Florentino le abre la puerta de salida del Real Madrid a Sergio Ramos
  1. Deportes
  2. Fútbol
aparecen las primeras tiranteces

Florentino le abre la puerta de salida del Real Madrid a Sergio Ramos

El capitán rechaza la oferta de renovación. Si sigue adelante, el presidente tendrá el camino todavía más despejado para reestructurar la plantilla a los nuevos tiempos presupuetarios

placeholder Foto: Sergio Ramos y Florentino Pérez en la consecución de la última Supercopa de España en Arabia Saudí. (EFE)
Sergio Ramos y Florentino Pérez en la consecución de la última Supercopa de España en Arabia Saudí. (EFE)

Florentino Pérez no va a hacer lo mismo que Bartomeu cuando el expresidente del Barcelona se negó a contestar las llamadas de Leo Messi para pedir su salida. El argentino tuvo que recurrir al burofax y acabó quedándose porque dio prioridad a su sentimiento de culé y no quería líos judiciales. Florentino escucha a Ramos, deja que actúe, que diga qué quiere, en términos económicos, y es capaz de hacer creer que cuenta con él para el Real Madrid del futuro. Ramos tiene una propuesta de renovación y con esto es suficiente para que el presidente cumpla el expediente con el capitán, que no es un jugador cualquiera, porque fue su primer fichaje español y de esto hace ya más de 16 años. Para los Ramos la oferta es insuficiente.

La negociación entre Florentino Pérez y Sergio Ramos es un cara a cara, sin intermediarios, porque entre los dos hay demasiada sinceridad y confianza. En el último cara a cara hablaron a calzón quitado y sin pelos en la lengua. Sucedió el 30 de diciembre en el hotel de concentración de Elche antes del último partido del año del Real Madrid. “Alguien del Paris Saint-Germain me ha dicho que van a hacer un equipazo conmigo y con Messi”, lanzó Ramos a Florentino, según una información de ‘El Chiringuito’.

El capitán dio el paso que espera el presidente. Rechaza la propuesta de renovación y elige escuchar ofertas de otros equipos que alcancen sus expectativas en los económico y en lo deportivo. Sus razones tiene y Florentino se muestra comprensivo. No está la economía para hacer gastos extraordinarios. Florentino es firme. Hay que seguir con el plan de austeridad y así se lo traslada al sevillano. El covid sigue provocando pérdidas, los ingresos no crecen al ritmo que estaba presupuestado y es necesario hacer otro ajuste salarial en la plantilla.

Foto: Zidane durante el partido entre el Real Madrid y el Granada. (Efe)

Cada uno defiende lo suyo. Ramos quiere más dinero, un contrato más largo, cree que lo puede conseguir ofreciéndose al PSG y Florentino, que duda que sus amigos del club parisino hayan contactado con el capitán sin avisarle, defiende la política de renovaciones. Un año más para los que tengan más de 30 años cuando finaliza su contrato y otro opcional en función del rendimiento. Para Florentino esto es un privilegio según los tiempos que corren porque hay menos dinero en el fútbol, estamos en época de vacas flacas, hay que ser previsor y no hacer excesos.

Los nuevos tiempos

El paso que ha dado Sergio Ramos es ponerle en bandeja a Florentino Pérez la renovación de la plantilla. Todavía está a tiempo de echarse atrás y coger una propuesta que está entorno a los 10 millones de euros netos al año, ya con la rebaja salarial que estudia el club. Si sigue adelante, el presidente tendrá el camino todavía más despejado para reestructurar la plantilla a los nuevos tiempos que están supeditados a la bajada de ingresos provocados por la pandemia y la necesidad de darle un impulso a la plantilla. En la cabeza del presidente ronda la idea de que puede haber llegado otro de esos momentos en los que hay que comenzar un nuevo ciclo. Después de la salida de Cristiano Ronaldo hace dos años, la de jugadores que llegaron con cartel de estrellas como Bale y James, a Sergio Ramos se le abre la puerta de salida.

No hay que mirar las conversaciones entre el presidente y el capitán como un pulso. Los dos se conocen al detalle. Aunque es cierto que toda negociación económica genera tiranteces por las diferencias de criterio. Ramos puede reprochar que no se le valora todo lo que ha dado y que sigue estando en un nivel físico y de compromiso alto. Florentino pone por encima los intereses del Real Madrid a los de un jugador que, con 34 años, quiere ganar más dinero en un tiempo de ajustes salariales. Existen discrepancias, como es natural, pero el hecho que se hayan filtrado las palabras de Sergio Ramos en el hotel de Elche va a ocasionar que las siguientes conversaciones transcurran con más frialdad y desconfianza.

placeholder Sergio Ramos y Lucas Vázquez celebran un gol. (EFE)
Sergio Ramos y Lucas Vázquez celebran un gol. (EFE)

Cuando se habla de filtraciones cada uno tiene detectado en qué bando juega. Sergio Ramos conoce los canales de Florentino y el presidente los del capitán. El año 2020 acabó con la reunión en el hotel de Elche y empezó con la acidez del retuit de René Ramos, hermano y agente de Sergio, a un mensaje del periodista Alfredo Duro en Twitter: “Alguien deberá explicar cómo y por qué hemos llegado a este punto, permitiendo que tu capitán, una de las leyendas del Madrid, aparezca en absurdas alineaciones de jugadores que hoy pueden firmar libremente con otro club”. El retuit de René Ramos ha sentado mal a Florentino, dicen en el club. Ramos lo intentó medio arreglar por la noche subiendo un 'story' en el que aparece ajustándose el brazalete de capitán.

Lucas Vázquez tampoco acepta la oferta

Queda mucha temporada por delante, más de la mitad, y ha sido empezar el año, el momento en el que Sergio Ramos puede negociar con libertad con cualquier club porque así lo valida el reglamento de la FIFA, y empezar a televisarse las conversaciones. El capitán se quiere quedar en el Real Madrid, pero el presidente le traslada que no puede ser a cualquier precio. El mensaje lo ha captado uno de los mejores amigos de Ramos en la plantilla. Lucas Vázquez también acaba contrato a final de esta temporada y no está de acuerdo con la propuesta de renovación del club, que también es a la baja.

A Florentino tampoco le supone un quebradero de cabeza que el gallego elija escuchar otras ofertas y marcharse porque no lo considera tan insustituible como Zidane (16 titularidades consecutivas acumula el gallego). El que sí está por la labor de renovar es Luka Modric, con las condiciones del club, y con la estima que tiene Florentino porque es su Balón de Oro.

Real Madrid Sergio Ramos Florentino Pérez René Ramos Zinédine Zidane
El redactor recomienda