Dice sentirse engañado

La preocupación de Ronaldinho y cómo le piden que juegue al fútbol en la cárcel

El ex jugador del Barça intenta hacer una vida normal en la cárcel. Firma autógrafos en el patio y algunos ya le han pedido que se apunte a un torneo de fútbol. Intenta no venirse abajo por la situación

Foto: Ronaldinho, esposado y escoltado por la policía al interior de su celda en Paraguay. (Reuters)
Ronaldinho, esposado y escoltado por la policía al interior de su celda en Paraguay. (Reuters)

La justicia paraguaya es implacable con Ronaldinho. Ni la fama ni las presiones políticas que llegan desde Brasil están siendo capaces de flexibilizar las medidas tomadas por el fiscal y el juez después de acceder al país, junto con su hermano (Roberto de Assis Moreira), con pasaportes falsos. Los abogados del ex futbolista brasileño piden el arresto domiciliario y ofrecen una cantidad de 800.000 dólares. Imposible. La justicia paraguaya considera que hay riesgo de fuga y no cede con un caso mediático que se sigue investigando y se cobra más detenciones. Han sido arrestados otros tres funcionarios de la zona aeroportuaria que colaboraron en la entrada de Ronaldinho y su hermano con documentación falsa en el país sudamericano. Ya son 14 los imputados.

La vida de Ronaldinho en una cárcel de máxima seguridad en Asunción es dura. Pasa gran parte del día en la celda. Recibe visitas de sus abogados y otras como la de Carlos Alberto Gamarra (ex jugador del Atlético de Madrid e Inter de Milán e internacional con Paraguay), que revelan cómo se encuentra y está siendo el día a día de una estrella del fútbol. “Ronaldinho me dijo: ‘yo vengo de abajo, conozco el sufrimiento y lo único que me preocupa es mi mamá. El resto para mí. Yo soy hombre y tengo que aguantar todo lo que venga”, son las palabras de Gamarra a la emisora ABC Cardinal.

Firma autógrafos

Empieza a hacer vida como cualquier recluso, come el menú diario después de unos primeros días en los que rechazaba la alimentación (pan duro y mate cocido) y, cuando sale al patio, suele firmar autógrafos y pone una sonrisa. Le han pedido que se apunte a uno de los equipos de fútbol sala en donde se encuentran narcotraficantes, políticos y policías corruptos. Una semana después de que fuera detenido empieza a acatar las medidas penitenciarias en un caso que puede prolongarse en el tiempo y sigue el curso de una investigación que puede contemplar un delito de hasta cinco años de cárcel por uso de falsedad documental. Ronaldinho, de momento, está en prisión preventiva y el tiempo podría alargarse hasta los seis meses.

Es la vida de una estrella del fútbol que dice sentirse engañado con la invitación de una empresaria paraguaya (Dalia López) para realizar una serie de actos con una fundación de niños indigentes. De fondo se investiga una trama de corrupción y lavado de dinero. “Es tonto, no sabía que era delito”, es la postura que mantiene su abogado con el objetivo de dar a entender que no era consciente de que estaba utilizando pasaportes falsos.

Ronaldinho es el preso número 194 y su hermano, el 193. En la prisión hay un total de 195 reclusos. El primer día pasaron un reconocimiento médico. Los dos están en una celda (con televisión, radio y aire acondicionado) junto a un preso detenido por secuestro. Utiliza el baño comunitario, pero no pasa mucho tiempo con el resto de presos. Blas Vera es el director del centro penitenciario y ha dado algunos detalles de cómo se encuentra Ronaldinho: “No creo que participe en un partido de fútbol porque anímicamente no está bien”.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios