victoria sufrida con gol de Sergio Ramos

El Real Madrid reina en un partido caótico contra el Betis con un penalti de Bartra

El Real Madrid se llevó los tres puntos en un partido loco, de ida y vuelta, donde tuvo que remontar tras irse perdiendo al descanso. Sergio Ramos marcó el gol del triunfo de penalti

Foto: Sergio Ramos celebra el gol de penalti al Betis. (EFE)
Sergio Ramos celebra el gol de penalti al Betis. (EFE)

Al Real Madrid le puede servir el gol de penalti de Sergio Ramos para encontrarse a sí mismo. Es una victoria sufrida en la que se detectan nuevos problemas. Estuvo irreconocible durante ochenta minutos del partido. Hasta que llegó la acción que generará todo tipo de interpretaciones y polémicas. Bartra forcejeó con Borja Mayoral un balón en el área, cayó al suelo y el balón tocó en el brazo. El árbitro, De Burgos Bengoetxea, fue avisado y revisó la disputa en el VAR. Señaló penalti. El Betis pidió falta de Borja Mayoral en la disputa del balón.

Hasta el penalti, el campeón dio síntomas de ser vulnerable atrás y ansioso arriba. Courtois volvió a ser decisivo y uno de los mejores del equipo con un par de intervenciones de mérito. Benzema y Jovic, titulares en ataque, no hicieron gol. Lo positivo para el Madrid es que contra el Betis encontró el gol y lo negativo que perdió la solidez. Acabó imponiéndose con superioridad numérica durante más de veinte minutos con la expulsión de Emerson.

En el campeón aparece el problema que menos se podía esperar. La fragilidad defensiva que mostró en la primera parte contra el Betis es impropia de un equipo que tiene la aspiración a hacer de la solidez su mejor virtud. Si de algo presume Zidane y pone el acento es por ser fiables como un bloque compacto. La consigna es recibir pocas ocasiones y dejar la portería a cero. Así ganó la Liga. Contra el Betis, se esfumó la consistencia. En dos minutos, el equipo de Pellegrini le hizo dos goles y le dio la vuelta al gol de Fede Valverde.

Sergio Ramos marca de penalti. (EFE)
Sergio Ramos marca de penalti. (EFE)

El Betis ha cambiado con Manuel Pellegrini. A mejor. Es un equipo decidido en el juego vertical. Sin rodeos. Menos toque y posesión estéril y más profundidad. Va sobrado de calidad y talento y ahora tiene confianza y un plan de juego más contundente. Es un rival más que interesante. Al Madrid le costó cerrar los espacios a las avalanchas de los verdiblancos. Entró en flojera con el marcador en ventaja. Se sintió inferior en cada ataque de Canales, Joaquín y Fekir. No pudo o no supo cómo desactivar su velocidad, ritmo y decisión y se fue perdiendo al descanso.

En la segunda parte reaccionó y tuvo la fortuna de encontrarse con un gol en propia puerta de Emerson en una centro de Carvajal en el minuto 48. Con el partido igualado y toda la segunda parte por delante, el guion no cambió. Un toma y daca. Un tuya y mía entre dos equipos que decidieron pegarse puñetazos y no supieron protegerse atrás.

Dos goles del Betis en dos minutos

Entró bien al partido el equipo de Zidane con la determinación de llevar la iniciativa y sin especular. Con dos delanteros, Jovic y Benzema, y sin extremos (Rodrygo y Vinicius en el banquillo). Mendy fue el plan para hacer daño por la banda izquierda, un jugador potente, fuerte, pero de escasa calidad. Con Jovic de delantero centro, se descolgó Benzema para jugar por diferentes zonas del campo. El francés aprovechó su momento de inspiración para romper el partido. Funcionó la conexión entre Benzema y Fede Valverde. Un centro del francés lo remató el uruguayo en la boca de gol. Era el minuto 7, y el partido se le ponía de cara. Pudo Sergio Ramos, un minuto después, poner tierra de por medio. En otro centro de Benzema se encontró solo ante la portería y se llenó de balón. Falló una ocasión inmejorable para anestesiar a un excelente Betis.

Antes de los mejores momentos de inspiración de Benzema apareció Courtois con un paradón a bocajarro en un cabezazo picado de Sanabria. Empezó el partido lanzado y así fue todo el desarrollo. Tú me atacas, yo respondo. De portería a portería. Vertiginoso. El Madrid perdió la iniciativa tras el gol de Fede Valverde y el Betis respondió con todo el arsenal de calidad. Sufrió el Madrid con los pases profundos y los centros de Canales y Joaquín, con las llegadas y la calidad de Fekir y los remates de Sanabria. En dos minutos, del 35 al 37, el Betis desnudó al Madrid con los goles de Mandi (de cabeza supera a Casemiro) y de William Carvalho (fusiló a Courtois).

Los jugadores del Betis celebran el gol de William Carvalho. (EFE)
Los jugadores del Betis celebran el gol de William Carvalho. (EFE)

Era un partido de ida y vuelta. Bonito de ver por la cantidad de ocasiones de los dos equipos. No tan divertido para Zidane, que no le gusta el caos táctico. Pero cuando se vio superado, con dos goles en dos minutos, tuvo que entrar en la dinámica del intercambio de golpes. En esta vorágine apareció Luka Jovic. El serbio estaba desaparecido. Cazó un balón largo, al espacio, hizo un buen control con el pecho y se lanzó a por el uno contra uno con Joel. En la carrera fue trabado por Emerson, al borde del área, y provocó la expulsión del brasileño. No acertó en la falta Sergio Ramos, pero el Madrid pasó a jugar con superioridad más de veinte minutos de la segunda parte.

Jovic, titular

Zinédine Zidane aplicó el sentido común de jugar con dos delanteros para recuperar el gol que se le resiste. Si el equipo tiene problemas en la definición, lo recomendable es fortalecerlo arriba y hacerlo más contundente. Jugó de inicio Luka Jovic. Sorpresón. El jugador que está por descubrir si es mediapunta, delantero centro, mezcla bien con Benzema o le viene grande esta camiseta.

El Real Madrid se presentó en el campo del Betis, para asombro de muchos, cuando no debería ser así, con dos delanteros. Como si hubiera sucedido algo extraordinario se recibió la alineación de ZZ. El Betis era el día del reedebut de Luka Jovic. Decepcionó a la expectación. El serbio sigue sin convencer. Generó poco peligro, no disparó a portería ni se le vio mejora en el entendimiento del juego con sus compañeros. Zidane lo quito, el minuto 70, para dar entrada al otro delantero, Borja Mayoral.

Zidane ha dicho que si esto es lo que hay no va a remar contra corriente, ni quejarse y lo más conveniente es ser optimista. Sin fichajes y con problemas para hacer gol en el partido contra la Real Sociedad cambió el dibujo y revolucionó el once. La principal novedad y sorpresa fue la de dar la titularidad a Luka Jovic, un jugador del que no está enamorado y no vería mal una salida para que tenga más minutos esta temporada. Sacó al serbio junto a Benzema por la presión que lleva soportando toda la semana y verse nadando contra corriente. Se le criticó por no haber utilizado ni a Jovic ni a Borja Mayoral en el debut liguero y haber apostado antes por dos canteranos. La respuesta del técnico ha sido la de entrar en razón o querer dársela a los que piden que juegue el delantero de los 60 millones de euros que está por descubrir qué nivel tiene.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios