Lo único que le falta a Carlos Sainz para no sorprenderse por ser elegido piloto del día
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
OTRA REMONTADA EN SU CARRERA EN LA F1

Lo único que le falta a Carlos Sainz para no sorprenderse por ser elegido piloto del día

Con su remontada, Sainz redondeaba otro fin de semana, ahora sacrificado por su penalización, en el que puntuaba por decimocuarta vez y con una eficaz labor de equipo

Foto: Carlos Sainz ha puntuado en 14 de las 16 pruebas. (Reuters)
Carlos Sainz ha puntuado en 14 de las 16 pruebas. (Reuters)

Carlos Sainz mostraba cierta sorpresa cuando recibía la notificación por la radio de que había sido elegido el mejor piloto del Gran Premio por los aficionados. "¿Piloto del día? Me ha llevado dos años ser elegido piloto del día...", contestaba el español. "Por fin, nunca me lo habían dado, ya les vale", bromeaba ante las cámaras al terminar la prueba. La reacción de Sainz dejaba entrever la sensación de que en algunos cuarteles no se acaba de reconocer su posición en Ferrari y la Fórmula 1. A fin de cuentas, a falta solo de seis carreras el madrileño aventaja por medio punto a Charles Leclerc en su primer año con Ferrari.

La reacción de Sainz delataba cierta sensación de deuda pendiente hacia sus méritos en la Fórmula 1. Pero el análisis objetivo y técnico de sus últimas actuaciones confirma ese perfil necesario para un aspirante a títulos: la fortaleza en múltiples áreas técnicas que han de estar a la altura de un Ferrari. En Estambul, Sainz firmaba una actuación tanto o más completa que hace dos semanas, y que requería otro tipo de virtudes. Las dos mejores actuaciones de 2021 como respuesta a los errores de Zandvoort y Monza. Porque a Sainz solo le falta la guinda final para explotar en la Fórmula 1: esa primera victoria, que tarde o temprano llegará con Ferrari.

Algo más que un octavo

Al terminar el GP de Estambul, Mattia Binotto explicaba a los medios la estrategia seguida con Charles Leclerc, cuando Ferrari apostó por la victoria. No pudo ser, pero equipo y piloto jugaron a lo valiente. Binotto explicaba que algunos datos utilizados para el análisis en tiempo real provenían de la información que aportaba Carlos Sainz con sus neumáticos, utilizados en plena remontada cuando venía como un tiro. Era el colofón de su labor de equipo durante todo el fin de semana, sacrificado en aras de la nueva evolución del motor —ojo al tema hasta final de año— y rematado con un octavo puesto que pudo haberse mejorado sin el fuego amigo de los suyos en boxes.

Durante el viernes y sábado, Sainz se dedicó a preparar la carrera y, sobre todo, con pruebas de puesta a punto para aliviar ese 'graining' en el tren delantero que trae de cabeza a Ferrari. En los clasificatorios, sacó a un rival del Q2, precisamente Daniel Ricciardo, el rival directo de Ferrari por el tercer puesto en Constructores. Luego proporcionó un rebufo propio de maniobras de cazas de combate a Leclerc, que sufría inesperadamente para entrar en el Q2. Y en la carrera…

A saco desde la salida

Una de las grandes fortalezas de Sainz es su consistencia, velocidad y visión de carrera. Como en su día reconoció Mattia Binotto, sólido argumento para ficharle después de profundos análisis de toda su trayectoria en la Fórmula 1. De ahí su habilidad para remontar como confirma su trayectoria, con una media de 10 posiciones ganadas cuando arrancaba por detrás de la decimoquinta posición. En Estambul, Sainz se puso el cuchillo entre los dientes desde el primer minuto. Tanto, que un soberbio latigazo casi le manda al Bósforo cuando rodaba detrás de un Williams y en pleno duelo con Fernando Alonso. Lo salvó y desde ahí comenzó ese recital que le valió ser elegido piloto de la jornada para los aficionados. En otra donde Valtteri Bottas fue protagonista con su victoria.

La de Sochi fue una carrera extremadamente compleja en aspectos que ya no cabe recordar aquí y que Sainz solventó con el podio. Dos semanas después, Sainz salía desde el culo del vaso: todas las posiciones ganadas una tras otra fueron adelantamientos en pista. Y cuando el equipo le podía rematar la jugada con su aportación en boxes, le machacó la carrera. Cinco segundos perdidos y las consecuencias de ello. Pero con la visión holística de todo buen líder, Sainz no quiso hacer sangre para seguir ganando amigos dentro de Maranello. No es el único que actúa así, pero, según algunas fuentes, el carisma del madrileño se está haciendo notar cada vez más intramuros de Maranello entre ingenieros y mecánicos. Cuando llegue esa primera victoria, saltará por los aires entre los aficionados y algunos medios que todavía se sorprenden con sus actuaciones.

"Te quedas con el '¿y si...?"

"Es un día para no lamentar o tener malas sensaciones, ha sido muy positivo, conseguí remontar con buen ritmo y buenos adelantamientos", resumía Sainz en la rueda de prensa junto a Charles Leclerc y Binotto. "Hemos conseguido minimizar el daño de la penalización del motor. Ha sido divertido, especialmente en la primera parte de la carrera, cuando era posible adelantar porque no había una trazada limpia. Y es por lo que no puedo estar decepcionado. Te vas pensando en qué hubiera pasado sin la parada, porque nos ha costado estar detrás de Ocon seis o siete vueltas. Siempre te quedas con el 'y si', pero, en general, lo olvidaremos rápidamente. Es un día para estar más contento que decepcionado". De puertas para afuera. Porque en el ultracompetitivo mundo de la Fórmula 1, donde se mata por una centésima, con Lando Norris a solo cuatro segundos en la meta, la remontada de Sainz hubiera sido épica de no haberle cortado el ritmo su propio equipo. Sin duda, el español estará maldiciendo entre dientes.

Pero tanto Sochi como Estambul también han servido para afilar esos mismos dientes en Ferrari. Con satisfacción refrenada, se reconoce que su última especificación de motor puede alegrar la vida en la recta final de la intensa pelea con McLaren. "Nos da una pequeña ventaja, no quiero cuantificarla en tiempo por vuelta porque depende de la pista, pero nos ha dado una ventaja, como los pilotos dicen, para adelantar. Y si miro a los entrenamientos con Charles, todo estaba muy apretado en los tiempos, y estoy seguro de que un par de posiciones se hubieran perdido sin esta especificación”, explicaba Binotto al respecto.

"Creo que la decisión es correcta y me ha dado la oportunidad de remontar como se ha visto este domingo, y esto es gracias al trabajo que todo el mundo ha hecho en Maranello con la nueva unidad de potencia", también reconocía el propio Sainz, poniendo su remontada como prueba. "Como se ha visto este fin de semana, hemos sido más rápidos que McLaren, pero en Sochi fueron más rápidos que nosotros, así que creo que esto va a ser un arriba-abajo hasta final. Lo que nos debería dar [la nueva especificación] es la posibilidad de que, en los circuitos donde estamos detrás, estar un poco más cerca. Y en los que estamos delante, estarlo un poco más todavía".

De nuevo sin errores, Sainz ofreció el paquete completo a Ferrari, aunque en diferentes exigencias y condiciones. ¿Qué pasará en 2022 cuando el español cuente ya con un año de experiencia interna y ese nuevo monoplaza que será una hoja en blanco para los dos pilotos? En Maranello, seguro que ya se hacen la pregunta. Porque antes de llegar Carlos Sainz, tenían otra respuesta.

Carlos Sainz mostraba cierta sorpresa cuando recibía la notificación por la radio de que había sido elegido el mejor piloto del Gran Premio por los aficionados. "¿Piloto del día? Me ha llevado dos años ser elegido piloto del día...", contestaba el español. "Por fin, nunca me lo habían dado, ya les vale", bromeaba ante las cámaras al terminar la prueba. La reacción de Sainz dejaba entrever la sensación de que en algunos cuarteles no se acaba de reconocer su posición en Ferrari y la Fórmula 1. A fin de cuentas, a falta solo de seis carreras el madrileño aventaja por medio punto a Charles Leclerc en su primer año con Ferrari.

Fórmula 1 - GP de Turquía Carlos Sainz Ferrari Mattia Binotto Fórmula 1 Charles Leclerc
El redactor recomienda