Simeone mete en el redil a un Diego Ribas que ha estado muy cerca de estallar
  1. Deportes
  2. Fútbol
AHORA ESPERA LO MEJOR DE SU 'DESEADO'

Simeone mete en el redil a un Diego Ribas que ha estado muy cerca de estallar

El brasileño estaba enfadado con su situación de secundario. El Cholo tenía razones físicas y técnicas para no alinearlo. El gol ante el Barça es significativo

Foto: Diego ve ahora un futuro mucho más positivo que hace unas semanas.
Diego ve ahora un futuro mucho más positivo que hace unas semanas.

El tanto de Diego Ribas ante el Barcelona es algo más que un golazo de máximo valor en unos cuartos de Champions que aún están por decidirse. Para el día a día del Atlético de Madrid, supone además un paso crucial en la plena integración del futbolista brasileño, que no atravesaba por la situación que preveía cuando en enero decidió regresar al club del Manzanares.

El mediapunta se ha cansado de resoplar en las últimas semanas. La resignación por sus constantes suplencias fue dando paso al enfado, y de hecho, desde el Cerro del Espino han asegurado a El Confidencial que Diego estaba ya a punto de estallar. No entendía la insistencia que tuvo el Cholo para que viniera y el poco peso que le estaba dando en el equipo.

El entrenador, en cambio, mantenía la calma, aunque vigilaba muy de cerca el ceño fruncido que veía en el gesto de su jugador más ‘deseado’. Si de algo se enorgullece siempre Simeone es de no casarse con nadie, y con algún mensaje indirecto avisaba públicamente a los ‘enfadados’ que el equipo, siempre, está por encima de las individualidades.

Y es que Simeone tenía razones técnicas para prescindir de Diego, y hasta que no ha presenciado cierta mejoría en su actitud y su juego, no le ha dado la oportunidad de recuperar sus galones. En el momento y escenario más oportuno, el técnico le puso a jugar por el lesionado Costa y el futbolista dio un paso al frente con un tanto espectacular y que ayudará a que finalmente se mantenga dentro del redil.

Diego llegó un sábado primero de febrero, curiosamente el mismo que fallecía Luis Aragonés, y al día siguiente se estrenó cerrando el marcador en la emotiva goleada a la Real Sociedad. Pasadas esas primeras horas en el grupo y sin apenas valorar su estado completamente, Simeone se decidió a darle la batuta en las semifinales de Copa ante el Real Madrid. Y el resultado en contra y la pobre imagen dada empezaron a señalar al futbolista proveniente del Wolfsburgo.

placeholder Diego ha tenido que acompasar su estado de forma con el del equipo.

Claro desfase físico respecto a sus compañeros

Desde ese momento, Simeone notó que Diego no era el mismo que aquel jugador determinante que lideró el equipo durante los primeros seis meses de la aventura rojiblanca del técnico argentino. Los técnicos notaron un claro desfase físico respecto a los jugadores que llevan trabajando toda la temporada en Majadahonda. Diego no aguantaba a tope la intensa presión y sus piernas se volvían espesas tras hacer un par de esfuerzos importantes.

De hecho, antes de la vuelta de la semifinal de Copa, el Cholo ensayó con Diego como enganche por el medio, opción que fue descartada a última hora, pasando a la posición de interior, al entender el míster que todavía no estaba preparado para darle el trabajo que requería en ese derbi, que también se saldó con derrota, por cierto.

Y es que de hecho, empeoró aún más su estatus dentro del equipo el hecho de que las cuatro primeras veces que salió de titular (las dos coperas ante el Madrid, y Osasuna y Almería en Liga) el equipo perdió con contundencia y sin marcar ni siquiera un gol. Fue la peor racha del equipo en todo el curso, y la figura de Diego, junto a la de David Villa, quedaron asociadas a esa mala racha.

Pasaron ambos a suplentes habituales. Diego no jugó ni un minuto en los tres partidos, posiblemente, más importantes desde que llegó. Ante el Milan en San Siro, en el derbi liguero en casa y el pasado domingo en la dificilísima salida a San Mamés. Ha sido un cambio más en el resto de choques, casi siempre en busca de dar tranquilidad a un resultado favorable. Aparte de en las cuatro derrotas mencionadas, el brasileño ha sido titular una sola vez más. Fue en Vigo, en la victoria ante el Celta, con una actuación simplemente correcta. En total, su aportación en los 12 partidos jugados, sólo cinco de ellos de titular, es de dos goles y una asistencia.

Vicios en su juego que enfadaban al Cholo

Aparte de la desventaja física que le detectaron, y que solucionarla era cuestión de tiempo, a Simeone no le gustaban ciertos vicios en su juego que Diego había traído de la Bundesliga y que en su anterior etapa no tenía. El fútbol vertiginoso que requiere la forma de atacar del Atlético no podía permitirse que el conductor de la jugada acostumbre a ralentizarla. Cuando recibía entre líneas, Diego paraba el balón y decidía protegerse, para a continuación empezar a buscar el siguiente pase. Y eso no es lo que se le pedía.

placeholder Diego celebra su gol ante el Barça.

Simeone quiere que en los últimos metros el balón fluya a más velocidad. Sabe que Diego es capaz de mejorar ese aspecto, y confiaba en que, tarde o temprano, asumiera que la pelota estaba en su tejado, que era él quien tenía la llave para convencer al técnico y ser titular.

Finalmente, tras su determinante actuación en el Camp Nou, el Cholo le echó un capote en rueda de prensa: “Lo de Diego me pone muy contento. Viene entrenando a conciencia. El equipo lo necesitaba. La respuesta fue muy buena. Ojalá nos sirva para seguir sumando con su jerarquía”. Y el jugador dejó de resoplar para sonreír tras sentirse importante de nuevo. Sumado a la causa y con las bajas de Costa y Arda, Diego debe ser determinante el sábado ante el Villarreal. Para eso ha regresado a Madrid.

David Villa Diego Simeone
El redactor recomienda