SORPRENDENTE RECORRIDO VITAL DEL CHINO

El fútbol moderno apesta, pero no es culpa de Gao Leilei ser el fichaje más turbio del verano

La Ponferradina confirmó esta semana que un acuerdo comercial con una aseguradora china incluía la incorporación de este centrocampista de 39 años. ¿De dónde sale? Esta es su historia

Foto: Momentos de la vida de Gao Leilei. (Montaje: EC)
Momentos de la vida de Gao Leilei. (Montaje: EC)

El 23 de julio de 2005, el Real Madrid de Vanderlei Luxemburgo disputó un amistoso de pretemporada contra el Beijing Guoan en el Estadio de los Trabajadores de la capital china. Incapaz de hilar jugadas en el embarrado terreno de juego, aquel Madrid de los Galácticos comenzó perdiendo 1-0 merced a un córner botado con precisión por Gao Leilei, pero acabó venciendo por 2-3 con un penalti marcado por Figo. Ocho años después, en septiembre de 2013, Gao y Figo volvieron a cruzarse sobre el césped en un partido de exhibición de antiguos jugadores: Real Madrid Leyendas contra el Old Boys Beijing.

Esta semana, más de catorce años después de aquel partido, Figo subía a su Facebook una foto en bañador mientras paseaba a su pointer Cala por una playa del Algarve mientras Gao Leilei, a sus 39 años, se convertía en la última y polémica incorporación de la SD Ponferradina.

La controversia está en que el fichaje del mediapunta forma parte de un acuerdo de patrocinio con la aseguradora china AIA Group. Tras hacerse un nombre en la liga de su país y pasar discretamente por las de Nueva Zelanda, Finlandia o Estados Unidos, Gao se retiró en 2011, pero decidió volver al fútbol cuatro años más tarde y escogió España para hacerlo.

Tras varias temporadas en Segunda B —en las filas de la UE Cornellà y el Jumilla FC— en las que apenas ha disputado 130 minutos, el futbolista ha dado un último salto para probarse en Segunda División, si es que llega a debutar.

Gao Leilei, atropellado por Thomas Gravesen en el amistoso de 2005. (Reuters)
Gao Leilei, atropellado por Thomas Gravesen en el amistoso de 2005. (Reuters)

Esta será, según ha declarado, su última parada como jugador, pero tal como está el fútbol y dadas las circunstancias que le rodean... cualquiera se lo cree.

¿De dónde sale?

Antes de recalar en Cornellà en octubre de 2015, la trayectoria del futbolista chino no es fácil de seguir. Aparece aquí y allá, alternando su faceta de futbolista trotamundos con la de filántropo benefactor de niños en la provincia de Sichuan, unas veces aún en activo, otras ya retirado. No cabe duda de que, durante las ocho temporadas (1998 a 2006) que disputó en la máxima categoría china, Gao Leilei llegó a ser bastante célebre.

Para el público, tan famoso como Sun Jihai, primer jugador chino en marcar en la UEFA con el Manchester City, y como Hao Haidong, considerado el mejor delantero de la historia de China.

"Gao Leilei es una leyenda para los fans del Beijing Guoan y en China le conoce todo el mundo", explica Sebastien Lucas, redactor francés especializado en China del magazine futbolístico 'Lucarne Opposée' que lleva siguiendo el rastro de Gao desde 2006. "Su mejor época fue en China, aunque lo hizo bien en la A-League de Nueva Zelanda con los Knights, también fue el primer goleador de la franquicia estadounidense Minnesota Stars", explica Lucas. "Creo que el tipo está realmente enamorado del fútbol, pero al mismo tiempo es un buen hombre de negocios y un embajador del fútbol chino".

Gao Leilei está enamorado del fútbol, pero también es un hombre de negocios y un embajador del fútbol chino

El experto francés define a Gao como un jugador de toque, muy bueno técnicamente y con un don especial para el balón parado. Su primera salida de China, para recalar en la liga neozelandesa, no obedece a motivos futbolísticos. Según publicaciones de la época, Gao comenzó a levantar alfombras en el fútbol chino y a denunciar que sin enchufe de por medio —o como lo llaman por allí, 'guānxi'— era imposible que un joven con talento llegara a jugar en los grandes equipos de la Superliga o en el combinado nacional.

Incluso se atrevió a dar nombres, una jugada que no le salió bien dado que Gong Jianping, un árbitro de la Superliga cercano a su familia, fue quien le ayudó a obtener su primera oportunidad en el Wuhan y acabó en la cárcel tras confesar que había recibido unos 370.000 yuanes (46.000 euros) en sobornos durante años. Tras el mecenas de Gao cayeron muchos otros árbitros y ejecutivos de la federación, todos condenados por amaño de partidos.

En medios locales, Gao adujo que este escándalo fue el detonante que le hizo salir del país donde era una estrella y convertirse en un futbolista trotamundos más. A decir verdad, otros medios también hablan de un futbolista rebelde que se enfrentó a menudo a sus compañeros más veteranos y a su entrenador en el Beijing Gouan. Sea como fuere, hizo las maletas y su primera parada fue Auckland.

Gao Leilei en la Superliga china. (JD)
Gao Leilei en la Superliga china. (JD)

"Yo no le fiché para el New Zealand Knights, pero sí para el Wellington Phoenix", explica a El Confidencial desde las antípodas Ricki Herbert, quien dirigió a Gao Leilei durante sus dos temporadas en la liga neozelandesa, donde jugó apenas 15 partidos entre ambos equipos y marcó un único gol. "A veces los jugadores no se adaptan bien a otro país", se excusa Herbert, "pero siempre le tuve en gran estima y le deseo todo lo mejor en su nuevo reto".

La errática trayectoria del mediapunta prosiguió por Finlandia y Estados Unidos, intercalada con idas y venidas a China, a equipos de cada vez menor categoría hasta que en 2011 anunció por fin que colgaba las botas. "Sé que decidió retirarse por los problemas de lesiones que arrastraba", dice Lucas. "Pero no tengo ni idea de por qué regresó: pensaba que había dejado el fútbol cuando antes de darme cuenta lo vi de nuevo jugando en el Cornellà".

Los años de su retirada

El periodo entre 2011 y 2015 es el más complicado de trazar, pero también el más fundamental para comprender el cambio que dio el enigmático fichaje de la SD Ponferradina.

En un perfil de Gao Leilei destacaban que era un futbolista "abstemio y no fumador"

Durante este tiempo Gao se marchó a las montañas de la provincia de Sichuan para ser maestro de educación física en escuelas rurales, financió la compra del primer autobús escolar del condado de Mabian Yi, ayudó a docenas de niños de la etnia uigur, construyó dos colegios (uno lleva el nombre de su padre y otro el de su hijo) y, en definitiva, logró que su faceta de benefactor se impusiera a la del futbolista conflictivo.

En un perfil suyo publicado en 2014 por 'China Daily' destacaban de Gao Leilei que era "abstemio y no fumador", algo que puede parecer sorprendente, pero que no era muy común entre los futbolistas profesionales chinos.

Gao en una de sus actividades con escuelas de fútbol infantil en China. (Wospac)
Gao en una de sus actividades con escuelas de fútbol infantil en China. (Wospac)

En 2013, la aseguradora AIA Group comenzó a interesarse estratégicamente por el fútbol. En primer lugar, patrocinando al Tottenham; en segundo, fomentando escuelas de fútbol infantiles donde los jóvenes chinos no tuvieran que elegir entre el deporte y la formación. En algunos de los actos realizados junto al equipo londinense en China —con la participación de algunos de sus antiguos jugadores como David Ginola—, el exmediapunta comienza a asomar la cabeza.

La faceta de Gao Leilei como hombre de negocios se amplió con otro importante patrocinador. Sina Sports, principal plataforma deportiva china y empresa de marketing le contrató como "embajador oficial" más o menos en la misma época en que decidió volver al fútbol. Cuatro años después de dejarlo y en un nivel mucho más competitivo que la segunda división china donde lo dejó.

Llegada a España

Aquella temporada 2015-2016, la UE Cornellà estaba luchando por alcanzar el 'playoff' de ascenso del Grupo III de Segunda B. Gao Leilei llegó a mediados de octubre, por lo que era imposible inscribirle hasta el mercado de invierno, pero Andrés Manzano, director general del club, ya dejó caer sucintamente en su presentación que el fichaje era "algo más que un tema deportivo, si no hubiéramos esperado a enero".

Hoy, Manzano matiza a El Confidencial que el mediapunta pekinés llegó a través de una empresa de marketing. "Venía a probar, vimos que tenía nivel para funcionar en los entrenamientos, teníamos una ficha libre y lo contratamos en el mercado de invierno", explica. "Hizo ese medio año, luego otra temporada y a mitad de la siguiente se marchó", dado que el club necesitaba cubrir esa ficha.

Manzano, Gao y Roger durante la presentación del chino. (UE Cornellà)
Manzano, Gao y Roger durante la presentación del chino. (UE Cornellà)

El director general del Cornellà añade que "a nivel interno de club no podemos valorar qué supuso a nivel económico, pero no recuerdo que haya traído patrocinadores al club o ingresos", solamente que "no era un futbolista que supusiera una carga económica fuerte, no sé si costaba dinero al club, pero lo teníamos dado de alta en la Seguridad Social".

Esta semana, la Ponferradina esgrimía como una de las razones para el fichaje de Gao la de poner al Bierzo en el mapa chino e intentar suplir la crisis provocada por la desaparición de la minería en la comarca. ¿Funcionará? En el club catalán no hubo demasiadas opciones de explotar esta vía. "Se planteó al principio hacer alguna gira por China, pero eso se nos quedaba demasiado grande", explica Manzano. "Al principio vino alguna televisión a hacer reportajes, pero nosotros no teníamos estructura de marketing para explotar nuestra imagen en China. Si no vendemos camisetas en Cornellà no íbamos a venderlas en China".

"Ojalá haberlo tenido con 28 años"

El entrenador que mejor conoce a Gao Leilei en su paso por España es Jordi Roger, hoy técnico de la Balompédica Linense y que durante tres temporadas le dirigió en Cornellà. Como otras fuentes consultadas para este artículo, a nivel personal solo guarda buenas palabras para el futbolista, aunque como técnico solo contó con él en cinco partidos oficiales de Segunda B, en los que disputó 93 minutos, además de torneos como la Copa Federación o la Copa Catalunya.

"Gao no es el mejor jugador de China, pero sí que es el más famoso", afirma Roger. "Aquel año estábamos compitiendo por subir y teníamos un bloque potente. Él había llegado de China pasado de peso, pero empezó a entrenar con nosotros, le gustó Cataluña y se quedó esos meses... luego se puso un 'planning' específico y para la temporada siguiente estaba mucho más delgado".

Pese al carácter peculiar de su fichaje, Gao nunca protestó por su falta de oportunidades ni trató de imponer su titularidad, 'au contraire'. Se mostraba feliz de estar en España y disfrutando de la vida de vestuario. "Es un tío muy cachondo, lo que pasa es que me parece que aún no sabe hablar español después de tanto tiempo aquí, nos comunicábamos en inglés", explica el entrenador. "Es un chico extraordinario, una persona maravillosa, un buen compañero... cada dos por tres traía desayuno, compraba calcetines para los jugadores, hacía barbacoas en su casa, es un tío muy de vestuario, aunque económicamente se lo puede permitir porque está bien posicionado".

Técnicamente es bastante bueno, le pega con las dos piernas; lo mismo te saca un córner con la derecha y otro con la izquierda

Les quedó la melancolía de ver que el jugador ya había pasado sus mejores años. "Si lo llegamos a recibir con 28 en vez de con 35 hubiera sido superimportante, porque calidad le sobraba", apunta Roger. "Técnicamente es bastante bueno, le pega con las dos piernas y lo mismo te sacaba un córner con la derecha y otro con la izquierda... ".

Pero para Gao no fue ninguna oportunidad perdida. De vez en cuando pedía permiso a su entrenador para atender diversos compromisos empresariales o promocionales, ya fuera en Londres (donde tenía una casa) o en China. "Pero era muy profesional, no solía faltar nunca a los entrenamientos y no se lesionaba".

Murcia, parque temático de la Superliga

La última escala de Gao Leilei antes de recalar en el Toralín fue reforzar en enero de 2019 al Jumilla, un paso lógico dado que las categorías inferiores de la región de Murcia se han convertido en un parque temático del futbol chino desde que el empresario chino Xu Genbao comprara el Lorca en 2015 y lograra llevarlo hasta la Segunda División. El publicista Li Xiang siguió sus pasos y se puso al frente del FC Jumilla, trayendo a Gao hasta la comarca del Altiplano. Otros como el UCAM Murcia también han extendido sus redes contratando a jugadores del país asiático.

Incluso el gran enemigo (declarado) de Gao Leilei en el mundo del fútbol, el entrenador Shen Xiangfu que le dirigió en el Beijing Gouan, que provocó su salida a Nueva Zelanda y que por vicisitudes de la vida acabó entrenando esos años al Atlético Museros de la regional preferente valenciana, a 185 kilómetros de Jumilla.

El interés por Gao Leilei en WeChat se disparó esta semana
El interés por Gao Leilei en WeChat se disparó esta semana

La temporada pasada del Jumilla fue calamitosa, con el equipo descendiendo a Tercera tras una eliminatoria contra el Real Unión de Irún y posteriormente a Primera Regional por un impago de 52.000 euros. Gao apenas disputó 37 minutos repartidos en cuatro partidos. Para colmo de males, dos de los jugadores chinos con los que contaba el Jumilla fueron detenidos recientemente (junto a otros cuatro compatriotas que jugaban en el Águilas y en el Pulpileño almeriense) por formar parte de una red que falsificaba certificados de residencia en Salamanca para atraer a estudiantes chinos a nuestro país.

Finalmente, cinco de los seis quedaron en libertad, pero nada de esto salpicó a Gao Leilei, que por esas mismas fechas ya estaba enfilando su llegada a Ponferrada como embajador del fútbol chino. En WeChat, el equivalente allí de WhatsApp, el número de conversaciones en torno a su figura aumentó un 312% en la última semana, indicando que aún genera cierto interés... aunque en total solo había 3.922 personas hablando del jugador.

Aunque Transfermarkt da para el futbolista un valor actual de 50.000 euros y que en algún momento previo a su retirada llegó a estar valorado en 200.000, Gao Leilei tiene el sorprendente registro de no haber costado jamás un duro a nadie. Siempre llegó gratis y se fue gratis. Tener un jugador que puede actuar como segundo punta o mediapunta, o como interior en un 4-3-3 sacando córneres con ambas piernas no tiene precio, pero es que además de su habilidad técnica, organizar barbacoas y regalar calcetines, el chino parece haber logrado que su nuevo club ingrese una cantidad que podría rozar el medio millón de euros, según 'La Nueva Crónica' de León.

Los clubes medianos y pequeños no pasan por un momento sencillo. La edad de oro se terminó y la temporada pasada en Segunda había nueve equipos con pérdidas, empezando por el Reus, que fue expulsado de la Liga en febrero. Este año, equipos de categorías inferiores como el Córdoba, el Arcos, el Olímpic de Xàtiva, el Plasencia, el Gerena o Los Barrios han logrado abonar sus deudas en el último minuto e inscribir a sus jugadores. Otros como el Écija Balompié o el Xerez no han tenido tanta suerte y están a un paso del precipicio.

En este contexto, las soluciones son complicadas y las medidas que antes parecían exóticas se antojan como algo deseable. Mucho más si vienen aderezadas con un simpático futbolista chino de 39 años que organiza barbacoas. Así está hoy el fútbol, la culpa no es de Gao Leilei, él solo es la consecuencia.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios