SON LAS EXCEPCIONES QUE CONFIRMAN LA REGLA

Vergüenza ajena o por qué hay futbolistas que no deben ser ejemplos para la sociedad

El desliz fotográfico de Isco no es nada comparable con la desobediencia de Jovic y la espantada de Higuaín, dos claros ejemplos de jugadores que se creen con patente de corso

Foto: Higuaín, tras ser sustituido por Sarri en un partido de la Juventus. (Reuters)
Higuaín, tras ser sustituido por Sarri en un partido de la Juventus. (Reuters)

"Los futbolistas no deberían ser un ejemplo para la sociedad, pero lo son". Así de claro y contundente fue Mauricio Pochettino en una entrevista concedida al diario 'El País' cuando era entrenador del RCD Espanyol. Según el argentino, "por la repercusión mediática, lo que exige y demanda la sociedad, hay que tener cuidado. El fútbol es tan popular que hace que un jugador tenga una trascendencia con unos niveles que superan lo normal". Guste o no, esta es la realidad y en gran medida por eso los futbolistas cobran lo que cobran. Y es que por algo se dice aquello de que el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes...

Al igual que el resto de deportistas, los futbolistas pasan estos días como todo hijo de vecino, que suele decirse y nunca mejor dicho. Recluidos en sus casas, cumpliendo el periodo de cuarentena decretado por el Gobierno tras declarar el estado de alarma a causa de la grave crisis sanitaria provocada por el Covid-19. En la mayoría de los casos, su comportamiento está siendo ejemplar. Algunos, como el madridista Vinícius, el realista Januzaj o el bético Bartra, se han apuntado al reto viral del tan codiciado papel higiénico. Messi ha sido uno de los últimos en sumarse al #10toqueschallenge y subió un vídeo en el que llega hasta 20. ¿Próximo papel higiénico de oro? A saber...

Vergüenza ajena o por qué hay futbolistas que no deben ser ejemplos para la sociedad

Sin embargo, hay futbolistas que no han dado buen ejemplo. Algunos, como el caso de Isco, sin pretenderlo. El madridista y su pareja, la actriz Sara Sálamo, colgaron en las redes sociales una foto en la que se les ve besándose con mascarillas. Con el título 'Amor en tiempo de coronavirus' y emulando una imagen de 1936, recibieron tal aluvión de críticas que tuvieron que retirarla. Su intención era buena, pues incluía una recomendación a todos sus seguidores con el hashtag #QuédateEnCasa y un mensaje pidiendo "demostrar quiénes y cómo somos. Sumar y no ningunear el trabajo de nuestros héroes los sanitarios, los cajeros de supermercados, los reponedores, repartidores, farmacéuticos y tantos otros que se exponen por y para nosotros". Da igual, su foto molestó y cometieron un error.

Serbia amenaza a Jovic con la cárcel

Aunque, para grave, lo que hizo otro madridista, Luka Jovic, denunciado por la Policía serbia por saltarse la cuarentena en su país. El delantero se marchó de Madrid horas después de que el club blanco la decretara por el positivo del jugador de baloncesto Trey Thompkins y abandonó el domicilio en que debía estar en aislamiento. Aseguró que había salido para ir a la farmacia, pero el diario 'Blic' informó de la fiesta de cumpleaños que la novia de Jovic celebró en Belgrado e incluso recoge acusaciones de la Policía serbia: "Jovic hizo algo muy estúpido. Dejó la cuarentena de Madrid y del club y, a pesar de todas las advertencias, regresó a Serbia".

Jovic, durante uno de los pocos partidos que ha disputado con el Real Madrid. (EFE)
Jovic, durante uno de los pocos partidos que ha disputado con el Real Madrid. (EFE)

El asunto ha llegado a la primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, quien ha llegado a decir que "tenemos ejemplos negativos de nuestras estrellas de fútbol que cobran millones e ignoran el autoaislamiento obligatorio al regresar a casa". También el presidente del país, Aleksandar Vucic, mostró su enfado con el delantero del Real Madrid. "Si abandona su apartamento, será arrestado", ha advertido, para añadir que "creo que se arrepiente de lo que ha hecho, pero le dejaré claro que la vida de nuestra gente es más importante que sus millones". Como puede comprobarse, el nexo de unión en todas las críticas son los millones que ganan los futbolistas, algo que les persigue y condiciona de forma viral. Millonarios prematuros, como les llamó Marcelo Bielsa.

Otro ejemplo pésimo es del Gonzalo Higuaín, quien ha dejado Turín para regresar a Argentina, con el riesgo que ello conlleva para sus compatriotas. El Pipita, en cuarentena como 121 personas más de la Juventus debido a los dos casos positivos en la plantilla, Rugani y Matuidi, abandonó el 'aislamiento voluntario' y se presentó en el aeropuerto de Torino Caselle, donde le esperaba un avión privado. La Policía le dejó viajar porque mostró los resultados negativos al test del Covid-19, aunque el avión no pudo llegar directamente a su país, pues los vuelos desde Italia están bloqueados. Viajó a Francia, luego a España y desde aquí hacia Sudamérica. ¿A qué espera el Gobierno español a cerrar su espacio aéreo?, es algo que la gente se pregunta.

Tiene razón Pochettino: "La sociedad se mueve, genera ídolos, aunque del mismo modo el fútbol es una plataforma sensacional para llegar a todo el mundo. No podemos evitar los desastres naturales, pero sí que podemos ayudar con según qué actos. Esta parte es muy bonita". Proféticas palabras del argentino para aplicar en estos momentos de aislamiento e incertidumbre. A falta del ejemplo de los gobernantes, ya saben, con un vicepresidente que se salta la cuarentena, pues su compañera padece de la pandemia, al menos que lo den los futbolistas. Y es que, como dijo Albert Einstein, "dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única".

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios