Fernando Alonso, en otro Día de la Marmota, pero con sus 'perrerías' a Pierre Gasly
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
noveno puesto, y Alpine sigue quinto

Fernando Alonso, en otro Día de la Marmota, pero con sus 'perrerías' a Pierre Gasly

Entrar en el último grupo de los puntos se ha convertido en la rutina de Fernando Alonso, un trabajo ya aburrido, pero con objetivos internos. En la carrera, Ocon y Alonso protagonizaron un divertido episodio con Gasly, su principal rival en el campeona

Foto: Fernando Alonso volvía a repetir el esquema de tantas carreras, remontando desde fuera de los puntos. (Reuters/Crimon)
Fernando Alonso volvía a repetir el esquema de tantas carreras, remontando desde fuera de los puntos. (Reuters/Crimon)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Otro Día de la Marmota para Fernando Alonso en el GP de Brasil. Un tópico, sí, pero cada día más ajustado a la vida del español en 2021. Duodécimo en la salida, noveno en la meta. Como tantas otras carreras en su retorno a la Fórmula 1. Sigan leyendo y vean cómo se siente el español a estas alturas de una temporada que ya no ofrece más horizontes que los conocidos.

Pero todo gran premio tiene pequeñas intrahistorias para cada equipo y piloto, no siempre al alcance del público. También el de Brasil. Dentro de la rutina, Alonso volvía a cumplir el guion y el objetivo: arañar aquellos puntos posibles para el quinto o sexto —según el día— monoplaza de la parrilla. Pero en Interlagos, a la vez, protagonizó con Esteban Ocon un divertido episodio que llegó a sacar de quicio a Pierre Gasly en una pugna que tenía gran valor para el campeonato. Las superestrellas también tienen que subirse los pantalones por encima de los tobillos. A diferencia de un intratable Lewis Hamilton, que lograba una increíble victoria e incluso doblaba al español.

La goma, una y otra vez

La “terrible salida” del sábado condicionó el GP de Brasil. De nuevo, otra mala arrancada en la carrera. “No sé por qué, mi coche, mi puesta a punto, funciona muy bien los domingos, incluso con estas dificultades podía alcanzar los coches de delante”. Pero el fin de semana iba a trompicones desde el sábado. “No fuimos muy rápidos en la salida y en la resalida perdimos un puesto con Stroll que comprometió la primera parte de la carrera, pero le adelantamos y alcanzamos los coches que iban por delante”. Pero de nuevo tuvo que hacer la goma para echar las uñas a las posiciones de puntos. “Luego no tuvimos suerte con el 'virtual safety car', no pudimos parar los dos coches a la vez, me quedé fuera y perdí terreno". Alonso se refería a un 'coche de seguridad virtual' durante el que Ocon pudo parar en boxes, pero no Alonso. De nuevo, qué pereza, para atrás. "Pero nos recuperamos de nuevo y luego intentamos defendernos de Gasly…”.

El séptimo puesto se antojaba un muro infranqueable para los dos Alpine. Pierre Gasly y AlphaTauri son hoy su principal enemigo para el quinto puesto de Constructores. Los dos monoplazas franceses apostaron por la estrategia a una vuelta, delicada para los compases finales. El francés les alcanzó, se hizo un halcón lanzado a por los dos pollitos azules, sus enemigos mortales, como McLaren para Ferrari y viceversa. Fue aquí cuando tanto Ocon como Alonso hicieron piña como una legión romana para no dejar pasar a Gasly, y con todo tipo de curiosas triquiñuelas.

Al límite de las tácticas

En un momento dado, Alonso era más rápido que Ocon y el equipo le dio paso. Pero el francés pidió ayuda a través de la radio, que el español no dudó en prestar a su compañero. Gasly no debía pasar por ningún lado. El propio Esteban Ocon lo contaba al final de la carrera entre sonrisas. "Fue divertido y atacamos al límite", explicaba para detallar la ‘jugarreta’ a Gasly. “Cambié posiciones con Fernando una vez, se puso delante, y Gasly nos alcanzó. Pedí en la radio si Fernando me podía dar el DRS para intentar mantener a Gasly lejos, y lo hizo inmediatamente. Cambió la línea en la última curva para que no tuviera aire sucio y estar cerca de él en la salida. Y sí, le hicimos pasar un rato complicado".

"Cuando Gasly estaba junto a mí, Fernando se ponía delante y le enviaba el aire sucio”, sonreía Ocon contando el episodio: “Éramos dos contra uno y jugamos al límite con las tácticas, pero nos divertimos mucho compitiendo duro, aunque limpio. Aguantamos así cuatro vueltas, si no nos hubiera adelantado inmediatamente. Hoy se ha confirmado lo fuerte que es el espíritu de equipo y cómo estamos dispuestos a luchar hasta el final”.

"Poco que contar"

Gasly se merendó finalmente a los dos pollitos, pero, con el octavo y noveno de sus pilotos, Alpine ha adelantado a AlphaTauri en el campeonato. Entonces, este medio le preguntó a Alonso cómo se sentía dentro de su monoplaza, semana sí, semana también, con las mismas metas, las mismas posibilidades, doblado en esta ocasión por un Lewis Hamilton a años luz del monoplaza de Alonso. El piloto español fue de corrido.

“Me siento bien en el coche, me siento bien con el equipo, pero es muy, muy repetitivo con vosotros en los medios, no es contra vosotros, es por lo abierta que es la Fórmula 1 a los medios. Tenemos una rueda de prensa el jueves, viernes, sábado por la mañana, en la parada de los pilotos, después de la carrera... Y no hay nada que decir. Podemos hacer los mismos comentarios para Qatar, Jedda y Abu Dabi”, explicaba sobre la naturaleza mediática de la Fórmula 1, que exprime a cada uno de sus protagonistas, y sin tanto que contar en su caso ya a estas alturas de temporada.

La doble canasta de baloncesto

"Lo interesante es el título de Hamilton y Verstappen y, aparte de esto, es muy aburrido y repetitivo. Entiendo a los aficionados en casa, incluso a mis aficionados, porque leo comentarios como: 'En Qatar, podio'. Y te gustaría contestar: 'No, no hay podio, hemos hecho 21 carreras y hemos hecho octavo y noveno, y las tres últimas seremos octavos y novenos, siento decirlo'. Hay mucha más información de la que hay realmente en la pista. Hay mucha atención mediática", se quejaba Alonso a modo de disculpa por no poder añadir más pimienta a sus cometarios.

Pero luego, intramuros, las motivaciones son otras para un piloto y su equipo, en plena fase de reconstrucción. Aquí es donde Fernando Alonso sigue arando su campo para la cosecha del futuro, remangándose por encima de los tobillos, como este fin de semana. “Para nosotros está bien, estamos haciendo muchas cosas en el equipo para el próximo año. Son muchas cosas interesantes en esta parte final del campeonato aunque, obviamente, nos las quedamos para nosotros. Pero las próximas tres carreras serán repetitivas, estoy seguro”. Todavía no se rompe el hechizo del Día de la Marmota.

"Entonces, dentro del habitáculo, metido en tu casco, ¿cómo se siente quien lo ha ganado todo, pero se levanta en cada carrera escuchando la misma canción cuando suena el despertador?". “Como piloto, no está bien lo que ves, seguro, porque es como si jugaras baloncesto, tienes una gran canasta para el otro equipo, meten los puntos en una gran canasta y tú tienes que meterlos en una cesta pequeña, así que siempre pierdes”, explicaba para poner en contexto un panorama que no solo es para el asturiano. “Todos somos pilotos profesionales, estamos muy dedicados a nuestro deporte, entrenamos mucho, hacemos el simulador, arriesgamos cada vez nuestras vidas... Y estamos una vuelta por detrás cada fin de semana. Vamos a Qatar y sabemos esto de antemano. Este es el único deporte en el que ocurre, y quizá por eso vienen las nuevas normas, para hacer el deporte más justo, no sé si lo conseguiremos”. En Qatar, el circuito es nuevo para todos, quién sabe.

Otro Día de la Marmota para Fernando Alonso en el GP de Brasil. Un tópico, sí, pero cada día más ajustado a la vida del español en 2021. Duodécimo en la salida, noveno en la meta. Como tantas otras carreras en su retorno a la Fórmula 1. Sigan leyendo y vean cómo se siente el español a estas alturas de una temporada que ya no ofrece más horizontes que los conocidos.

Fernando Alonso Brasil Fórmula 1 Max Verstappen
El redactor recomienda