Hartos de un Cristiano Ronaldo que tensa más la cuerda con el club y Florentino Pérez
  1. Deportes
  2. Fútbol
su venta en junio es una posibilidad real

Hartos de un Cristiano Ronaldo que tensa más la cuerda con el club y Florentino Pérez

Con un rendimiento incuestionable, pese a su bajón de las últimas semanas, en la zona ejecutiva del Bernabéu se deslizan sin pudor duros comentarios contra Cristiano. Empezando por Florentino Pérez

Foto: Cristiano Ronaldo celebra su segundo gol contra el Schalke 04 con dudosos gestos. EFE
Cristiano Ronaldo celebra su segundo gol contra el Schalke 04 con dudosos gestos. EFE

En unas horas se acabaron los adjetivos cuando tocó valorar la ridícula actuación del Real Madrid ante el Schalke. Una noche que puede suponer un punto de inflexión –“hemos tocado fondo de una manera estrepitosa”, resumió Iker Casillas– o el comienzo del hundimiento total del equipo en la presente temporada. Muchos dedos desde las oficinas del Santiago Bernabéu apuntan a unos y otros. Carlo Ancelotti, que hace unos meses estaba virtualmente renovado, es señalado como uno de los grandes responsables del sombrío panorama, pero es Cristiano Ronaldo el nombre que más suena en los pasillos. El hartazgo con el delantero es total en la zona en la que los ejecutivos dirigen los destinos de la institución. Empezando por un Florentino Pérez que ha perdido la paciencia con el portugués. “Está harto de él”, desvelan desde el interior del club.

Con un rendimiento incuestionable en el campo, coincidiendo con su bajón de las últimas semanas, en el Bernabéu se deslizan sin pudor duros comentarios contra Cristiano Ronaldo. El primero en hacerlo, Florentino Pérez… El presidente y sus más cercanos no se esconden cuando toca hablar de un Cristiano con el que la impaciencia se ha desbordado en los últimos tiempos. Desde que vieron la luz las imágenes del jugador moviendo las caderas en su fiesta de cumpleaños horas después de ser humillado el Real Madrid en el Vicente Calderón, las censuras hacia la estrella del equipo han ido en aumento. Su rendimiento en el campo desde Navidad ha ido siendo cada vez más deficiente, algo que ha terminado por exasperar al presidente y sus colaboradores más próximos. Se esperaba mucho más de él en estos complicados momentos a todos los niveles, internos y externos, pero la respuesta no ha sido la esperada de un futbolista que en estos momentos debe ser guía de un equipo a la deriva.

Vender es una opción

No es capitán, pero sí uno de los líderes del vestuario, y por ello algunas actitudes han decepcionado profundamente a un presidente hundido en estos momentos. “¡Qué vergüenza, qué vergüenza!”, exclamó Cristiano el martes durante el Real Madrid-Schalke, según recogió una cámara de Canal+. Instantes después, desfilaba casi a la carrera en la zona mixta, espetando a los periodistas un “no hablo hasta final de temporada” que a ojos de la dirigencia no le dejó en buen lugar. Mientras el canterano Nacho daba la cara ante la prensa, el buque insignia del Real Madrid escapaba del Bernabéu dejando claro que estará alejado de los medios un largo tiempo. Una imagen, una más, nada edificante a ojos de Florentino, cansado más que nunca de su estrella.

Este periódico ya informó hace semanas sobre las dudas de Florentino y el incierto futuro de Cristiano como jugador del Real Madrid. Con años de contrato por delante, el dirigente no descarta la venta de su jugador franquicia. Es en este momento cuando el club puede hacer un gran negocio con un futbolista, amortizado gracias a sus espectaculares números. El presidente medita la jugada –cada vez más consistente tras los últimos acontecimientos– mientras Jorge Mendes, agente del futbolista, espera. Este, por cierto, ya no mantiene con Florentino unas relaciones tan fluidas como antaño, aunque sus caminos se pueden cruzar en breve para cerrar otra operación de gran calado. De Gea, entusiasmado desde hace mucho tiempo con la posibilidad de vestirse de blanco, confía en que el ejecutivo luso, como le prometió en su día, le lleve al Santiago Bernabéu. Mientras, otro marcado como Casillas, ejerciendo de capitán, obligó a saludar a Cristiano a la enfurecida afición el martes cuando el portugués enfilaba el camino al vestuario. Otra escena que no ha pasado inadvertida para el presidente.

Un vestuario dividido

Una compleja situación, si el Real Madrid no sale a flote en las próximas semanas, se le presenta a Florentino Pérez con Cristiano. Y que se puede multiplicar si Bale, apuesta personal del presidente que ejerce también de director deportivo, continúa en la mediocre línea actual. El galés está completando una temporada decepcionante y la grada blanca le ha señalado claramente. La idea siempre ha sido que, con el tiempo, Gareth pasara a ser la nueva referencia del Real Madrid, pero a día de hoy continúa sin justificar el puñado de millones que el club blanco pagó por él. Cuando Cristiano ha mostrado síntomas de debilidad, con un físico bajo sospecha desde la pasada temporada, Bale no ha dado un paso al frente y sí varios hacia atrás. No conviene olvidar que el portugués, salvador con un par de goles, fue el que menos corrió en el Real Madrid-Schalke de los 20 jugadores de campo que saltaron de inicio al terreno de juego.

Con un vestuario fragmentado –ningún jugador atendió a las televisiones a pie de campo en San Mamés, y el club hasta lo justificó–, Cristiano Ronaldo continúa siendo respetado porque es el jugador que da de comer al grupo. Le necesitan. Al menos por el momento. Las relaciones personales ya son otra cosa. Cuenta con su grupo de fieles –Pepe, Marcelo, Coentrao…–, mientras algunos mantienen las formas y otros simplemente viven alejados a nivel afectivo del astro. En su fiesta de cumpleaños, un nutrido grupo de jugadores no recibió la correspondiente invitación, algo que no sorprendió a nadie porque no forman parte del entorno más íntimo del portugués. Mientras, Carlo Ancelotti busca a marchas forzadas una solución para frenar la sangría ante la inminente visita al Camp Nou, una cita que puede marcar el destino del Real Madrid en la presente temporada. Y también el de Cristiano.

Cristiano Ronaldo Florentino Pérez Gareth Bale
El redactor recomienda