UN HOMBRE CERCANO, CAMPECHANO Y SOCIABLE

La entrañable historia sobre Lorenzo Sanz que ha revelado una abuela madridista

El expresidente blanco ayudó a unos aficionados que habían recorrido cientos de kilómetros para conocer el Santiago Bernabéu. Una mujer cuenta esta bonita historia

Foto: Lorenzo Sanz era un presidente temperamental, pero cercano y cariñoso (Reuters)
Lorenzo Sanz era un presidente temperamental, pero cercano y cariñoso (Reuters)

La muerte del expresidente madridista Lorenzo Sanz ha provocado miles de muestras de cariño y respeto desde todos los estamentos deportivos. Los aficionados del Real Madrid nunca olvidarán que fue el presidente que consiguió la séptima Copa de Europa después de 32 años de sequía, pero también se le reconoce su liderazgo y carácter paternalista con los futbolistas de aquella plantilla.

Pero Lorenzo Sanz era, además, un hombre muy cercano. Quienes lo trataron coinciden en calificarle como una persona temperamental pero, por encima de todo, campechano y sociable. Y así es como se le recuerda ahora en las redes sociales con una preciosa historia en la que se recuerda cómo ayudó a una anciana y a su grupo de amigos.

La ha contado en Twitter Salva Lizan, un aficionado madridista cuya abuela también es seguidora del club blanco. A finales de los años 90, la mujer tenía un novio que vivía en Jerez y que vino con un grupo de amigos a la capital de España para, entre otras cosas, conocer el estadio Santiago Bernabéu. Pero cuando llegaron al coliseum blanco, se encontraba en obras.

El hombre cercano y amable

Con las mismas se dieron media vuelta y se fueron a un bar que había en la esquina del propio estadio. Allí, casualmente, se encontraba Lorenzo Sanz charlando con un par de personas. La abuela no se lo pensó y, "con más miedo que vergüenza", se fue a por el entonces presidente madridista para explicarle la situación de sus amigos y que no habían podido ver el Bernabéu después de hacer tantos kilómetros.

El presidente se disculpó con sus interlocutores y dijo a la mujer y a sus amigos que le siguieran. Rodearon el estadio bajo una fuerte lluvia, hizo entrar al grupo por una puerta y dijo al responsable de seguridad que esas personas iban de su parte, para que pudieran entrar en el césped y ver el Santiago Bernabéu desde dentro.

La mujer, emocionada, dio las gracias a Lorenzo Sanz por su gesto y a día de hoy sigue recordando las palabras que entonces le dedicó el presidente del Real Madrid: "Todo el madridismo es mi familia, disfrutad". Hoy, más de veinte años después de aquella anécdota, la mujer sigue recordando a aquel presidente con todo el cariño del mundo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios