¿Amenazas, chantaje, denuncias en comisaría? Las cloacas del fútbol español

El pasado 27 de abril, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, denunció en una comisaría de Policía al presidente de la RFEF, Luis Rubiales, de amenazarle y coaccionarle. De novela negra...

Foto: En primer plano Luis Rubiales, con Javier Tebas al fondo, en el Consejo Superior de Deportes. (EFE)
En primer plano Luis Rubiales, con Javier Tebas al fondo, en el Consejo Superior de Deportes. (EFE)

La historia parece sacada de una novela negra que bien podría haber escrito el malogrado Philip Kerr, autor de obras que versan sobre el oscuro mundo del fútbol, como La mano de Dios, Mercado de invierno o Falso nueve. Aunque los timoratos habituales -y no digamos ya los vendidos de siempre- tienden a poner al mismo nivel a los adversarios para así aparentar ser ecuánimes, lo cierto es que la cruzada de Luis Rubiales contra Javier Tebas -no lo duden, auspiciada por Florentino Pérez- está llevando al fútbol español a una situación de juego sucio, en la que lo más recurrente es hablar de guerra, aunque las hostilidades solo llegan de una de las partes.

Ya lo dijo 'Rubi' durante un desayuno en el que, más que diamantes, soltó unas cuantas perlas. "¡Hay que pararle los pies a Tebas!", espetó el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) durante su discurso tan vacío de contenido como lleno de ese patético buenismo tan de moda entre los políticos. Desde que el ex presidente del sindicato de futbolistas AFE llegó como llegó al despacho de Villar en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, su único objetivo ha sido intentar dinamitar todo lo que funciona al amparo de LaLiga, incluido el fútbol femenino. Eso sí, después de garantizarse un buen sueldo y pagar los servicios prestados.

A base de decisiones populistas, como una Copa del Rey que sigue sin ser pura o una Supercopa de España a cuatro, posiblemente en enero y en Arabia Saudí. Sí, él que tanto decía pensar en los futbolistas y en los aficionados cuando, de nuevo dirigido por Florentino, se opuso al famoso partido de Miami. Por no hablar de cuando acusó a Tebas de "ver el fútbol solo como un negocio", cosa que es verdad, aunque él es igual o incluso peor. De ahí en querer llevarse a Arabia a Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia y, por supuesto, el Real Madrid, que se cuela en la nueva Supercopa sin ser finalista de Copa y, posiblemente, como tercero en LaLiga. Y todo esto, cómo no, con el apoyo de AFE, que sigue comiendo en su mano, aunque, paradójicamente, la que da de comer al sindicato sea la de Tebas....

Claro que en su disparatado camino, Rubiales se ha topado con la figura del presidente de LaLiga, a quien Florentino tiene puesto en búsqueda y captura desde que sacara adelante la venta centralizada de los derechos de televisión que tanto ha beneficiado a todos los clubes, y no solo a los dos grandes, curiosamente los únicos que votaron a favor de las propuestas de la RFEF. Después de perder todas las batallas en los tribunales deportivos, 'Rubi' parece que ha bajado al barro, el terreno que más le gusta y en el que mejor se desenvuelve.

Javier Tebas, a la izquierda, y Luis Rubiales, durante una reunión en el Consejo Superior de Deportes. (CSD)
Javier Tebas, a la izquierda, y Luis Rubiales, durante una reunión en el Consejo Superior de Deportes. (CSD)

Rienda sabe cómo se las gasta 'Rubi'

Así, el pasado 27 de abril, justo antes de una reunión en el Consejo Superior de Deportes (CSD), el presidente de la RFEF retuvo unos segundos a su homólogo de LaLiga en la antesala a la de reuniones. ¿Para qué? La versión de Tebas es Rubiales le amenazó con filtrar informaciones graves sobre su persona si no llegaban a acuerdos sobre los principales asuntos que están sobre la mesa, tales como la potestad sobre el 'naming' de la competición liguera, los horarios o la explotación comercial del balón. El encuentro fue breve, pero, según testigos presenciales, Tebas entró en sala con el rostro desencajado y durante la reunión utilizó la palabra "chantaje" al referirse a Rubiales, algo que tampoco sorprendería a la Secretaria de Estado para el Deporte, María José Rienda, quien estaba 'escoltada' por su director general, Mariano Soriano, y su directora de Gabinete, Conchi Bellorín, y ya sabe cómo se las gasta Rubiales, tal y como contamos en El Confidencial.

Sin embargo, y como tampoco podía ser de otra forma, desde la RFEF aseguraron al diario 'El País' que el encuentro entre Rubiales y Tebas no fue a solas, sino que había otros participantes de la reunión en la puerta que no escucharon ningún tipo de amenaza o coacción. Vamos, que entonces tampoco oirían el "eres un mafioso" con el que el presidente de LaLiga le respondió a su jefe mientras ambos se disponían a entrar... Efectivamente, no deja de ser la palabra de uno contra la de otro, pero resulta revelador, además de ridículo, que Rubiales siempre vaya acompañado de abogados, y especialmente de su responsable de 'compliance', Tomás González Cueto, y ex miembro del Tribunal Administrativo del Deportes (TAD). Sobre todo porque el presidente de la RFEF presume de ser jurista, por la Universidad de Elche, aunque curiosamente durante la carrera residiera en Madrid... ¿Será su título tan falso como el máster de David Aganzo, su sucesor al frente de AFE?

Imagen de una reunión del TAD, con Andreu Camps y Tomás González Cueto, ahora con Rubiales. (EFE)
Imagen de una reunión del TAD, con Andreu Camps y Tomás González Cueto, ahora con Rubiales. (EFE)

Pero, sigamos. Al término de la reunión, Rubiales declaró que "ha habido cuestiones desagradables que prefiero pasar por alto". Lo admitió con su habitual buenismo, aunque en su caso podemos calificarlo directamente de cinismo. A diferencia de lo que en él suele ser habitual, Tebas se escabulló de los micrófonos y se marchó directamente a una comisaría de Policía, donde denunció a 'Rubi' de amenazarle y coaccionarle. Se supone que lo haría como medida preventiva, por si en los días venideros salían algunos trapos sucios, pues tampoco tiene ninguna prueba.

Por acabar por donde empecé. Tal y como escribió Phillip Kerr, "en el fútbol no se puede jugar bajo los focos sin que haya sombras", y el problema del fútbol español es que Rubiales quiere los focos, cuando mejor nos vendría a todos que se mantuviera en la sombra. Como puede leerse en un riguroso informe de Palco23, en otro países el negocio vinculado al fútbol profesional está en manos de los clubes y no existe ninguna tensión institucional. Y eso que la solidaridad es muy inferior a la que en 2015 se estableció mediante el Real Decreto-Ley que regula la comercialización centralizada de las retransmisiones. Vamos, que lo que funciona, no se toca. Salvo que te lo quieras cargar, claro. Desde las cloacas del fútbol español, ¿verdad, Andreu Camps?

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios