EL ABOGADO, figura clave en el caso

Gorka Villar, hijo de Ángel María Villar, 'el cerebro' del chiringuito

La investigación al hijo de Ángel María Villar, Gorka, ha resultado clave en la resolución del escándalo por el presunto caso de corrupción en la Real Federación Española de Fútbol

Foto: En la imagen, a la derecha, Gorka Villar, hijo del presidente de la RFEF. (EFE)
En la imagen, a la derecha, Gorka Villar, hijo del presidente de la RFEF. (EFE)

Más allá de la figura pantagruélica de su padre, esta operación anticorrupción puesta en marcha por la UCO ha puesto el foco en la figura de Gorka Villar. Este abogado de 41 años, experto en derecho del deporte, ha ido ganando peso en el fútbol mundial gracias a las amistades de su padre.

Gorka es, además de unos de los artífices del notable crecimiento del patrimonio de los Villar, el administrador único del despacho Sports Advisers, empresa de asesoría a organismos deportivos domiciliada en Madrid. De acuerdo con las cuentas depositadas en el Registro Mercantil entre 2011 y 2013, nunca hubo personal empleado ni se produjeron altas o bajas de trabajadores. Lo que no fue obstáculo para que la compañía facturase 2,5 millones de euros, además de adquirir en 2012 un ático cerca de la plaza de toros de Las Ventas.

En la imagen, Gorka Villar. (EFE)
En la imagen, Gorka Villar. (EFE)

El espaldarazo

En la página web, Villar hijo no aparecía, dejando el protagonismo a sus socios, los abogados Reyes Bellver, Miguel Liétard Fernández-Palacios y Mauricio Chiriboga (hijo de Luis Chiriboga, presidente de la Federación de Ecuador). Cuando Gorka fue nombrado en 2014 director general de la CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol), agradeció la lealtad a sus socios colocándolos en puestos de poder. Chiriboga fue nombrado árbitro del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), siendo el más joven de la lista de abogados del mismo a sus 29 años. Liétard pasó a ser inspector disciplinario de la UEFA, siendo también el más joven de los quince miembros. Y Reyes Bellver fue nombrada coordinadora del Curso de Derecho CONMEBOL/RFEF y profesora del curso de Agentes de la RFEF.

El gran espaldarazo en la ‘carrera’ de Gorka Villar se produjo cuando fue nombrado director general de la Confederación Sudamericana de Fútbol el 5 de diciembre de 2014. Anteriormente, el hijo del presidente de la Federación Española de Fútbol había ejercido como director legal y había asesorado a algunas de las asociaciones del fútbol sudamericano.

Julio Grondona, expresidente del fútbol argentino y exvicepresidente de FIFA, señalado por diversas fuentes como “capo de la corrupción del FIFAgate”, dio el cargo al hijo de su amigo Ángel María. Una decisión muy cuestionada que confirmó las sospechas con una cascada de denuncias por escándalos de sobornos y extorsiones. El más sonado, el que protagonizó con los clubes uruguayos.

Agentes de la Guardia Civil custodian el acceso principal de la sede de la RFEF. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil custodian el acceso principal de la sede de la RFEF. (EFE)

"Gorka es el cerebro de la mafia corrupta"

Villar hijo fue acusado por la fiscalía de Uruguay de extorsionar a clubes del país, que denunciaron la venta a la baja de los derechos de retransmisión de los torneos suramericanos internacionales. Cuando los clubes y la asociación de jugadores uruguayos denunciaron esa venta irregular, la CONMEBOL amenazó con expulsarlos de las competiciones internacionales y sancionó a varios presidentes con 90 días de inhabilitación, condicionando de paso las elecciones a la federación charrúa. Eugenio Figueredo (expresidente de CONMEBOL), implicado en el FIFAgate, declaró ante la justicia: “Gorka Villar había encabezado la extorsión a los clubes uruguayos mediante notas coercitivas y aprovechando la influencia de su padre en la FIFA”. José Luis Chilavert, portero paraguayo, fue más allá: “Gorka es el cerebro de la mafia corrupta que ha gobernado el fútbol sudamericano. Es el mayor sinvergüenza de todo esto”.

No es el único caso de corrupción en el que se ha visto implicado. Según el libro ‘The Ugly Cam', el catarí Mohammed bin Hammam contactó con Gorka para proponer un trato a su padre en la lucha por organizar los Mundiales de 2018 y 2022. Villar padre debía asegurar a Qatar cuatro votos en el comité ejecutivo: el suyo, el de Grondona, el del paraguayo Nicolás Leoz y el del brasileño Ricardo Teixeira. Finalmente no se produjo tal acuerdo y posteriormente los tres aliados de Villar acabaron implicados en el caso de corrupción de la FIFA.

Gorka, además, es una figura clave en la investigación que ha llevado a esta operación, ya que en los sumarios figura que disfrutó de un billete en clase 'business' (5.623 euros) pagado por la Real Federación Española de Fútbol cuyo importe salió de la partida de 1,2 millones de subvención por la que su padre y la RFEF fueron imputados en el 'Caso Haití’. Quizás Chilavert tenga razón y Gorka Villar (y su empresa Sports Advisers) estaban en el centro de todo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios