cobrará 14 millones de euros

Por qué Rafa Benítez no es valorado en España y tiene que marcharse a China

A sus 59 años se tiene que marchar a China uno de los entrenadores con mejor formación y experiencia. Rafa Benítez abandona Inglaterra y en España nadie se acuerda de él. Ni la Federación

Foto: El entrenador español, Rafa Benítez, deja el Newcastle para marcharse a la Superliga China. (Efe)
El entrenador español, Rafa Benítez, deja el Newcastle para marcharse a la Superliga China. (Efe)

Rafa Benítez es uno de esos entrenadores que han sido poco valorados en España. Incluso desprestigiado cuando se le calificaba de demasiado estudioso, táctico y aburrido. Siendo hombre de la casa, salió mal del Real Madrid, por la puerta de atrás y ahora sorprende que no haya sonado para regresar a España o, al menos, haya sido una opción para sustituir a Luis Enrique. Está libre. Un fichaje a coste cero. Se trata de uno de los entrenadores con más éxito, mejor formación y experiencia del fútbol internacional y se marcha a China con un sueldo de unos 14 millones de euros.

Rafa Benítez ha descartado más incumplimientos de proyectos y jugadores vanidosos, encontrando en la Superliga China su jubilación de oro. Se desvincula del Newcastle después de tres temporadas en las que consiguió ascender al equipo de las ‘urracas’ a la Premier League. Su ambición por hacer un proyecto más fuerte, que suponía un mayor gasto, chocó con los intereses del dueño. Las discrepancias con Mike Ashley provocan la ruptura y el técnico madrileño abre un nuevo horizonte en su carrera profesional. El grupo Wanda, conglomerado empresarial chino que pone nombre al estadio del Atlético de Madrid, lo quiere como mánager para impulsar un proyecto más global en el Dalian Yifang. El caché de Benítez es elevado, como se puede comprobar con el sueldo que va a cobrar en China. Doblará los casi 7 millones de euros que ganaba en el Newcastle, según Sky Sports.

[El plan de Iker Casillas con el Oporto]

El entrenador que se marchó del Real Madrid, en enero de 2015, sin hablarse con Florentino Pérez ni Cristiano Ronaldo y tiene un curriculum que pocos técnicos pueden presentar se ilusiona con crear un proyecto nuevo en China en el que tenga amplios poderes de decisión. Rafa Benítez ha sido uno de esos entrenadores modernos en épocas en los que se miraba con recelo la figura de los técnicos metódicos. Un profesional meticuloso en el trabajo táctico y la preparación física, que no congenió desde el primer día de la pretemporada con Cristiano Ronaldo por corregirle algunos movimientos en los que quería perfeccionar otro sistema de juego. Vino a remplazar a Carlo Ancelotti, querido en el vestuario blanco y en especial por el portugués, por dar libertad a los jugadores y el éxito de ganar la Champions en Lisboa al Atlético de Madrid.

Ninguneado por Cristiano

El Real Madrid necesitaba otro “impulso”, como justificó Florentino Pérez, para cambiar los malos hábitos de un equipo que tenía dificultades en la parcela física. Con Ancelotti, los jugadores acabaron relajándose. Benítez llegó para hacer un equipo más sólido y recuperar el sacrificio y el esfuerzo colectivo en un momento donde aparecían los celos de Cristiano con Bale por creer que el galés tenía privilegios del entrenador y el presidente. Benítez lo tuvo muy difícil. Su tumba, al margen de no conectar con algunas estrellas del vestuario (entre ellas también estaba James), se produjo con la eliminación en la Copa del Rey por alineación indebida de Cheryshev en Cádiz y la goleada contra el Barcelona en el Bernabéu (0-4). Los pitos de la grada lo sentenciaron y Florentino se la jugó con Zidane. El francés, cuestionado por su falta de experiencia, dio con la tecla.

Los chinos se llevan uno de esos entrenadores que se le puede calificar de sabios por la diversidad de vestuarios que ha tratado, los egos a los que ha hecho frente, pulsos con los poderosos presidentes, aficiones exigentes... Aún así, el palmarés refleja una Champions (Liverpool), dos Ligas (Valencia), una Supercopa de Europa (Liverpool), dos Ligas Europa (Valencia y Chelsea), dos Supercopas de Italia (Inter y Nápoles), un Mundial de Clubes (Inter), una Copa de Italia (Nápoles), una FA Cup (Liverpool) y una Community Shield (Liverpool). El final de Rafa Benítez en Inglaterra, con esta dilatada trayectoria, coincide con el relevo en el banquillo de la Selección española con la baja de Luis Enrique y la apuesta de la Federación por su segundo, Robert Moreno. Una ocasión que nos puede llevar a preguntarnos por qué el presidente Luis Rubiales no tiene en su agenda a un entrenador con más experiencia, tipo Rafa Benítez, y deja a España bajo la dirección de un técnico que estaba en un segundo plano.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios