Es noticia
Menú
Alonso en estado puro: "Debería ser cuarto. Si no sancionan a Leclerc, esto es ya de película"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UN TRABAJADO QUINTO PUESTO

Alonso en estado puro: "Debería ser cuarto. Si no sancionan a Leclerc, esto es ya de película"

Aunque el piloto de Alpine estaba contento por el mejor resultado obtenido esta temporada, no dejó pasar la ocasión de soltar una pulla a los comisarios por sus criterios volubles

Foto: Fernando siguió demostrando estar en un gran momento de forma. (EFE)
Fernando siguió demostrando estar en un gran momento de forma. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Tenía motivos Fernando Alonso para estar más que satisfecho con su quinto puesto en el Gran Premio de Gran Bretaña. El sábado avisaba que su posición natural el domingo estaría alrededor de la séptima plaza que logró en parrilla, por lo que todo avance debía de ser motivo de celebración. Pero el asturiano sacó más partido del esperado. Incluso husmeó como un perro de presa buscando el podio en los compases finales de la carrera, cuando la aparición de un coche de seguridad hizo que oliera la sangre. Con todos los favoritos por delante, un podio no era un objetivo realista en Silverstone, pero sí un puesto entre los cinco primeros en caso de aguas revueltas. No estuvo lejos.

placeholder Después de una excelente primera salida, Fernando tuvo que volver a arranca sin ganar posición y con el grupo perseguidor favorecido. (EFE/Christian Bruna)
Después de una excelente primera salida, Fernando tuvo que volver a arranca sin ganar posición y con el grupo perseguidor favorecido. (EFE/Christian Bruna)

El Alpine ya no se viene abajo en carrera

Quinto después de una primera salida excepcional, el fuerte accidente de Guanyu Zhou detuvo la carrera. En la segunda, Alonso no pudo repetir, pero se mantuvo séptimo y con buen ritmo. Por fin, el Alpine lograba mantener su competitividad en situación de carrera, lo que confirmó siendo el piloto que más tiempo estuvo en pista con compuesto medio. "Sí, la verdad es que nuestra carrera fue muy bien. Hoy yo creo que ha sido la mejor de todo el año en cuanto a competitividad", explicaba satisfecho el piloto de Alpine: "Ha sido una carrera divertida hoy y estamos felices de terminar en quinta posición. Esperaba que hubiera algo de drama al final, y podríamos haber colado un podio con toda la acción que había en pista, pero fue divertido estar luchando entre ellos dentro de los cinco primeros lugares".

Fernando aprovechó la salida del Safety Car a 11 de vueltas del final y todos los resortes del reglamento para cambiar sus neumáticos y colocarse quinto, por delante del McLaren de Lando Norris, mientras la carrera estaba neutralizada. Sin embargo, con el intercambio de posiciones entre Pérez, Hamilton y Leclerc, el asturiano sabía que una cuarta plaza era posible. "La verdad, estaba más preocupado por vigilar a Norris que a Leclerc, porque con sus movimientos daba por hecho que iban a caerle cinco segundos de penalización y si no lo son, pues ya sería de película" sentenciaba con sarcasmo el bicampeón mundial.

Tras ser penalizado con cinco segundos en Canadá por hacer un movimiento en la recta, Alonso daba por hecho que, por hacer tres movimientos en la recta defendiéndose de Hamilton, "a Leclerc le caerían al monegasco quince segundos de penalización o cuando menos los mismos que a él". Cuando pronunciaba estas palabras ya suponía por lo sarcástico de su tono que no sería el caso, pero no por eso iba a dejar de soltar su pulla. Alonsismo en estado puro: Exhibición brutal de talento y recaditos a los que cree que se han equivocado.

Genio y figura

A sus 40 años el asturiano es genio y figura hasta la sepultura y ya no va a cambiar. Quizá las diferentes varas de medir de los comisarios hacia él con las penalizaciones tengan que ver también con su forma de ser, con la que no pierde tiempo en señalar su incompetencia o cuando menos inconsistencia de criterio. Su veteranía sabe que no hay nada peor para la psicología de un comisario deportivo que un piloto le lea la cartilla.

Hace nada menos que 19 años, en Silverstone, precisamente, cuando Michael Schumacher llevó a la hierba en la zona de ‘hangar straight’ a Fernando Alonso en una maniobra peligrosísima, Alonso contestó de forma muy elocuente: ‘Si no lo han sancionado, será que se permite hacer, así que ya lo sé para las carreras siguientes’. Era un mensaje dirigido hacia el Káiser avisando que no se iba a amedrentar, pero también subliminal hacia los comisarios para que tomaran nota. Ojalá que nos equivoquemos, pero esta penúltima pulla de Fernando, lejos de calmar las aguas, le pasará factura más adelante.

Ante las novedades de Alpine para esta carrera, y como balance final, Alonso se mostraba muy satisfecho con los avances del equipo: "Espero que sigamos así y, con suerte, mantengamos nuestra competitividad nuevamente en las próximas carreras. Debo felicitar a Carlos [Sainz] por su primera victoria y, también, me alegro de que Zhou esté bien después de su incidente en la salida. Muestra lo lejos que ha llegado la seguridad en las carreras modernas de Fórmula 1", concluyó el piloto español, que su actuación en Silverstone confirma que sigue en plena forma. Dentro… y fuera del coche.

Tenía motivos Fernando Alonso para estar más que satisfecho con su quinto puesto en el Gran Premio de Gran Bretaña. El sábado avisaba que su posición natural el domingo estaría alrededor de la séptima plaza que logró en parrilla, por lo que todo avance debía de ser motivo de celebración. Pero el asturiano sacó más partido del esperado. Incluso husmeó como un perro de presa buscando el podio en los compases finales de la carrera, cuando la aparición de un coche de seguridad hizo que oliera la sangre. Con todos los favoritos por delante, un podio no era un objetivo realista en Silverstone, pero sí un puesto entre los cinco primeros en caso de aguas revueltas. No estuvo lejos.

Fernando Alonso Fórmula 1 Silverstone
El redactor recomienda