Florentino Pérez, en bruto (I): "Raúl y Casillas son las dos grandes estafas del Madrid"
  1. Deportes
  2. Fútbol
LAS CINTAS SECRETAS DEL BERNABÉU

Florentino Pérez, en bruto (I): "Raúl y Casillas son las dos grandes estafas del Madrid"

El Confidencial accede a confesiones del presidente madridista en las que ataca y desprecia a las leyendas del club

placeholder Foto: Florentino Pérez y Raúl celebran el triunfo en la final de la UEFA Youth League. (EFE)
Florentino Pérez y Raúl celebran el triunfo en la final de la UEFA Youth League. (EFE)

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, considera que dos de las mayores leyendas de la institución que dirige son una “estafa”. Así tacha a sus excapitanes Raúl González e Iker Casillas en conversaciones facilitadas a El Confidencial por uno de sus intervinientes. Se ensaña especialmente con el exdelantero, segundo máximo goleador histórico del club y el futbolista que más veces ha vestido la camiseta blanca. Le acusa de “destrozar” al Madrid y le culpa de ser una de las razones por las que dimitió de la presidencia en 2006. El Confidencial ha contactado con Florentino Pérez para recabar su versión sobre estos audios, pero ha rechazado hacer cualquier declaración.

Foto: Casillas, durante su etapa como portero del Real Madrid. (Reuters)

Este periódico reproduce sus reflexiones, que muestran lo que opina el máximo mandatario madridista de sus emblemas cuando no hay cámaras. Sus reflexiones sirven para entender por qué son muchos los referentes del Real Madrid que han salido de la institución por la puerta de atrás. Los dos últimos han sido el entrenador y el capitán, Zinédine Zidane y Sergio Ramos. El primero se despidió por medio de una carta publicada en el diario 'AS' en que reflejaba la falta de apoyo en momentos clave de la temporada. El segundo se marchó entre lágrimas con una rueda de prensa donde no consiguieron disimular las diferencias que han impedido cerrar una renovación.

Se da la circunstancia de que los comentarios a los que ha tenido acceso este periódico aluden a figuras que tienen todavía una vinculación directa y cargos relevantes en el Real Madrid, como es el caso de Raúl, actual entrenador del Castilla. Esta temporada ha logrado situar a sus jugadores en la lucha por el ascenso a Segunda División. Su nombre suena recurrentemente como posible relevo en el banquillo del primer equipo.

Casillas no es portero para el Real Madrid, qué quieres que te diga. No lo es, no lo ha sido nunca, ha sido el gran fallo que hemos tenido, lo que pasa es que, macho, le adoran, le quieren, hablan con él, yo qué sé, le defienden tanto… Bueno, es una de las grandes estafas, la segunda es Raúl. Las dos grandes estafas del Real Madrid son primero Raúl y segundo Casillas”. La reflexión la pronunció Florentino en un encuentro celebrado en septiembre de 2006.

En ese momento, Raúl llevaba 12 temporadas en el Real Madrid y dos años como capitán del equipo. Su brazalete luego lo heredaría Casillas, que en el momento en que su presidente le tachó de “estafa” sumaba nueve temporadas defendiendo la portería del Bernabéu. En 2006, ambos aportaban 21 títulos a las vitrinas del Bernabéu entre competiciones nacionales e internacionales. Después llegarían más, y en el caso de Casillas, también con la Selección española.

"Raúl es malo, se cree que el Madrid es suyo"

Florentino Pérez expresó su inquina hacia el actual entrenador del segundo equipo del Real Madrid en otras citas como la que tuvo lugar el 24 de abril de 2006. Comparó a Raúl con otros jugadores de aquella plantilla, copada por estrellas internacionales. De Zidane dice que “es un magnífico tío” igual que el inglés David Beckham, los dos únicos de los que parece tener buena opinión. De Ronaldo Nazario dice que es “un jeta”, pero al hablar de Raúl González muestra un desprecio evidente que va más allá de lo futbolístico: “Raúl es malo, se cree que el Madrid es suyo y utiliza todo lo que hay en el Madrid en su propio beneficio”.

Le culpa incluso de que en ese momento “el Madrid vaya mal” y afirma que Pérez dejó la presidencia del club, “entre otras cosas, por él”. “Como ya se considera acabado, dice: ‘Antes de que yo me acabe, voy a acabar con el Madrid’. Es un tío negativo, está destrozando el Madrid, la moral de los jugadores, para que digan: ‘Es el Madrid el que está mal, no Raúl’. Es terrible lo malo que es el chaval. Y yo, como no puedo con ese problema, tengo mucho que hacer y tenía que hacer la fusión de Abertis con Autostrade y otras cosas más, pues oye, ya he estado seis años, he sido feliz”, comenta a sus interlocutores.

El Real Madrid es de los pocos conjuntos en España que no son sociedades anónimas y por tanto pertenecen a sus socios, que acuden periódicamente a las urnas para elegir presidente. Tras un primer intento fallido a mediados de los noventa, Florentino Pérez llegó al cargo en julio del año 2000 con el 55% de los votos y fue reelegido cuatro años después. Su primera etapa al frente del equipo estuvo marcada por los fichajes denominados 'galácticos'. A figuras como Raúl, Casillas o Roberto Carlos, se sumaron algunos 'cracks' del planeta fútbol del momento como Figo, Zidane, Beckham o Ronaldo Nazario.

En el momento en que se producen estas conversaciones, Florentino Pérez llevaba meses fuera de la presidencia del Real Madrid, de la que había dimitido en febrero de 2006. Lo hizo devorado por una forma de dirigir el club de marcado perfil presidencialista, entrando de lleno en la parcela deportiva a la hora de decidir fichajes, como acreditan muchos de los comentarios que obran en poder de este periódico.

En sus descalificaciones al ‘7’ blanco, Florentino implica a su representante, Ginés Carvajal, e incluso airea cuestiones de índole personal y familiar: “Mucha culpa de Raúl también es Ginés, y luego, joder, Raúl, macho, tiene problemas en su casa, ¡pues si tienes problemas en tu casa, divórciate o sepárate, yo qué sé!”. Según dice, al futbolista “parece que se le da mal lo de las tías” y que acarrea “un trauma” con las mujeres por una ruptura sentimental pasada.

A Florentino le molestaba la actitud de Raúl y su “cara de amargado” a pesar de cobrar “2.000 millones de pesetas al año”. Aunque en ese momento ya no era presidente, mostraba su convencimiento de que el delantero se tenía que ir del Real Madrid porque lo estaba “destrozando”. Raúl marcó 323 goles como madridista y jugó 741 partidos a lo largo de 16 temporadas, las mismas que Sergio Ramos. Jugaría cuatro años más en el Madrid antes de marcharse a jugar en el Schalke 04 de Alemania. Se retiró definitivamente del fútbol nueve años después de que Florentino le diera por acabado.

Además de las críticas deportivas, para Florentino Pérez Raúl tampoco era un producto mediático y por tanto tenían que hacer esfuerzos para conseguirle contratos publicitarios: “No vende nada”, dijo. En estas confesiones, narra que los que más dinero cobraban eran Beckham y Ronaldo, con 30 millones de euros al año “entre todo”, y un escalón por debajo estaba Zidane, con 25 millones.

En su balance personal de esa primera etapa como presidente del Real Madrid, Florentino se jacta de haber construido la ciudad deportiva en Valdebebas, de haber transformado el estadio Santiago Bernabéu con 25.000 millones de pesetas y de haberse dado el gusto de haber visto jugar a los galácticos. No obstante, también les acusa de falta de compromiso con el club.

“Los jugadores —dice el presidente del Real Madrid en estas charlas— son muy egoístas, no se puede contar con ellos para nada y el que cuente con ellos se equivoca, te dejan tirado, es una tontería. Yo tengo un concepto de los jugadores horrible. Mira que he visto colectivos, pero nunca he visto uno como el de los futbolistas”.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, considera que dos de las mayores leyendas de la institución que dirige son una “estafa”. Así tacha a sus excapitanes Raúl González e Iker Casillas en conversaciones facilitadas a El Confidencial por uno de sus intervinientes. Se ensaña especialmente con el exdelantero, segundo máximo goleador histórico del club y el futbolista que más veces ha vestido la camiseta blanca. Le acusa de “destrozar” al Madrid y le culpa de ser una de las razones por las que dimitió de la presidencia en 2006. El Confidencial ha contactado con Florentino Pérez para recabar su versión sobre estos audios, pero ha rechazado hacer cualquier declaración.

Raúl González Blanco Florentino Pérez Real Madrid
El redactor recomienda