"La realidad del fútbol no son Ferraris sino jugadores cobrando 3.500 euros al mes"
  1. Deportes
  2. Fútbol
Iago Bouzón, de futbolista a asesor

"La realidad del fútbol no son Ferraris sino jugadores cobrando 3.500 euros al mes"

Iago Bouzón, exjugador y socio de la agencia IG Dreams, explica la preocupante situación del otro mercado: el de Segunda, Segunda B y Tercera

placeholder Foto: Iago Bouzón disputa un balón a Agüero en su época en el Recreativo. (Archivo)
Iago Bouzón disputa un balón a Agüero en su época en el Recreativo. (Archivo)

Iago Bouzón jugó 14 años en el Celta, seis de ellos en su primer equipo. Internacional en las categorías inferiores de la Selección española, fue subcampeón del mundo juvenil en 2003. Después de asentarse en Primera con los celestes, su inquietud vital le llevó a probar en el extranjero, en el Omonia Nicosia chipriota, ganando la Copa y la Supercopa, y jugó en Europa. El de Redondela regresó a España y pasó por Córdoba, Xerez, Recreativo y Nàstic, donde colgó las botas. Conoce el mundo del fútbol al detalle tras ser cola de león en Primera y cabeza de ratón en Segunda y en Chipre. Todo ello le ha llevado a fundar, junto a su excompañero en el Celta Goran Maric, la empresa IG Dreams, que ofrece a jugadores y clubes servicios de asesoría y representación.

"He trabajado en grandes agencias de representación durante años, pero yo buscaba algo diferente. Después de lo que he vivido como jugador, me interesaba preocuparme más por el futbolista como persona, por su familia, por factores que muchas veces no se valoran. Las decisiones, especialmente como está ahora el mercado, son muy importantes y pueden marcar su carrera. Y el jugador debe tener alrededor gente que le asesore y no solo cuente los ceros de la oferta económica. El jugador rinde más donde mejor se sienta, no donde más cobre. Y eso es extrapolable a los clubes, y les ayudamos a generar esa relación. Por eso hemos rechazado a veces aumentar nuestra bolsa de jugadores, porque preferimos tener más contacto con los que tenemos, que tener más jugadores y menos contacto", advierte Bouzón.

El problema de los clubes con los salarios

Para el exjugador del Celta, "el problema para los clubes es que tienen un límite salarial y arrastran contratos con salarios altos, lo que no deja margen de maniobra y la oferta salarial baja. Noto mucha incertidumbre en los clubes con el tema del límite salarial, porque no es matemática pura y no terminan de saber cómo se ajusta. No lo tienen claro. Ahora mismo, sufrimos una economía de supervivencia en los clubes y eso ha impactado de lleno en los jugadores. La televisión da a clubes modestos para sobrevivir, no para más alegrías. Les está haciendo mucho daño no ingresar dinero de 'ticketing' por el covid-19. Se ha perdido la alegría que siempre ha habido".

Bouzón, que se explica de forma muy didáctica, advierte, sin embargo: "Como cualquier crisis, es una época de oportunidades. Hay clubes a los que les ha pillado saneados y eso provoca que puedan acceder a jugadores a los que no tenían acceso. Incluso haciendo ofertas a la baja, son ofertas atractivas. Los jugadores con contrato no quieren salir para no perder dinero y asegurar lo que tienen firmado, con lo que se quedan y bloquean las plantillas. Además, dentro del fútbol profesional, y más en Segunda, hay grandes diferencias entre los clubes. No es lo mismo un Mallorca o Leganés, que vienen de Primera, aún con ingresos importantes, que un equipo recién ascendido. Y hay que tener en cuenta que el futbolista a cierta edad ya prioriza el tema económico al deportivo porque va vislumbrando el final de su carrera, y hoy los futbolistas estiran más su carrera que antes".

Este panorama ha provocado un mayor movimiento de los jugadores españoles que salen a ganarse el jornal fuera de nuestras fronteras: "En este escenario de incertidumbre, los clubes son conservadores. Y los futbolistas lo están notando. Hay una gran bolsa de jugadores que han quedado libres y el mercado está parado. Estar libre te ahorra el precio del traspaso, pero las ofertas son a la baja y se ha perdido la prima de fichaje que cobraban por llegar libres. Algo que en Segunda y Segunda B no ocurría. Además, se sospecha que si estás libre es porque no has hecho una buena temporada. Y cuando ocurre esto, hay muchos jugadores que prefieren irse a Polonia o Rumanía a jugar por el mismo precio, pero en equipos que luchan por el título, o ir a Europa antes que arriesgarse a perder prestigio y seguir perdiendo categoría año tras año".

Ver esta publicación en Instagram

Damos la bienvenida al 2️⃣0️⃣2️⃣0️⃣ con nuestras nuevas RRSS. IG DREAMS sigue creciendo para acompañar a nuestros profesionales a conseguir sus sueños.⚽️ . 👉🏼"SI PUEDES SOÑARLO, TE AYUDAREMOS A LOGRARLO"👈🏼 . . . We welcome 2️⃣0️⃣2️⃣0️⃣ with our new RRSS. IG DREAMS continues to grow to accompany our professionals to achieve their dreams.⚽️ . 👉🏼 "IF YOU CAN DREAM IT, WE WILL HELP YOU ACHIEVE IT "👈🏼 • #IGdreams #agency #soccertime #lovefootball #ilovefootball #footballislife #football #futbol #soccer #sport #fifa #sports #futebol #goal #coaching #soccercoach #footballtraining #soccerlife #fussball #footballcoaching #soccerfield #footballlife #footballcoach #footballdrills #soccerpractice #fussballtraining #fußball #training #Representation

Una publicación compartida por IG DREAMS 💼⚽️SPORTS AGENCY (@igdreamsfootball) el

"El estatus del futbolista medio ha caído mucho"

Pero hasta para buscar esos clubes fuera hay un inconveniente difícil de salvar: "En el mercado español, hay exceso de jugadores, con lo cual estamos buscando colocarlos fuera. Pero el tema del covid-19 también es un obstáculo, ya que al pegar tan duro en España, exigen cuarentenas y esto complica los fichajes de última hora. Además, hay países que eran atractivos porque estaban en crecimiento, como Israel, que han bloqueado la ventana y nos han cerrado una ventana importante".

Bouzón destierra el tópico de una vida de lujo y excesos que acompaña a los futbolistas y cuenta la dura realidad que viven hoy en día: "La realidad del fútbol no tiene Ferraris y 'jacuzzis', tiene jugadores de Segunda cobrando 75.000 euros. Solo el 2%, los que salen en las portadas, tiene esa vida lujosa. El estatus del futbolista medio ha caído mucho. Evidentemente, es un salario bueno con respecto al resto de la población, pero no es lo que muchos se piensan. En Primera, tienen un mínimo salarial de 155.000 euros anuales, y si hablamos de equipos de Segunda B, muchos entrenan por la noche porque sus jugadores tienen trabajos, ya que el fútbol no les ofrece ingresos para vivir de él. Y suma que aquí las retenciones fiscales son más duras que en Italia, por ejemplo".

Foto: Los futbolistas modestos emigran para ganarse el 'jornal'

El socio de IG Dreams recuerda, no obstante, que no es la peor crisis que ha vivido el fútbol: "Yo viví un momento bueno en lo económico cuando era jugador, pero también sufrí los efectos de la ley Bosman. Se disparó la oferta de jugadores con los de la Unión Europa y los clubes buscaron en otros mercados, lo que hizo daño a los jugadores españoles. Y luego está la crisis en España de 2008, que creo que pegó más duro al fútbol porque hundió la construcción y había muchos clubes que se financiaban con dinero del ladrillo, al estar presididos por constructores o porque los patrocinadores eran empresas del ámbito. Ahora, lo que le va a hacer daño es el tema de las casas de apuestas, porque hay mucho dinero en el fútbol que llegaba de allí".

Bouzón concluye advirtiendo de que lo que realmente le preocupa es el futuro de Segunda B y Tercera, "donde hay muchos jugadores y, sobre todo, gente joven. Porque este año han cambiado el formato de competición y eso ha provocado que se vaya a plantillas más cortas por la incertidumbre que hay. Muchos van a esperar a enero para cuadrar sus plantillas, a partir de sus aspiraciones y de la situación que haya por el covid. Así que esto no se acaba hoy lunes con el cierre del mercado. No dejamos de trabajar".

Celta de Vigo Límite salarial Internacional Coronavirus
El redactor recomienda