leilei gao, de 39 años

El raro fichaje de un chino en la Ponferradina para sacar de la crisis a El Bierzo

La Sociedad Deportiva Ponferradina justifica el fichaje del veterano jugador chino, Leilei Gao, como una oportunidad de tener visibilidad por la crisis de la comarca con la mineria

Foto: Leilei Gao posa con la camiseta de la Ponferradina en El Toralín. (vía SD Ponferradina SAD)
Leilei Gao posa con la camiseta de la Ponferradina en El Toralín. (vía SD Ponferradina SAD)

Con el argumento de la crisis que asola al sector de la minería en El Bierzo, el presidente de la Sociedad Deportiva Ponferradina justifica el fichaje de un futbolista chino dentro de una acuerdo de patrocinio. Hay que sacar dinero debajo de las piedras. Nunca mejor dicho en esta zona leonesa donde el sector de la minería del carbón entró en decadencia. Para salir del agujero se recurre al mercado chino y al escaparate que puede ser tener un futbolista de este país en la segunda división del campeonato español. Leilei Gao es el nombre de la discordia en Ponferrada. Se empieza a extender por diferentes comarcas de Castilla y León. El club decano de esta Comunidad está en boca de todos por el territorio español y ya empieza a trascender fuera de nuestras fronteras.

Si es por el efecto publicitario y mediático se puede decir que lo han conseguido. Fichar a un chino siempre es una garantía de tener pendientes a millones de aficionados de un país con casi 1.400 millones de habitantes que quiere ver a sus paisanos en las mejores Ligas del mundo. En España, más concreto en Barcelona, ya tienen a uno. Wu Lei (27 años) juega en el Espanyol y es un futbolista que demuestra tener nivel. Tiene habilidad, talento y velocidad. No se puede decir lo mismo o, por lo menos, hay que sospechar de la maniobra que realiza la Deportiva Ponferradina.

Un nivel dudoso

Leilei Gao tiene 39 años y da la sensación de que es una imposición del nuevo patrocinador chino que entra en la Sociedad Deportiva Ponferradina. Una exigencia y una posible carga para el entrenador Jon Pérez Bolo. Aunque el presidente, José Fernández Nieto, niega que el acuerdo incluya que tiene que jugar sí o sí. Los entrenamientos dirán si es un enchufado o está capacitado para jugar en Segunda división. La duda es razonable cuando se repasa el historial del veterano fichaje. No solo por los 39 años sino porque en los últimos años apenas ha jugado. Su último equipo ha sido el Jumilla murciano, donde llegó en enero y tan sólo disputó 93 minutos en la Segunda división B. Antes pasó por otro equipo español de la categoría de bronce: la UE Cornellà. Jugó tan solo 37 minutos. El panorama es más pesimista cuando cuentan que ha estado cinco años lesionado. En los inicios de su carrera despuntó en el Beijing Baxi y puso rumbo para jugar en las ‘potentes’ ligas de Finlandia y Nueva Zelanda. Incluso probó en la estadounidense con el Minnesota Stars.

Su hoja de presentación es poco alentadora y por ello ya hay aficionados que ponen el grito en el cielo y paisanos de El Bierzo que no entienden nada por mucho que se les diga, desde el club leonés, que Leilei Gao viene gratis, no va a costar un euro y es para seis meses. Si lo hace bien puede prolongar su contrato hasta 2020. Lo importante, lo verdaderamente trascendental está en el dinero que paga ese patrocinador para meter al veterano jugador en el acuerdo comercial con un patrocinador chino que dice que dará visibilidad a El Bierzo. Desde el club se dice que es una oportunidad “muy grande” para abrirse al mercado chino y se hace referencia a la pasión por el fútbol en el gigante asiático. “Hay que buscar ingresos atípicos”, reconocen en la Sociedad Deportiva Ponferradina.

Habrá que preguntarle al entrenador, Pérez Bolo, y los jugadores de la Ponferradina que les parece que un chino esté en la plantilla como parte del paquete de un acuerdo de patrocinio. Si los méritos futbolísticos le han llevado hasta aquí o va a tener algún tipo de privilegios solo porque el que paga tiene la necesidad o el capricho de que Leilei Gao tenga visibilidad en China. Un caso más de la crisis que vive el fútbol español cuando se deja en manos de los capitales extranjeros que imponen sus normas. Lo están viviendo en Valencia, en otra dimensión, con la venta del delantero Rodrigo Moreno a espaldas del entrenador, Marcelino, y Mateu Alemany, el director general. Desde Singapur, el dueño Peter Lim, ha visto la oportunidad de hacer negocio y pasa por encima de los responsables en la parcela deportiva.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios