina, en pleno entrenamiento. (Cedida)
Reina, en pleno entrenamiento. (Cedida)

Reina rondaba la treintena y buscar su sitio en el fútbol profesional era su objetivo, “Continué con mi crecimiento como entrenador y veía que en el fútbol español era difícil seguir dando pasos. En la cabeza estaba la idea de irme al extranjero”. La oportunidad le llegaría precisamente gracias a los contactos que había hecho como periodista. “Un excompañero mío del As entrevistó a Paco Palencia. Dije, ostras, a lo mejor me puede guiar un poco, darme algún contacto en México…”. Palencia, histórico futbolista mexicano que hizo carrera en la LigaMX y que llegó a jugar brevemente en el Espanyol, acababa de empezar su aventura en los banquillos.

“Nos conocimos y hablamos de fútbol. Tuvimos buena sintonía. Él me recomendó para Chivas de Guadalajara, donde fue director deportivo. Estuve una semana dando charlas a entrenadores del club, reuniéndome con los responsables de la cantera, etc. Me propusieron irme para allá y montar un proyecto con ellos”, relata Reina. Cambiar de continente y firmar por un club emblemático de México sonaba apetecible: “Estaba encantado… Y entonces me llamó Paco. Me dijo que me quería de segundo entrenador, aparqué lo de Chivas. En unos meses nos llamó Pumas y di el salto”.

placeholder Marcos Reina, durante un entrenamiento. (Cedida)
Marcos Reina, durante un entrenamiento. (Cedida)

Palencia y Reina congeniaron desde el principio. Entre ambos se forjó una estrecha relación basada en el fútbol. “Paco era un futbolista que se había retirado hacía poco. Estaba desarrollando su idea a base de sus experiencias. He aprendido muchísimo de él y creo que él también ha avanzado conmigo. Dentro de un cuerpo técnico puede haber situaciones extrañas. Que un primer entrenador piense que su segundo es un iluminado porque quiere arreglarlo todo, por ejemplo”, explica, “Sé que Paco valora que yo no me calle las cosas, aunque a veces no sea lo que quiere oír. Podemos discutir a veces, puede haber tensión, pero al final le hacemos pensar y es la mejor manera de ayudarle. El segundo no puede tener miedo a decir lo que piensa, pero el que toma las decisiones es él”. “Para eso están los roles”, apostilla.

La marca España del entrenador nacional

Mientras la escuela alemana continúa emergiendo como la tendencia predominante del fútbol actual, la figura del entrenador español sigue siendo un valor en alza. “Tengo compañeros repartidos por el mundo y siempre comentamos lo mismo: para nosotros es importante que equipos españoles ganen, que entrenadores españoles triunfen… Todo lo que sean éxitos del fútbol español nos beneficia”, narra Reina. Desde el histórico Barça de Xavi, Iniesta, Messi y compañía, pasando por el ciclo dorado de la Selección de Fútbol, hasta técnicos que exportaron su método a destinos exóticos como Gregorio Manzano en China, Paco Jémez en el mismo México o Joaquín Caparrós con la selección de Armenia. Un buen trabajo que permite a nombres no tan conocidos hacer gala del producto nacional.

Foto: Gregorio Manzano, en una imagen de archivo. (Efe)

“Soy Guardiolista en cuanto modelo, pero no es algo dogmático. Soy fan del Chelsea de Tuchel o veo cosas del Atlético de Simeone que me apasionan. Vas agarrando de unos y de otros. El que más he estudiado es Pep Guardiola. Eso es así”, explica el técnico español al ser preguntando por cuál es su fútbol. Otrora hincha blaugrana, reconoce que su época más activa en las gradas pasó a mejor vida, “Bastante sufro con lo mío como para sufrir con la de los otros”.

Del humilde Sant Cugat a los focos de México

De la mano de Paco Palencia, Marcos Reina se convierte en segundo entrenador de un potente campeonato como es la LigaMX. “Llego a Pumas, al fútbol mexicano. Un equipo histórico en horas bajas, pero seguía siendo de los más importantes del país. Depende de la universidad y no tiene detrás un grupo económico fuerte. Es muy popular, pero sin el presupuesto de otros equipos. A ver cómo lo digo sin que me maten en México (risas), es un conjunto que no lucha por el título, pero cuya masa de aficionados es de equipo grande”, narra.

"¿Pero dónde estoy? Es un cambio brusco. Te acostumbras, al principio es un shock"

La experiencia fue agridulce, Palencia llegaba con el buen recuerdo de su carrera como futbolista, pero acabó siendo destituido después de año y medio por una mala racha: “Vivían de su fútbol base, pero habían perdido esta costumbre. Otros equipos mexicanos se pusieron las pilas y empezaron a pescar en su cantera. De Pumas ya no salen jugadores jóvenes. Es difícil competir así”. “Llegamos con una deuda importante, nos vendieron al mejor jugador… No llegamos en su mejor momento. Pero claro, la magnitud del equipo era tremenda”, recuerda Reina. Para él, la aventura fue apasionante y repleta de cambios: “Llegaba de estar entrenando en el Sant Cugat y de repente en un entrenamiento de Pumas apareces y salen doce cámaras para grabarte. Te vas de pretemporada a Estados Unidos y tienes a 50 personas en la entrada del hotel pidiendo autógrafos. Llegar a Aguascalientes y decenas de aficionados rivales que no dejaban ni pasar el autobús. ¿Pero dónde estoy? Es un cambio brusco. Te acostumbras, pero al principio es un shock”.

El fútbol mexicano es bastante desconocido para el espectador español, una liga “con muchísima igualdad”. “Una cosa que sí me llamó la atención es que daba por hecho que los jugadores iban a tener interiorizados ciertos conceptos básicos que en el fútbol base de España se aplicaba desde el principio. Te encuentras con jugadores sudamericanos que han tenido entrenamientos antiquísimos. Que llegan a primera división porque tienen técnica y talento de serie o son un portento físico, pero que a nivel táctico flojean por todas partes porque nadie se lo había enseñado”, explica el técnico español.

placeholder El español da órdenes desde el banquillo, con Paco Palencia detrás. (Cedida)
El español da órdenes desde el banquillo, con Paco Palencia detrás. (Cedida)

Tras Pumas llegó la opción de Lobos, equipo del que se desvincularon una temporada después -en la que se cumplió el objetivo de obtener la permanencia en la máxima división- al no cumplirse los pactos acordados con la directiva, entre los que se incluía retener al grueso duro del conjunto. “De ahí pasamos a Mazatlán… Y la verdad... fue un error ir para allá. El equipo era Monarcas Morelia, un histórico, de la noche a la mañana lo mudan a una ciudad turística de muchísimo calor. De más de 33 grados a las 8 de la mañana”, narra con cierta rabia Marcos Reina.

La inestabilidad económica es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el fútbol mexicano, provocando, por ejemplo, la multipropiedad de varios equipos. Es decir, cuando un grupo empresarial o dueño tiene diferentes franquicias en propiedad. Este tipo de situaciones acaba derivando en extraños movimientos como el que vivieron Reina y Palencia. “Tanto nosotros como los jugadores nos enteramos de este cambio con poca antelación. Nos vendieron a los mejores, tuvimos que cambiar cualquier dinámica del entrenamiento por las condiciones climatológicas (entrenar a las 7 de la mañana), quejas continuas de los futbolistas que tuvieron que mudarse con sus familias… La cosa no salió bien, aunque el equipo no jugaba nada mal”, recuerda el español: “Ahora estoy trabajando con un importante equipo mexicano para crearles el scouting. Tengo ganas de entrenar en solitario, pero tiene que ser una oferta interesante para alejarme de Paco”.

El handicap del entrenador que no ha sido futbolista

En una de las épocas más tensas de José Mourinho al frente del Real Madrid, su relación con Sergio Ramos llegó a una situación crítica. Según el diario Marca, el exmadridista llegó a espetar a su técnico que no entendía lo sucedido en el campo porque “nunca había vestido de corto”. “El jugador respeta más de serie a un exfutbolista”, confirma Reina, consciente de que juega con un handicap en los vestuarios a los que llega: “Conmigo lo primero qué piensan es: ¿y este quién es? Siempre hay alguno que se empieza a interesar, que donde jugabas, que de donde sales… De inicio sé que voy a tener dudas en el vestuario. Lo que me toca es ganarme a los jugadores con el trabajo. Al final te acaban respetando por tu trabajo. Es más fácil con los jóvenes que con los veteranos”.

placeholder El fútbol mexicano es uno de los más potentes de América. (EFE/Alex Cruz)
El fútbol mexicano es uno de los más potentes de América. (EFE/Alex Cruz)

Aunque hay entrenadores que cursaron estudios de periodismo como Caparrós, no es habitual ver a periodistas reconvertidos en entrenador. ¿Es una ventaja a la hora de manejarse con la prensa? Paco Jemez, tras su experiencia en el fútbol mexicano, señaló que su relación con los medios fue tensa: "Tenes que 'partirte la cara' con esa gente porque si ven que reculas o que dudas te comen por los pies". "Todavía no he tenido que lidiar con los medios, es lo bueno de ser el segundo. En algunos lugares de México, la prensa es más sensacionalista y busca el titular", explica Reina. "Cuando sea primer entrenador podré poner en práctica mi pasado como periodista. No sé si servirá de mucho, pero bueno", afirma entre risas el técnico español.

México Marca España
El redactor recomienda