Prometedora actuación del conjunto de Koeman

Atención, noticia: el Barça ya no recula ni quedándose con uno menos (0-3)

El Barcelona completa un magnífico partido en Balaídos tras quedarse con 10 jugadores por una rigurosa expulsión de Lenglet. El equipo de Ronald Koeman desprende buenas sensaciones

Foto: Leo Messi y Ansu Fati, durante el partido, bajo la lluvia. (EFE)
Leo Messi y Ansu Fati, durante el partido, bajo la lluvia. (EFE)

Esto no ha hecho más que empezar. El Barça de Koeman ha comenzado a andar y en Balaídos ha disputado su segundo partido oficial, pero ya lo podemos decir: las señales son diferentes, el juego es diferente, el sistema es distinto y el talante no tiene nada que ver con el de hace unos meses. El Barça ganó cinco años después en Vigo porque se lo mereció, porque lo buscó y se lo creyó incluso después de quedarse con uno menos sobre el terreno de juego tras la expulsión de Lenglet por doble amonestación en el minuto 42 y con 0-1 en el marcador gracias al gol de Ansu Fati. No hace mucho, habríamos asistido a un telele y más con la excusa del árbitro, la lluvia y el viento. Ahora no, el Barcelona ya no recula, ni nada y guarda la ropa, ni se reserva, ni se arropa. Va a por el partido. Tiene una idea y la ejecuta. Tiene, por fin, personalidad.

Ansu Fati marcó el primero, en la primera oportunidad, en el minuto 11. El canterano está tocado por la varita, le sale todo y su gesto técnico para controlar el balón asegura también que lo suyo no es una simple cuestión de fortuna, sino de calidad. Al primer toque, con velocidad, con ganas, con presión alta y un Piqué y Lenglet pisando a veces la línea de cal del centro del campo, el equipo culé salió a por todas. No dispuso, sin embargo, de muchas ocasiones en la primera mitad aunque el control era suyo. Con la expulsión de Lenglet al borde del descanso se corría el riesgo de echarse atrás y poner cara de víctima, pero no. Koeman retiró a Griezmann para colocar a Araujo y sigan jugando. Nada más empezar la segunda parte, en el 52’ un centro de Messi tocó en Olaza y se coló en la portería.

Ansu Fati es felicitado por Ronald Koeman al ser sustituido (EFE).
Ansu Fati es felicitado por Ronald Koeman al ser sustituido (EFE).

La valentía de Koeman

En lugar de protegerse o de perder tiempo, Koeman siguió con su plan. Griezmann tendrá que espabilar si quiere seguir siendo titular fijo, porque el técnico le sentó sin dudar sabiendo que es el eslabón más débil y en el 72’ sacó a Pedri y Trincao por Coutinho y Ansu Fati. Las inercias han cambiado en este nuevo Barça y el holandés está dispuesto a dar oportunidades y minutos a los jóvenes. La señal llega alta y clara al resto y de ahí el rigor táctico, la presión y el movimiento uniforme. El Barça, por fin, parece un equipo y no una panda esperando a que Messi les solucione la papeleta.

Que Messi está, por cierto. Participó, celebró el gol, le anularon otro por fuera de juego y hasta debatió con el árbitro por la expulsión de Lenglet. Está, aunque le falta chispa y ya no pase todo, absolutamente todo, por él. Ahora forma parte de una idea y parece gustarle porque en el 94’ fue él el que se inventó una jugada que Sergi Roberto convirtió en el tercer gol.

Es pronto, sí, pero este Barça ya es distinto. Ya parece que se divierte, que tiene ganas, que tiene ilusión. Y, por lo pronto, ya no recula. Es noticia.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios