El agente que llevó a Casillas del Madrid al Oporto, condenado a cuatro años de cárcel
  1. Deportes
  2. Fútbol
Estafó a su socio y se quedó con la comisión

El agente que llevó a Casillas del Madrid al Oporto, condenado a cuatro años de cárcel

La Audiencia Provincial de Palma entiende que Santos Márquez, que llevó al antaño portero blanco a Portugal, cometió un delito de estafa agravada y apropiación indebida en la operación

placeholder Foto: Santos Márquez, agente de deportistas, a su llegada a la Audiencia de Palma. (EFE)
Santos Márquez, agente de deportistas, a su llegada a la Audiencia de Palma. (EFE)

La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha condenado por un delito de estafa y apropiación indebida al agente de futbolistas, Santos Márquez, por la operación que llevó al ex portero del Real Madrid, Iker Casillas, al Oporto en el año 2015. Casillas dejó el club de su vida después de verse sin oportunidades en el primer equipo, por lo que se aventuró en la búsqueda de nuevos retos profesionales.

El tribunal considera ahora que el acusado engañó a un empresario mallorquín, Jorge Sastre, con quien se asoció para intermediar en la operación. Santos Márquez se apropió de todo el porcentaje que les correspondía tanto a él como a su socio, por lo que no le repartió un solo euro. Márquez tenía un acuerdo en vigor con la sociedad Mallorca Viva S.L. para llevar a cabo su labor como intermediario.

Se presentó como agente libre

El empresario Jorge Sastre actuaba como socio capitalista y financiaba las actuaciones de Márquez. El acusado intervino en el fichaje de Casillas bajo el paraguas de esta empresa. Sin embargo, Santos Márquez decidió engañar a su socio y le hizo creer que el futbolista acabaría en Estados Unidos, por lo que cerró la operación con el Oporto, al que se presentó como agente libre, a través de la creación de otra empresa en la que él era el socio mayoritario, destinando a ella la comisión resultante.

El juez decreta cuatro años y un día de cárcel por un delito de estafa agravada y apropiación indebida. La sentencia de la Audiencia, que se puede recurrir ante el Tribunal Supremo, impone también a Márquez la obligación de indemnizar a la víctima con más de 200.000 euros, de los que quedan pendientes el pago de 115.000.

Iker Casillas Oporto
El redactor recomienda