NI FLORENTINO NI RAMOS ESTABAN AL CORRIENTE

La venganza de Zidane para no hacer el pasillo al Barcelona en el Camp Nou

El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, no avisó al presidente ni al capitán de una de una postura que es tajante y que se justifica por los ataques del pasado desde Barcelona

Foto: Zidane durante el choque entre Real Madrid y Atlético de Madrid. (EFE)
Zidane durante el choque entre Real Madrid y Atlético de Madrid. (EFE)

Zidane soltó una bomba antes de la disputa del derbi más propia de un entrenador del perfil de Mourinho que a lo que nos tiene acostumbrados por su mesura y tono conciliador. Decidió de forma unilateral que, llegado el hipotético caso de que el Real Madrid tuviera que hacer pasillo al Barcelona en el Clásico que se disputa el próximo 6 de mayo en el Camp Nou, la postura iba a ser tajante e innegociable. No es no. “Nosotros no vamos a hacer el pasillo y es una decisión mía porque el Barcelona rompió la tradición”, justificó el técnico por el hecho de que el equipo de Ernesto Valverde se negó a hacer el pasillo al Madrid tras ganar el Mundial de Clubes. Fue la gota que colmó el vaso y que cruzó los cables en la cabeza pelada de Zinedine Zidane.

El primero que reaccionó a la decisión tomada por el entrenador del Real Madrid fue Joan Gaspart, expresidente del Barcelona y en su tiempo azote del madridismo, dejando entrever que detrás de las palabras de Zidane estaba Florentino Pérez. Para Gaspart, ha sido el presidente el que le ha dicho al entrenador que haga de portavoz para desactivar el debate del pasillo. Lejos de neutralizarlo, el asunto tiene visos de generar más polémica porque a Zidane le están lloviendo las críticas por una decisión despojada de valores y juego limpio. Su imagen de pacificador queda manchada por este asunto. Cuando llegue el Clásico (sin pasillo) se le va a caer la grada del Camp Nou. Dicen en el Madrid que ha adoptado una postura arriesgada porque se va a llevar una enorme pitada por estas palabras.

Pero no piensen mal. Florentino no está detrás de esta postura que destierra el hacha de la rivalidad entre madridistas y azulgranas. El presidente no sabía nada ni estaba avisado de lo que iba a decir Zidane. Pero es que tampoco lo estaba Sergio Ramos, que es el capitán y convive en el día a día con Zizou y podría haber participado de esta decisión. Sergio Ramos queda en una situación incómoda con respecto a los jugadores internacionales del Barcelona con los que tendrá que convivir en el Mundial de Rusia. ¿Cómo les va a explicar este gesto de Zidane y que él no haya tomado parte? El capitán habló tras el derbi para confirmar que desconocía las intenciones de su entrenador: “A nosotros nos da lo mismo y si el míster lo ha dicho, pues no se hará. No hay que darle más vueltas. Pero esto no quiere decir que no se respete al Barcelona”. La situación para Ramos es, cuando menos, rara.

Zidane conversa con Florentino Pérez en el palco del estadio Santiago Bernabéu. (EFE).
Zidane conversa con Florentino Pérez en el palco del estadio Santiago Bernabéu. (EFE).

Una 'reencarnación' de Mourinho

Zidane se ha inmolado por un deseo más de venganza sin pararse a pensar el daño que le hace a su imagen. Le da igual. El entrenador llevaba un tiempo harto de los mensajes que llegaban desde Barcelona. Sobre todo los de Piqué. El futbolista del Barcelona acumula un amplio capítulo de episodios con los que ha pretendido reírse del Madrid. Esos emoticonos, en las redes sociales, riéndose en la famosa eliminación copera por la alineación indebida de Cheryshev, la acusación de que a los jugadores del Madrid no les trata con el mismo criterio Hacienda como en los casos de Messi y Neymar porque en el palco del Bernabéu se mueven los hilos o las ayudas arbitrales. Muchas situaciones que molestaron en el Madrid, que han quedado en el tiempo (nadie olvida el famoso cántico de Piqué de 'Contigo empezó todo, Kevin Roldán' para celebrar una Liga y con el que ridiculizó a Cristiano) y llegados a este punto es definitivo para que Zidane se agarre a que a ellos no le hicieron el pasillo después de ganar el Mundial de Clubes. Piqué sí ha reaccionado con indiferencia. “No voy a dormir con el tema de los pasillos”, dijo tras el partido de Liga ante el Leganés. Algún dardo tendrá guardado.

La decisión es únicamente suya y no hay marcha atrás. Y es suya porque Zidane se ha hecho fuerte en su parcela de poder que pasa por proteger la imagen y potenciar la confianza de sus jugadores. Florentino y Sergio Ramos han quedado al margen. La única postura institucional que se conoce son las palabras de Emilio Butragueño al finalizar el derbi: “Es simple. Respaldamos al entrenador y es un asunto zanjado”. Los que sí celebran esta decisión son el sector de aficionados más vehementes que han visto en Zidane una 'reencarnación' del mejor Mourinho.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios