Florentino Pérez, en bruto (II): "Casillas es un tío muy corto, un perrito faldero"
  1. Deportes
  2. Fútbol
LAS CINTAS SECRETAS DEL BERNABÉU

Florentino Pérez, en bruto (II): "Casillas es un tío muy corto, un perrito faldero"

El presidente quiso prescindir del guardameta una década antes de su marcha e incluso difundía que tenía problemas de visión

placeholder Foto: Casillas, durante su etapa como portero del Real Madrid. (Reuters)
Casillas, durante su etapa como portero del Real Madrid. (Reuters)

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, manifestaba en conversaciones a las que ha tenido acceso El Confidencial que Iker Casillas no era un portero con la categoría suficiente para defender la meta del Santiago Bernabéu y quiso desprenderse del futbolista 10 años antes de su marcha al Oporto. El mandatario madridista decía de él que tenía problemas de visión y le descalificaba personalmente acusándolo de ser "muy corto" y de actuar como "un perrito faldero" de sus parejas hasta el punto de incurrir en falta de profesionalidad.

El Confidencial se puso en contacto con Florentino Pérez para recabar su versión, pero el presidente declinó hacer cualquier declaración.

"Casillas, pobre hombre, no tiene dos dedos de frente, yo le conozco perfectamente, es un tío muy corto y además se le nota cuándo se lleva mejor o peor con su novia, está ausente, es un niño pequeño, es como un perrito faldero, es como un monigote, una cosa infantil", dijo Florentino Pérez del portero en una conversación mantenida con otras personas en abril de 2008. Desde diciembre del año pasado y ya retirado por razones de salud, Casillas ocupa un cargo en el organigrama del club como adjunto al director de la Fundación del Real Madrid.

Es otra de las figuras del Real Madrid que salieron por la puerta de atrás después de 16 años en el primer equipo. Es la misma veteranía que alcanzaron Raúl González Blanco y Sergio Ramos, otras leyendas que tampoco salieron del club bajo la presidencia de Florentino Pérez del modo que ellos hubieran esperado. El guardameta fue capitán y sumó 19 títulos con el Real Madrid. Sin embargo, para el presidente no estaba al nivel.

Foto: Florentino Pérez y Raúl celebran el triunfo en la final de la UEFA Youth League. (EFE)

"A Casillas le quieren todos, acojonante. Es una cosa acojonante. Pero, claro, eso lo da el fútbol. Vamos a ver: Casillas no tiene ni estatura ni ve bien. Yo le decía a Ginés [Carvajal, representante del portero], 'macho, llévale al oculista, yo creo que no ve bien de lejos'. En los córner, igual, digo: 'Ese tío no ve bien de lejos'. Te lo juro que se lo he dicho, no creas que es mentira, por su bien y por todo", comentaba Florentino Pérez en estas conversaciones facilitadas a este periódico por uno de sus interlocutores.

Pérez también aireó detalles que ponen en duda la profesionalidad del arquero, como una anécdota ocurrida antes de jugar un Clásico contra el Barcelona: "El tema del partido donde nos jugábamos la Liga contra el Barcelona... ¿te acuerdas? Aquel que ganamos 4-2. Pues él [Casillas], el viernes, llega tarde al entrenamiento, esos que todos le aplauden [prensa y aficionados, según el presidente], además en el Bernabéu. Tuvo la mala suerte de que yo estaba allí, venía de hablar con su novia, habían tenido una discusión, una cosa de chiste".

Florentino ya quiso degradar a Casillas en 2006 y también vender a Roberto Carlos. "Yo, de verdad, no entiendo nada y como no entiendo nada y prefiero no hablar mal, y oye, ya he estado seis años, pues ahora que lo hagan otros, y ojalá les vaya bien, pero yo no entiendo nada, nada de lo que han hecho, nada. Yo ya habría vendido a Roberto Carlos al Chelsea, que nos lo querían comprar a cambio de Carvalho, ya tendríamos a Carvalho en el centro, hubiéramos fichado a Zambrotta, que era lo único que necesitábamos ahí atrás, por dos duros", protesta.

En el momento en que hizo este comentario, Florentino Pérez llevaba meses fuera del club. Había dimitido y le sustituyó Ramón Calderón tras un proceso electoral. El italiano Zambrotta nunca llegó a fichar por el Madrid, pero Florentino en cambio sí se sacó la espina con Carvalho y lo firmó en su segundo mandato. El futbolista portugués llegó con 32 años. Roberto Carlos llevaba una década en el Real Madrid y tenía solo un año más cuando Florentino le dio por amortizado.

El lateral brasileño también había lucido el brazalete de capitán y sumaba 12 títulos con la camiseta blanca. Al año siguiente, dejó el club y puso rumbo a Turquía. Actualmente, el exjugador ha vuelto a formar parte del organigrama del Real Madrid con un puesto en la cantera y con labores de representación y diplomacia en Asia.

Meses después de que Florentino quisiera desprenderse de él, Roberto Carlos ganó una Liga más en Chamartín. Fue el campeonato en que los blancos cantaron el alirón en la última jornada tras un partido en el que resultó clave el fallecido José Antonio Reyes. Se da la circunstancia de que Florentino, en la misma charla, también se despachó contra el fichaje del sevillano procedente del Arsenal inglés y acometido por su sucesor, Ramón Calderón. Según da a entender, Arsene Wenger quería "quitárselo de encima". "A partir de ahí, no lo quería Capello [entrenador del Madrid], no lo quería nadie y aquí ha venido...", relató. Dos goles de Reyes sirvieron para remontar el partido decisivo y conquistar el título.

Pero Florentino Pérez insistía en Casillas y su tesis de que no era un portero acorde para el Real Madrid. En otra grabación, se confirma que el verdadero deseo del presidente madridista era fichar al histórico arquero de la Juventus, Gianluigi Buffon: "Y si me tengo que traer a otro de la Juventus, yo sé que a vosotros os gusta mucho [por Casillas], pero me traigo a Buffon, que también ha sido barato. Porque Casillas no es portero para el Real Madrid". La idea de que el italiano sería un mejor guardameta para el Madrid se difundió aquellas fechas en diversos medios de comunicación.

Florentino regresó al frente del club en 2009. Se encontró con Cristiano Ronaldo firmado y confió en Manuel Pellegrini para el banquillo. El entrenador chileno solo duró un año. La siguiente temporada le encomendó las riendas de la plantilla a José Mourinho. Fue una época convulsa, marcada por una exacerbada rivalidad con el Fútbol Club Barcelona y por la fuerte personalidad del entrenador portugués, quien tuvo a Casillas como uno de sus enemigos internos.

Aquella guerra civil se trasladó a la grada y supuso el principio del fin del portero en el club. Llegaría, en cualquier caso, nueve años y 13 títulos después de que Florentino quisiera degradarlo por problemas en la vista y una presunta falta de profesionalidad. Ese palmarés incluye un Mundial y dos Eurocopas con la Selección española. Recientemente, Movistar estrenó un documental centrado en el portero titulado 'Colgar las alas'. En él participan muchos de sus excompañeros, incluso el propio Mourinho: todos coinciden en que su salida del Real Madrid no fue justa. Él mismo lo narra así en uno de los capítulos titulado 'Amor y odio': "Un jugador que lleva 25 años en el club, y más en el Real Madrid, no puede salir así. Yo creo que ambas partes nos equivocamos. Yo por mi ímpetu de querer salir ya, el club porque no estaba preparado".

Desprecio a las mujeres de futbolistas

El presidente del Real Madrid no desperdiciaba la ocasión en sus conversaciones fuera de cámara de opinar sobre las relaciones sentimentales de sus jugadores, como Casillas y la periodista Sara Carbonero. El mandatario madridista no escatimaba en comentarios despectivos, de corte machista o abiertamente soez, que este periódico ha decidido no publicar por respeto a Carbonero.

Al presidente del Real Madrid no le terminaba de gustar la relación de la periodista con su portero, pero extiende su crítica a las mujeres de los futbolistas: "Pero esta tía, yo no me fío un pelo. Esta tía, estas tías, ya sabes a lo que van… Se vuelven locas, van a la fama, van a no sé qué y aunque dicen que no, que yo soy muy buena y tal. Porque esta tía, le dan no sé qué y se cree ya que es una artista de cine".

"Estas tías ya sabes a lo que van, van a la fama"

En el año 2011, Mourinho ya llevaba una temporada en el banquillo del Real Madrid. Las informaciones de la prensa deportiva apuntaban como motivo de su conflicto con Casillas que el guardameta no secundaba la beligerancia del entrenador portugués hacia el Barcelona o que se le señalase como origen de algunas informaciones sobre interioridades de la plantilla.

Su entonces pareja, Sara Carbonero, se vio en el centro de esa polémica en varias ocasiones. Por su profesión, la periodista difundió informaciones del Real Madrid que provocaron malestar por ser la novia de Casillas. En 2012, publicó en el diario 'Marca' la existencia de un distanciamiento entre el defensa Sergio Ramos y Mourinho.

Parte del club y la afición señalaron a Casillas como origen de la filtración y el portero reaccionó irónicamente en Twitter: "Me consideran un chivato. Pues sí, ¡lo soy! Me confieso, ¡soy un chivato! Por cierto, también di el chivatazo en el caso ¡FAISÁN! Y además uno de los chivatazos más grandes de la historia: ¡el del WATERGATE! ¡¡¡Jajajaja!!! Lo que hay que leer".

Pérez, en 2012: "Carbonero no es muy lista"

Florentino Pérez se refirió a esa polémica en otro encuentro con gente de su confianza que tuvo lugar a finales de 2012: "Le están dando de hostias a la Carbonero porque ella no es muy lista. ¿Cómo le va a decir eso Iker? Ella dijo en la tele que lo de Sergio Ramos y Mourinho no es de ahora, que viene desde hace un año. Eso no lo puede decir ella, macho… Todo el mundo apunta a Iker, claro".

Antes de eso, Carbonero ya había hecho unas declaraciones en su cadena de televisión en las que había descrito a Cristiano Ronaldo como un jugador "egoísta e individualista". Casillas salió a secundar sus palabras en un acto publicitario. Afirmó que el delantero madridista era, en efecto, egoísta, "pero en el buen sentido". Se refería a que siempre quiere marcar gol y celebró como algo positivo que de esa forma contagiaba al resto.

Aquellos conflictos marcaron la última etapa de Casillas en el Real Madrid y condicionaron su salida del club por la puerta de atrás. No obstante, el portero siguió jugando a primer nivel durante algunos años más. Casillas se retiró por motivos de salud a mediados del año pasado tras varias temporadas, agotando sus últimos años en el Oporto. Cuando se anunció que colgaba los guantes, Florentino Pérez habló, esta vez ante las cámaras, y emitió un mensaje institucional leído para reconocer la carrera del arquero y su contribución al "engrandecimiento del mito y la leyenda del Real Madrid".

Una vez más, el presidente evidenció un doble discurso. En su despedida, Pérez manifestó su admiración por Casillas y les dio las gracias tanto a él como a su entonces pareja, Sara Carbonero, a la que en privado denostaba: "Y quiero agradecer también a su esposa, Sara, todo el apoyo que siempre le ha dado a Iker Casillas. Para Sara, también, todo nuestro afecto y todo nuestro cariño".

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, manifestaba en conversaciones a las que ha tenido acceso El Confidencial que Iker Casillas no era un portero con la categoría suficiente para defender la meta del Santiago Bernabéu y quiso desprenderse del futbolista 10 años antes de su marcha al Oporto. El mandatario madridista decía de él que tenía problemas de visión y le descalificaba personalmente acusándolo de ser "muy corto" y de actuar como "un perrito faldero" de sus parejas hasta el punto de incurrir en falta de profesionalidad.

Real Madrid Florentino Pérez Iker Casillas Sara Carbonero
El redactor recomienda