SU PRESIDENTE, ROMAN ABRAMOVICH, ES JUDÍO

El Chelsea quiere mandar a sus aficionados racistas a visitar Auschwitz

El equipo londinense quiere acabar con los cánticos y comportamientos racistas de sus seguidores con cursos de reeducación

Foto: La entrada al campo de Auschwitz, en Polonia (Reuters/Kacper Pempel)
La entrada al campo de Auschwitz, en Polonia (Reuters/Kacper Pempel)

Los cánticos y actitudes racistas de los aficionados del Chelsea son conocidos en toda la Premier League. Muchos de sus aficionados han sido expedientados por el club y han recibido sanciones de hasta tres años sin poder entrar en su estadio, Stamford Bridge. Ahora, el equipo londinense quiere ir más allá sustituyendo esas prohibiciones por cursos de reeducación… en Auschwitz.

El racismo no es un asunto baladí en el Chelsea, sobre todo teniendo en cuenta que su propietario, Roman Abramovich, es judío. Por eso, cuando Álvaro Morata llegó a los ‘blues’ en 2017 procedente del Real Madrid, la canción que le prepararon sus aficionados no sentó nada bien en las oficinas del club.

Los cánticos levantaron polémica y hasta el propio jugador pidió que se cambiaran. Los aficionados modificaron la letra. Del original "Alvaro, he has come from Real Madrid, he hates the fucking yids", que se traduce como "Álvaro ha venido del Real Madrid y odia a los putos judíos", se ha pasado a "Álvaro, wowowo, he came from sunny Spain and he's better than Harry Kane". O, lo que es lo mismo: “Álvaro, wowowo, ha venido de la soleada España y es mejor que Harry Kane".

Cursos de reeducación en Auschwitz

El presidente del Chelsea, Bruce Buck, explica a The Sun los objetivos que persiguen con este cambio: “Antes se expulsaba a los aficionados, pero no cambiaban su comportamiento. Esta política les dará la posibilidad de darse cuenta de lo que han hecho, para hacer que se quieran comportar mejor”.

Los aficionados del Chelsea, en acción (Reuters/Andrew Couldridge)
Los aficionados del Chelsea, en acción (Reuters/Andrew Couldridge)

Para Buck, “podemos prohibir su entrada en el estadio o los aficionados pueden pasar tiempo con nuestro personal entendiendo qué han hecho mal. Es difícil actuar contra un grupo de 50 ó 100 personas cantando, pero cuando se trata de grupos pequeños o individuos, podemos actuar”.

Uno de los grandes rivales del Chelsea, el Tottenham, es un equipo vinculado históricamente a la comunidad judía y ha sido objeto de numerosos cánticos antisemitas no sólo por parte de los aficionados del Chelsea, sino también de otros equipos de la capital como el West Ham

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios