Los equipos 'pinchan' en boxes: la seguridad, sí, y la guerra entre Red Bull y Mercedes
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL EQUIPO AUSTRÍACO PIERDE SU VENTAJA

Los equipos 'pinchan' en boxes: la seguridad, sí, y la guerra entre Red Bull y Mercedes

La nueva directiva de la FIA ya confirma sus efectos en los tiempos de paradas en boxes, sin olvidar que detrás de la seguridad está la implacable pugna en los despachos entre Red Bull y Mercedes

Foto: Desde el GP de Bélgica, la FIA ha logrado ralentizar las paradas en boxes. (Reuters)
Desde el GP de Bélgica, la FIA ha logrado ralentizar las paradas en boxes. (Reuters)

Cuenta Pat Symmonds, el veterano ingeniero británico, que una sola parada en boxes para cambiar neumáticos en un carrera generaba en Williams un informe de veinte páginas para analizar cada detalle técnico y humano de la maniobra. La importancia para el resultado y la complejidad y sofisticación que encierra esta acción han convertido este departamento en una prioridad estratégica. Y lo será más todavía hasta final de temporada.

Checo Pérez recibió una desastrosa parada de ocho segundos en el GP de Rusia que le arruinó el tercer puesto, que fue a parar a manos de Carlos Sainz. En Turquía, le tocó el turno al español con otros 8,1 segundos que dejaron su remontada en la octava posición. Dado el intenso duelo entre Mercedes y Red Bull, además de Ferrari y McLaren, el cambio de neumáticos será un factor decisivo en la recta final de la presente temporada. Especialmente, después de que la FIA decidiera meter la tijera con una nueva directiva técnica destinada a ralentizar el frenesí de las paradas boxes. Por cuestiones de seguridad, aunque con el transfondo de la pugna política entre Red Bull y Mercedes para cortar las alas a su rival allá donde sea posible.

Más factor humano

Desde la desaparición de los repostajes en la pasada década y la dificultad para adelantar en la pista, el valor estratégico del cambio de neumáticos se ha convertido en un factor crucial. El perfeccionamiento de las maniobras ha alcanzado cotas asombrosas a través del refinamiento de sus diferentes áreas: posicionamiento del monoplaza, mecánicos engrasados en centenares de prácticas analizadas exhaustivamente para pulir cualquier detalle... En paralelo, se ha desarrollado un sofisticado material específico con gatos, ejes, tuercas y pistolas neumáticas inteligentes. Diseño, materiales y medidas, gases de funcionamiento (ahora solo aire y nitrógeno son permitidos)… Pero las marcas logradas en estos tiempos no eran solo cuestión de sincronía y agilidad de dedos. El factor técnico y humano alcanzaba otra dimensión con la sincronización electrónica a través de sensores y sistemas de chequeo que se coordinaban entre sí hasta la luz verde al piloto. Todo ello ha supuesto una extraordinaria inversión en material, con Red Bull como uno de los equipos en cabeza al respecto. No son de extrañar sus extraordinarias marcas.

Pero la FIA ha decidido regular los procedimientos del cambio de neumáticos a partir del GP de Bélgica. Desde el montaje de la rueda, la liberación del gato, hasta la aparición de la luz verde en el semáforo. Ahora, las ruedas deben estar en el suelo para que el gato libere el monoplaza, y deben transcurrir dos décimas entre esta última maniobra y el verde en el semáforo. En la pistola, un botón accionado por el mecánico permitía al sistema comprobar que la rueda estaba ajustada, lanzando una señal al gato y luego al semáforo. Ahora, el mecánico solo podrá activar ese botón después, y no antes, de que la pistola detecte que el neumático se ha montado correctamente. Supone, en definitiva, reducir la intervención del 'software' en favor, aunque mínimanente, de una mayor intervención humana.

¿Neutralizar a Red Bull?

En el GP de Brasil de 2019, Red Bull ejecutó una parada de 1.82 segundos y esta temporada acumula otra de 1,88 (Hungría) y tres en el entorno de los 1.9 segundos. De las ocho primeras carreras, Red Bull fue el más rápido en seis. El titánico duelo con Mercedes otorga un valor crucial a este aspecto. Hasta Mercedes reconocía su inferioridad esta temporada después de varias paradas desastrosas, sobre todo la de Bottas en Mónaco que costó la victoria del finlandés. La seguridad nunca es suficiente buen argumento y la FIA quiere eliminar en lo posible los errores con neumáticos mal montados. Pero esta nueva intervención de la FIA se ha producido en el año de disputa deportiva más intensa desde que Red Bull ganó su último título. El equipo austríaco ha sido, hasta la entrada en vigor de la última directiva técnica, el mejor sin discusión en este área. Flexibilidad de los alerones, funcionamiento y legalidad de las unidades de potencia, ventaja en boxes…La pugna no se limita al asfalto.

Precisamente, que Christian Horner se quejara alto y claro de la nueva directiva señalaba a quién dolía más. Y que fuera impulsada por su principal rival confirmaba su motivación última. Mercedes acudió al eufemismo de solicitar a la institución una "clarificación", como reconoció el propio Toto Wolff cuando reconocía "sus dudas en algunas cosas", en particular sobre uno de "los mecanismos de seguridad", que bien podría ser la forma de usar el botón en la pistola en conexión con el gato y el semáforo. "Si no puedes ser derrotado entonces, obviamente, lo más lógico es que tus rivales intenten frenarlo y eso es lo que está sucediendo aquí", se quejaba Horner tras la entrada en vigor de la nueva directiva.

El efecto hasta final de año

"El pit stop en sí mismo acabó en el tiempo que consideramos normal, pero la señal (el semáforo) -porque tenemos unas señales que se activan manualmente-, no fueron recibidas por el sistema. Hubo algo mal que tenemos que revisar en las señales manuales que detecta el sistema. Es una lástima, porque la parada se había completado de forma normal". Mattia Binotto dejaba ver veladamente tras el GP de Turquía el efecto de la nueva normativa en sus mecánicos, al igual que Horner en Monza: "Hubo un raro error humano en nuestra parada en boxes como resultado de la nuevas guías técnicas. El error supuso que Max no estuviera en pista donde debía estar. Mercedes empeoró la situación al fallar con su propia parada en el coche de Hamilton, dejando a los dos pilotos cogidos de la mano".

No puede negarse que Mercedes estaba logrando su objetivo. Efectivamente, Max Verstappen sufrió el error de su equipo en Monza y Hamilton se echó encima al salir de boxes. El holandés iba camino de terminar por delante de su rival en la carrera. Checo Perez perdió puntos cruciales en Sochi, y aunque Horner no atribuyera el error a la nueva normativa, resulta llamativo que la maquinaria implacable de Red Bull fallara en dos carreras seguidas. Aún quedan seis Grandes Premios.

Carlos Sainz Christian Horner Max Verstappen Daniel Ricciardo
El redactor recomienda