Un descolorido Alonso que no cumple con el plan: como en Silverstone, pero al revés
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
No fue un buen día

Un descolorido Alonso que no cumple con el plan: como en Silverstone, pero al revés

“Mañana seré agresivo, como siempre”. Tras el magnífico ritmo -en comparación a las dos carreras anteriores- Fernando Alonso calentaba músculo para la carrera sprint del GP

Foto: Por primera vez en 2021 Alonso perdía posiciones en la carrera sprint. (EFE/Sebastiao Moreira)
Por primera vez en 2021 Alonso perdía posiciones en la carrera sprint. (EFE/Sebastiao Moreira)

"Mañana seré agresivo, como siempre". Tras el magnífico ritmo del viernes -en comparación a las dos carreras anteriores- Fernando Alonso calentaba músculo para la carrera sprint del GP de Brasil. Que se desinfló desde la misma salida, completando su peor actuación de las tres celebradas en 2021. Como en Silverstone, pero a la inversa. ¿Y cuando se ha visto a Alonso ser superado por dos Alfa Romeo simultáneamente, uno por cada lado?

"Estaré contento de ganar algunas posiciones, normalmente recuperamos en Silverstone y Monza algunos puestos, así que espero estar el domingo en la parrilla octavo o noveno, algo mejor que el décimo puesto". ¿Y cómo terminó duodécimo? Todo se torció desde su renqueante arrancada, y ya no volvió a enderezarse.

Una tracción que se hacía eterna

"Salimos con las medios, no sabíamos si las medias o las rojas (el compuesto más blando) qué era la mejor elección y pusimos un coche con rojas, otro con las medias para cubrir todas las posibilidades, y quizá teníamos la peor estrategia, pero no lo sabíamos antes de empezar, es fácil decirlo ahora…" explicaba Alonso tras la carrera. Efectivamente, no había bola de cristal para decidir cuál sería la mejor opción, aunque Carlos Sainz daba algunas pistas de por qué el blando, estadísticamente, jugaba a favor. Al menos, en el caso de Ferrari. La baja temperatura ambiental y de la pista también favorecían al compuesto rojo. Y puede que Alonso ya no contara con otro compuesto blando nuevo.

Su Alpine se desmayó fugazmente en la salida y la llegada de tracción se hizo eterna. Fruto quizás de la mayor pereza del compuesto medio para ganar temperatura, pero el español tampoco arrancó finamente. Pero los tiburones no perdonan la sangre y varios monoplazas le habían sobrepasado al salir de las eses de Senna, incluido su compañero Ocon, que había salido con el compuesto rojo.

placeholder Alonso en acción. (Reuters/Ricardo Moraes)
Alonso en acción. (Reuters/Ricardo Moraes)

Alonso fue la sombra de aquella ya famosa primera vuelta de Silverstone. Donde allí fue un rayo en Interlagos se le veía errático, a tropezones, sin conseguir enhebrar la trazada durante toda el giro inicial, con problemas en algunas frenadas por culpa de unos neumáticos que todavía eran de piedra, Alonso parecía un piloto inerme ante sus enemigos.

El español lo intentaba con rabia, recuperaba la posición que Tsunoda le había robado poco antes, la volvía a perder…Cuando cada Alfa Romeo le pasaba uno por cada lado, le dejaron descolgado del compacto pelotón de cabeza. Se anticipaba que iba a ser un buen día. Afortunadamente, los Alfa se liaron a tortas entre ellos, casi ridículamente.

"Ho ho ho..."

Quedaba la esperanza de que sus neumáticos se desperezasen, especialmente tras devolver a ese Giovinazzi que poco antes le había afeitado un lateral, con Raikkonen el otro. Pero Alonso ya se quedó como mero espectador en la distancia del grupo que marchaba por delante, con demasiado espacio como para tirar el gancho. Ocon, Vettel, Gasly, los dos McLaren, Ferrari, Red Bull, Bottas… Nadie se puso a tiro, salvo el propio Alonso cuando vino Hamilton por detrás con un misil supersónico.

El neumático entró en temperatura finalmente, y Alonso se acercó a Ricciardo. Como la mayoría de los rivales por delante, ya no pudo adelantar. El rendimiento de Alonso sorprendía tanto por la falta de gancho inicial como por el contraste con el ritmo del viernes e, incluso, con la primera posición de los libres del sábado. "Estoy confiado para la carrera, porque iba mucho más rápido que los coches que iban por delante, pero iban todos en un tren de DRS y, por tanto, nunca puedes adelantar". Lástima las posiciones perdidas el sábado. Porque Ocon confirmaba con sus palabras el magnífico ritmo del A521, que deparó mejores frutos que los de su compañero.

A por Gasly como locos

Por primera vez en el formato de carrera sprint Alonso perdía puestos respecto a su posición de salida. "¿Ha quedado bien Hamilton?" preguntaba el español a su ingeniero. "Quinto"."Ho ho ho..." respondía a modo de carcajada sarcástica el piloto. "Qué escándalo", podría haberse traducido. El ingeniero entendió sin necesidad de más. “Lo sé…”. Más tarde se despacharía al respecto. Resultaba casi imposible adelantar en el pelotón, pero el Mercedes les había pasado a casi todos por encima. "En una carrera normal, Hamilton acabaría en el podio, ningún deporte debería será así".

placeholder Fernando Alonso durante la carrera al sprint. (Reuters/Ricardo Moraes)
Fernando Alonso durante la carrera al sprint. (Reuters/Ricardo Moraes)

"Sobre el papel no parece tan buena (la carrera) empezamos noveno y décimo (tras la descalificación de Hamilton, aunque anticipábamos que perderíamos puestos con Lewis”, explicaba Alan Permane, el responsable de operaciones en pista de Alpine, "pero lo más importante es que terminamos justo por detrás de Gasly, y es por lo que estamos luchando en el campeonato (la quinta plaza). Así que muy contento con esto, porque nuestros dos coches fueron más rápidos que él (Gasly), con un par de vueltas le hubiéramos superado (Ocon). El objetivo mañana es colocar los dos coches en los puntos y superar a Alpha Tauri, es un objetivo muy claro y simple, y haremos todo lo que podamos".

Ninguna alusión al español. Fernando Alonso, por su parte, tiraba de esa recurrida coletilla tan suya cuando el plan no sale como está previsto. "… pero bueno, los puntos se dan en la carrera".

El redactor recomienda