un juicio de película de torrente

Arruinado y sin móvil: así vive Soler (Valencia CF) el juicio por intento de rapto a Soriano

Los dos ex presidentes valencianistas protagonizan un juicio de película de Torrente, pero detrás hay ruinas personales y una fortuna de 100 millones que se esfumó como lágrimas en la lluvia

Foto: Juan Soler, este jueves a su llegada al juicio en Valencia por intento de secuestro a Soriano. (EFE)
Juan Soler, este jueves a su llegada al juicio en Valencia por intento de secuestro a Soriano. (EFE)

Los dos últimos presidentes del Valencia CF de la era dorada del boom inmobiliario se han visto las caras esta semana en un juzgado de la ciudad. Juan Soler, hijo del millonario promotor inmobiliario Bautista Soler, se ha sentado en el banquillo acusado de intento de secuestro a Vicente Soriano. El segundo adeuda más de 85 millones de euros en pagarés impagados por un traspaso de acciones del club pactado por ambos en 2008. Soler cuenta ya con dos sentencias a su favor del Tribunal Supremo que reconocen esa deuda, pero Soriano se ha declarado en situación de insolvencia, tiene todos su bienes hipotecados y no ha atendido los desembolsos. La justicia dilucida si Soler, con ayuda de personajes oscuros que después se ha sabido que ejercían de confidentes de la policía, decidió adentrarse en los bajos fondos para raptar a Soriano y obligarle a pagar, convencido, con informes de detectives privados de por medio, de que su sucesor al frente del club (2008-2009) conserva una fortuna oculta.

Esta truculenta historia, digna de una película de serie B, esconde la ruina personal de un personaje que llegó a creerse un magnate de la economía y el deporte encaramado a una ola de plusvalías inmobiliarias que terminó por estrellarse contra el acantilado. Como muchos otros promotores, Juan Soler pasó en muy pocos años del cielo al infierno. Su promotora Urbanas de Levante entró en concurso en 2013 con casi 200 millones de euros de pasivo después de varios ejercicios al límite. Soler trató de mantenerla viva enseñando a sus acreedores los pagarés de Soriano hasta que la situación se hizo insostenible. Tanto es así, que el empresario ha sido declarado culpable de la insolvencia de la compañía por no haber provisionado la deuda de dudoso cobro de su enemigo íntimo, según publicó 'Valencia Plaza'. Urbanas de Levante es una de las empresas fijas en los listados de morosos con Hacienda que periódicamente publica el ministro del ramo Cristóbal Montoro. Adeuda 12,3 millones de euros a la Agencia Tributaria, según la última relación correspondiente a 2017.

Vicente Soriano, víctima del presunto intento de secuestro por parte de Juan Soler. (EFE)
Vicente Soriano, víctima del presunto intento de secuestro por parte de Juan Soler. (EFE)

Soler ha vivido y vive obesionado con el impago de Soriano, al que hace responsable de todos sus males. Arruinado por la quiebra, emocionalmente castigado, tuvo que recurrir a su padre para salvar su vivienda particular, muy cerca de la céntrica avenida Gran Vía Marqués del Turia, y su segunda residencia en Turís (Valencia), embargadas por sus acreedores. Acompañado siempre de su esposa Consuelo y su hijo, el abogado Juan Soler ‘junior’, sufrió un cáncer del que se ha recuperado y las malas lenguas dicen que su familia le restringe el teléfono móvil para que no enrede demasiado. Aguantar y tranquilidad, es la consigna. El fiscal pide nueve meses de cárcel por el intento de secuestro. El acusado asegura haber sido engañado y chantajeado y que nunca pensó traspasar la frontera de la ilegalidad.

Soriano, sobre el que no pesan acusaciones judiciales, es la víctima de este procedimiento por rapto frustrado. "Si no lo hacíamos me iban a cortar algo. Al día siguiente me cortarían otra cosa y se lo mandarían a mi familia, y por tercera vez me cortarían otra cosa más”, señalaba este lunes ante el tribunal en referencia al mensaje que uno de los supuestos ejecutores del futuro secuestro, Rachid Behdaoui, le trasladó en su propio despacho al desvelarle los supuestos planes de Soler. Se ha sabido que Rachid jugó a tres bandas en toda esta historia. Por un lado, trataba de conchabarse con Soler para secuestrar a Soriano, por otro advertía de este plan a la Policía Nacional en busca de beneficios judiciales por otras causas pendientes y, en tercer lugar, incluso se permitía plantarse en casa del que iba a ser el secuestrado para contarle lo que estaba ocurriendo. Para rizar el rizo, Rachid llegó a pedir 300.000 euros a Soler a cambio de modificar su testimonio para exculparle. Acumula causas criminales y está huido de la justicia.

Pese a la insolvencia declarada para no atender las deudas pendientes con Juan Soler, Soriano no se ha borrado del mapa. Reside muy cerca de su enemigo íntimo, en una viviende ubicada en un inmueble que pertenece a sociedades vinculadas a su familia, muy cerca del cotizado Mercado de Colón, punto de encuentro y charlas de café de algunas de las fortunas locales. A título individual, adeuda 1,1 millones de euros a Hacienda. Otras dos empresas, Essiv Ingest (en liquidación) y Cumbres del Mediterráneo, en las que figura o ha figurado como administrador, aparecen también la lista de morosos de Montoro con otros 7,3 millones de euros.

Como Soler, Soriano asegura haberse arruinado con la crisis y tener todo su patrimonio hipotecado. Pero él sí lleva teléfono móvil y sonríe cuando le saludan por la calle.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios