LE ACONSEJARON IRSE A INGLATERRA

Monchi se hace el sordo y volverá a gastar 2.000 euros al mes de teléfono en Sevilla

El nuevo director general del club blanco tendrá la última palabra en su gestión y su contrato tiene carácter indefinido, reconoce que el proyecto del club blanco está por encima de otros muy importante

Foto: Monchi, máximo responsable de la secretaría técnica del Sevilla. (EFE)
Monchi, máximo responsable de la secretaría técnica del Sevilla. (EFE)

Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi (50 años), vuelve al Sevilla para gozo de miles de sevillistas, que celebran su retorno como si fuese un título. Cuando dicen que el viejo club de Nervión “está bendecido”, puede que tengan razón. Y es que el Sevilla andaba en la curva baja del terraplén, cayéndose. Cesaron a Pablo Machín, el entrenador, Joaquín Caparrós se hizo cargo del banquillo y el conejo que se sacó de la chistera Pepe Castro, el presidente, ha sido memorable: Monchi. El Mago de San Fernando está de vuelta y viene, según dice, para hacer crecer al Sevilla desoyendo ofertas de Inglaterra y consejos de gente (de fuera de Sevilla) que no hiciera ahora parada en Nervión, pero el club le ha dado manos libres y riendas para todo... y Monchi ha vuelto.

El paro de Monchi ha durado menos de dos semanas, desde que a principios de marzo anunciase su dimisión como director deportivo de la Roma, por discrepancias con James Pallota, el propietario del club. Monchi adujo este lunes, durante su presentación como sevillista, que “el dueño del club iba en diferente dirección a la mía y era mejor dejarlo”. El lunes pasado, vísperas del viaje a Praga, José Castro llamó a Monchi y le preguntó si estaba dispuesto a regresar. Castro se llevó una sorpresa agradable, porque el 'león de San Fernando' mantuvo una excelente predisposición. Le llamaron sucesivamente José María Cruz, director general de la entidad; Jesús Arroyo, subdirector general, que le hablaron de números y proyectos. Castro habló de nuevo con Monchi durante varias veces más. Hasta que el ejecutivo le dio luz verde para la firma. El Sevilla ha aceptado todas las condiciones de Monchi, en dinero y en ambiciones. Y, tal y como reconoce el de San Fernando, “he valorado un proyecto que me ha presentado el Sevilla y aseguro que va más allá de lo que me dice el corazón, pues está por encima de otros proyectos deportivos muy importantes”.

Director general con mando en plaza

El Sevilla no ha escatimado en gastos para traer de vuelta al que es considerado el mejor director deportivo del mundo. De momento, Monchi será director general deportivo, puesto equiparable al director general del club, cargo que ostenta José María Cruz, la persona que tenía la llave en todas las decisiones, tanto deportivas como económicas. Monchi tendrá libertad absoluta para decidir. Su palabra será la última. Él tendrá plena atribución en los fichajes, sean altas o bajas, y también el responsable de la llegada de un nuevo entrenador para su proyecto, que comenzará el 1 del mes próximo.

Monchi en la presentación con el Sevilla. (EFE)
Monchi en la presentación con el Sevilla. (EFE)

Hemos sabido que Monchi ha estado hablando con diversas personas, muchos amigos, otros conocidos. Ha reconocido el directivo que “muchos de fuera me aconsejaron que aplazase mi regreso al club de Nervión”. En Sevilla, los sevillistas, lo han celebrado por todo lo alto. El rostro del Sevilla se ha destensado y todos miran ahora el futuro inmediato con más tranquilidad. Volvió un hijo pródigo que en la última década llenó de títulos las vitrinas del club.

Habló con Del Nido

Uno de los que han hablado con Ramón Rodríguez Verdejo es José María del Nido, ex presidente de la entidad sevillista que, como uno de los principales accionistas de la centenaria entidad, tiene tres puestos en el Consejo. Del Nido ha bendecido la llegada de Monchi. Joaquín Caparrós, su predecesor, ahora entrenador del primer equipo, ha hablado con él un par de veces y la sintonía es máxima, según reconocen ambos.

En el Sevilla, la tranquilidad reina y hasta cierto punto tapona la euforia. El lema “Monchi, uno de los nuestros”, vuelve a cobrar vigor. Ramón Rodríguez, abogado, autodidacta y emprendedor, es un tipo que nunca baja la guardia, “un fatiga del trabajo”, reconocen sus allegados; alguien que no tiene horas cuando se trata del Sevilla. Y con una filosofía muy particular, clave de su éxito: su implicación. “Si la mujer de un futbolista o un hijo se encuentran enfermos, allí está Ramón con un médico para solucionar el problema”, asegura un amigo del de San Fernando. Monchi está convencido que un jugador rinde más en el campo y tiene estabilidad emocional y equilibrio en su entorno.

El presidente del Sevilla FC, José Castro (i) junto a Ramón Rodríguez Verdejo 'Monchi'. (EFE)
El presidente del Sevilla FC, José Castro (i) junto a Ramón Rodríguez Verdejo 'Monchi'. (EFE)

Bebedor casi compulsivo de cocacolas, fumador empedernido para calmar los muchos momentos de tensión al cabo del día, el teléfono de Monchi echa humo la mayoría de las veces (gasta entre 1.500 y 2.000 euros al mes en teléfono). Habla perfectamente italiano, francés e inglés (hace años estuvo cuatro meses realizando un máster en gestión deportiva en un prestigioso college de Londres). Tiene una ascendencia especial con los agentes más agresivos. Y a su llamada, los futbolistas más importantes se cuadran. Monchi tiene una bien ganada credibilidad y respeto en el capitalizado mundo del fútbol.

Una vez que salió con algunas cajas destempladas de Roma, el destino del ejecutivo isleño parecía la Premier League, más en concreto el Arsenal de su amigo Unai Emery. Pero ante la sorpresa de muchos, Monchi se hizo el sordo y viró a querencia: Sevilla, Andalucía. Aquí se encontrará con un club de más de casi 220 millones de presupuesto, una ciudad deportiva muy remozada, con un campo de fútbol llamado “Jesús Navas”, instalaciones de primer nivel, con restaurante que sirve comida para un centenar de futbolistas y empleados. En el plano deportivo, las renovaciones de Sarabia, Ben Yedder y Banega, tres jugadores claves de este Sevilla, que quiere conseguir un lugar para la Champions. Un nuevo entrenador… Monchi, que se autocalifica de gestor ambicioso, no piensa descafeinar su reto. Con su peculiar humor gadita, regresa a casa, su casa, el Sevilla. Y aterriza con mucho más poder, su perro 'Piña' (con el que viaja a casi todos lados) y las manos libres.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios