ahora la champions es la "hostia"

La estrategia del Real Madrid para olvidar la Liga y no poner en riesgo la Champions

Florentino Pérez y Zidane quieren borrar de la cabeza de los jugadores la decepcionante Liga para que no les afecte en la final de la Champions y el ambiente sea lo más positivo

Foto: Zidane, sonriente, antes del último partido de Liga del Real Madrid en el Bernabéu contra el Celta. (EFE)
Zidane, sonriente, antes del último partido de Liga del Real Madrid en el Bernabéu contra el Celta. (EFE)

El Real Madrid activa la estrategia de la ‘FeliZidane’ para limpiar las cabezas de los jugadores y eliminar toda la frustración y decepción que ha producido la Liga. Es necesario que el vestuario abra las ventanas y entre aire fresco porque los dirigentes y el entrenador se han dado cuenta de que el pesimismo tras la derrota contra el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, en el que volvieron a quedar señalados los futbolistas menos habituales, no pueden enturbiar el gran reto que tienen por delante. La final de la Champions ha ido quedando en un segundo plano por culpa de una mala Liga y la diferencia de 18 puntos con respecto al Barcelona. Florentino y Zidane han detectado el pesimismo en el ambiente y necesitan recordar que el Real Madrid va a jugar su tercera final de la Champions consecutiva y puede ganar la cuarta en cinco años. Este es el menaje y la consigna que se ha trasladado al vestuario de los jugadores y que hay que recordar a los aficionados para borrar en estas dos semanas que quedan hasta el partido contra el Liverpool esa sensación de fracaso que ha dejado la Liga.

Zidane ha hablado con todos los futbolistas para reforzar su confianza en el grupo, dejarles claro que todos están en el mismo barco y hacerles ver el mérito que tiene volver a jugar una final de la Champions. El entrenador del Real Madrid, incluso, está arrepentido por haber dicho públicamente que es más difícil ganar la Liga que la Champions y ha querido poner en valor lo conseguido en las eliminatorias contra el Paris Saint Germain, Juventus y Bayern de Múnich. Zidane ha rectificado ante sus jugadores y los medios de comunicación porque, en la rueda de prensa antes del último partido de Liga en el Bernabéu de la temporada, se ha visto obligado a decir que “el otro día dije que la Liga es complicada, lo más difícil, pero la Champions es la hostia. Es algo que todo el mundo quiere”. Mensaje contundente y rectificación del hombre que tiene que recuperar la motivación y toda la energía en una plantilla que se ha quedado con la sensación de haber hecho una Liga malísima.


Pero no está todo perdido y queda lo mejor. Hay que llegar a la final de Kiev, el día 26, con la cabeza despejada y sin la mochila que ha supuesto no estar a la altura de la competición de la regularidad. Zidane aprieta la tecla que mejor conoce y más resultados le ha dado: cambiar el chip en las cabezas de los futbolistas para que sientan la oportunidad única que tienen de hacer historia si ganan la Decimotercera. Zidane ha querido asumir su culpa en la Liga, por encima de los jugadores, dejando claro que puede que no haya sabido motivar ni dar más minutos a lo que se llama segunda unidad y eso les ha hecho más difícil rendir cuando les ha tocado jugar. A todos les ha dicho que ya hay que pensar en positivo y no distraerse con lo que se habla fuera entorno a Neymar y otras cuestiones de futuro. Lo más importante es la final para llegar con la concentración máxima, motivación y energías para ganar al Liverpool. El éxito les espera en Kiev. Este es el mensaje de automotivación y refuerzo en lo que se considera una plantilla ganadora.

Neymar, en el banquillo, vestido de paisano tras regresar de Brasil a París. (EFE)
Neymar, en el banquillo, vestido de paisano tras regresar de Brasil a París. (EFE)

Prohibido hablar del futuro

Sólo hay que pensar en ganar la Champions, que es el mejor título de la temporada, aunque antes tienen una oportunidad de despedirse con una victoria en el Bernabéu en el partido de Liga contra el Celta. Hay que recuperar el optimsmo, las buenas sensaciones, alegría y el espíritu de ambición para seguir haciendo histroria. Olvidarse de todo lo malo, centrarse en lo positivo, lo que se ha hecho bien en los meses anteriores, sobre todo en la Champions, estar unidos y hacer un último esfuerzo que les puede dar la gloria. En esta dirección va el mensaje del entrenador y del club para recuperar la moral y el ánimo que haya podido quedar tocado en la plantilla y no aparezcan las desconfianzas o inseguridades.

Zidane no quiere hablar de nada de futuro hasta que no pase la final. Lo ha dejado bien claro. Como Florentino también está pendiente de lo que suceda en Kiev para saber a qué atenerse porque en una primera valoración se tiene claro que hay jugadores que necesitan salir para jugar más minutos o que hay casos especiales de otros que han perdido la condición de titulares. Pero está prohibido hablar de asuntos extradeportivos porque lo que hay en juego es, ni más ni menos, que salvar la temporada con la tercera Champios consecutiva.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios