UN CONVENIO QUE PERJUDICA A LAS FUTBOLISTAS

Fuera mascarillas: el fútbol femenino, contagiado (y las culpas al Real Madrid)

Una polémica lista de compensación contaminada del fútbol masculino provoca que varias jugadoras deban pagar un dineral para fichar por otro club a pesar de que acaban contrato

Foto: Las jugadoras del Athletic celebran un gol al CD Tacón en San Mamés. (EFE)
Las jugadoras del Athletic celebran un gol al CD Tacón en San Mamés. (EFE)

Seguro que recuerdan el día que el I Convenio Colectivo del Fútbol Femenino fue presentado, y nada menos que en el Congreso de los Diputados. "El primero que se firma en Europa para las futbolistas profesionales, con el que reforzamos tres compromisos fundamentales: el fomento del deporte y la cultura, la igualdad entre mujeres y hombres y la garantía de las condiciones laborales", dijo Meritxell Batet, quien tuvo el honor de presidir este auténtico aquelarre del postureo. Y es que ha pasado poco más de un mes y el citado convenio no solo no lo encontrarán en el BOE, sino que de momento para lo único que ha servido es para contagiarse de los mismos males que el masculino. ¿Será esta la igualdad que pretenden algunos y algunas?

Ona Batlle y Eva Navarro son futbolistas de la UD Levante de 20 y 19 años, respectivamente, que finalizan contrato el próximo 30 de junio y ambas han decidido no renovar. Sin embargo, a pesar de que tienen libertad para negociar con otros equipos al quedar libres, el club que quiera hacerse con sus servicios tendrá que abonar 500.000 euros. Lo mismo les sucede a Damaris Egurrola y Maite Oroz, futbolistas del Athletic de Bilbao de 20 y 22 años, respectivamente, aunque en sus casos con una cláusula de 250.000 euros cada una.

[La 5 mentiras (que nadie contará) sobre el convenio colectivo del fútbol femenino]

Efectivamente, estas son algunas de las desorbitadas cantidades que figuran en la llamada lista de compensación que afecta a 17 futbolistas de la Primera Iberdrola en virtud del artículo 20 del Convenio Colectivo del Fútbol Femenino, en el que se hace referencia a las menores de 23 años y los famosos derechos de formación. Después de más de un año para sacar adelante el convenio, surgen los primeros problemas. Quizás por haber estado tanto tiempo dando vueltas sobre lo mismo y especialmente por culpa de la inacción de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), el sindicato mayoritario que, haciendo gala de su nombre, se olvida de las futbolistas españolas.

Mientras su presidente, David Aganzo, está demasiado ocupado reuniéndose cada dos o tres días con Javier Tebas para hablar de los ERTEs de Primera y Segunda, la abogada María José López es reincidente al mirar por los intereses de la patronal como hizo antes con la Federación Española de Fútbol (RFEF) cuando rendían pleitesía a Rubiales, como ahora lo hacen con Tebas. Después de lavarse las manos en el gravísimo caso del CD Tacón que ya denunciamos en El Confidencial, ahora se ha convertido en un obstáculo para las jugadoras. Y eso que se trata de un tema relativamente sencillo de solventar, pues, aunque sea de interpretación, también es de sentido común.

Según informó 'El Larguero' de la Cadena SER, algunas cantidades de la citada lista de compensación son desmesuradas. 100.000, 250.000 y medio millón de euros, mientras que otras son más razonables: 10.000, 15.000 y 20.000. Cifras difíciles de afrontar teniendo en cuenta lo que cobran las futbolistas, pues no existe ninguna regulación ni proporción entre lo exigido y los salarios. De hecho, los agentes de las futbolistas consideran que van en contra de la normativa de la FIFA, en la que ninguno de sus cuatro niveles de compensación por formación supera los 90.000 euros.

El padre de Damaris no se calla

"Mi hija ha tomado la decisión de irse de este club. Y pase lo que pase, se irá". Así de contundente se mostró Pablo Egurrola, padre de Damaris, quien dispuesto a llegar hasta donde haga falta y quien, ante la pasividad de AFE, ha recurrido al otro sindicato con cada vez más implantación y aceptación entre las jugadoras como es Futbolista ON. Sindicato al que sistemáticamente ningunean tanto LaLiga como una AFE cuya junta directiva, por cierto, sigue estando completamente dividida. ¿Tanto cuesta reunirse para buscar una solución a un artículo que es legal, pero en el que debieron limitarse los importes y dar libertad a los clubes para negociarlos?

Mientras todo apunta a que Ona Batlle podría regresar al FC Barcelona, Damaris Egurrola, al igual que su compañera Maite Oroz y la levantinista Eva Navarro, podrían tener una oferta del Real Madrid, quien como es sabido la temporada que viene ya utilizará la plaza del CD Tacón. Daramis y Oroz son fijas en los onces de Ángel Villacampa, técnico del Athletic, y lógicamente el club bilbaíno no quiere perderlas. Aunque, claro, de ahí a pedir, según el padre de Daramis, un millón de euros... "¿Cómo es posible que pidáis eso sabiendo lo que les pagáis?", respondió el ex pelotari, quien cifró en 24.000 euros brutos lo que gana su hija.

Las futbolistas afectadas tampoco discuten que la cláusula sea legal, pero sí la consideran desproporcionada y, por tanto, abusiva, pues fomentan que se incumplan las condiciones pactadas en los contratos. Lógicamente, es más complicado para un club pagar 500.000 euros que 50.000 por unos derechos de formación. Así se lo planteó un agente a la mencionada López, quien se limitó a contestar que había hecho la consulta a la FIFA y que sus servicios jurídicos le indicaron que no está regulado en este ámbito porque no lo vieron conveniente.

El papelón de Santi Nebot y Luis Gil

Desde la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF), de la que no forman parte Real Madrid, Barcelona y, sí, tampoco el Athletic de Bilbao, aseguraban al diario 'AS' que "este punto es para defender a clubes pequeños frente a los grandes, exactamente igual que ocurre en el convenio masculino. No se ha metido por ir contra el Real Madrid. Simplemente ha coincidido que se ha firmado el convenio con la entrada del Real Madrid". ¿Casualidad? Nada lo es cuando entre medias figuran nombres de ida y de vuelta como los de Santi Nebot o Luis Gil, de quienes nunca se sabe si vienen o si van, si siguen o se han ido, sobre todo cuando sabido es que en el trasfondo de todo lo que sucede en el fútbol español se encuentra la lucha de poder de Rubiales contra Tebas, con Aganzo primero con uno y luego contra el otro.

Lo decía Ainhoa Tirapu, portera y capitana del Athletic, cuando le preguntaron sobre si la entrada del Real Madrid en el fútbol femenino ayudaría a su desarrollo. "Sí. No era justo que una niña del Madrid no pudiera soñar con jugar en su club, que tiene suficiente masa social como para pensar en sus aficionadas. Ya se ha visto esta temporada todo lo que mueve". Sin embargo, añadió: "Aunque me preocupa la llegada del Real Madrid porque con nuestra filosofía la presencia de equipos fuertes económicamente nos puede afectar".

Sabido es y denunciado está por qué, cómo y para ayudar a quién entró Florentino Pérez en el fútbol femenino. Pero, claro, de ahí a querer echarle ahora la culpa al Real Madrid de una normativa que es legal, pero insostenible, es el recurso más fácil, además de falso. Pues lo que necesitan las futbolistas y el fútbol femenino español es justo lo contrario y precisamente lo que el Real Madrid le puede aportar: sostenibilidad.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios