Carlos Sainz y Ferrari se mantienen fieles a su plan que no quiere fuegos artificiales
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DIA DE INTENSO TRABAJO

Carlos Sainz y Ferrari se mantienen fieles a su plan que no quiere fuegos artificiales

Lejos de buscar grandes vueltas, Ferrari parece repetir el esquema de la semana pasada de probar mucha configuración de carrera y pocas vueltas ‘cañón’. Podría parecer

placeholder Foto: Sainz en el circuito de RedBull Ring
Sainz en el circuito de RedBull Ring

Lejos de buscar grandes vueltas, Ferrari parece repetir el esquema de la semana pasada de probar mucha configuración de carrera y pocas vueltas ‘cañón’. Podría parecer que Ferrari salió a por todas desde el principio, cuando en la primera sesión de entrenamientos libres Carlos Sainz y Charles Leclerc acabaron en segunda y tercera posición respectivamente sólo por detrás del holandés Max Verstappen con su RedBull. Sin embargo, la primera sesión resultó bastante irrelevante para poder medir la competitividad comparativa de los coches, pues en general todos estaban muy lejos de los cronos que se esperan para mañana en clasificación. Puro trabajo de pruebas de nuevos elementos en el coche, así como nuevos tipos de neumáticos.

“Basicamente pusimos en pista un coche muy similar al de la semana pasada y, sin embargo, todo empezó a parecer diferente, lo que demuestra hasta qué punto pueden ser complejos de entender estos coches. Mínimos cambios en los alerones, mínimos cambios en la temperatura de la pista y parece que estuviéramos ante un coche completamente diferente”, explicaba Carlos Sainz sobre la primera jornada del GP de Austria.

placeholder En lo tocante a la espectacularidad del paisaje, RedBull Ring no tiene rival
En lo tocante a la espectacularidad del paisaje, RedBull Ring no tiene rival

El mismo esquema de trabajo

El objetivo de la jornada era trabajar bajo el mismo esquema del fin de semana pasado, concentrándose en la preparación de la carrera y olvidando las simulaciones de clasificación. El gran cambio respecto a la semana pasada es que Pirelli ha decidido ofrecer una opción más blanda con la introducción del compuesto C5. El compuesto que ocupa ahora el lugar del medio se teme que no permita un elevado número de vueltas en carrera, lo que indica que inevitablemente tendrá que utilizarse el duro cuya resistencia sigue invariable. Toda esta situación obliga a un cambio en los planteamientos de carrera, forzando posiblemente a muchos equipos a una estrategia a dos paradas.

Entre estos equipos podría estar Ferrari, con un coche capaz de generar temperatura rápidamente, algo de gran ayuda en clasificación, pero con los consabidos problemas en carrera. Por tanto, la clave del trabajo en la segunda sesión giró en torno a conocer el funcionamiento de la máquina italiana con los neumáticos de compuesto medio y con alta carga de gasolina. En total, los coches de la Scuderia completaron 69 vueltas, 36 con Sainz y 33 con Leclerc y aparentemente los resultados fueron muy positivos. Sólo muy al final de la sesión se hizo un intento de simulación de clasificación con poca gasolina y el compuesto más blando, pero apareció la lluvia y, aunque lo hiciera de una forma muy tímida, fue suficiente para desbaratar el plan y tuviera que pasarse esta evaluación a la jornada del sábado.

placeholder En la foto se aprecia el nuevo alerón trasero con forma de cuchara, traido para esta carrera
En la foto se aprecia el nuevo alerón trasero con forma de cuchara, traido para esta carrera

Trabajo propio y ajeno

Fue sin duda una jornada de trabajo intenso, ya que hubo de probarse un nuevo tipo de carcasa que Pirelli quiere introducir a partir de la próxima carrera y necesita consenso entre los equipos antes de su aprobación. Al final no hubo ningún coche de Ferrari en el top 10 en esta ocasión, con Leclerc decimosexto, con un mejor tiempo de vuelta personal de 1:05.708, mientras que Sainz terminaba tres posiciones por delante con un tiempo de 1:05.620.

Concretamente, en esa primera sesión se probó en el SF21 un alerón con el perfil de cuchara, rescatado porque permite reducir la resistencia del aire en las dos porciones más cercanas a las tapas laterales. Como resultado, las velocidades punta han mejorado en los Ferrari, uno de los principales puntos débiles del SF21. En cuanto a otras novedades, Carlos Sainz probó un nuevo suelo que apareceá en el próximo Gran Premio de Gran Bretaña, también testado en la sesión vespertina por Charles Leclerc. Aparentemente, no son más que tres piezas tipo deflector que tienen el objetivo de desviar el aire de las ruedas traseras y lo que se evalúa, es que la mejora en esa carga aerodinámica, no suponga resistencia adicional al aire. Es increíble que apenas tres piezas del tamaño de un chato de vino puedan generar estos cambios, pero ya se sabe que hoy día un coche de Fórmula 1 al detalle parece alta relojería a escala natural.

Los cambios, de todos modos con lo aprendido el fin de semana pasado, tienen toda la lógica, pues es conocido el déficit de caballos de la unidad de potencia del Ferrari. La mejora del propulsor respecto al año pasado es evidente, pero no suficiente aún para contrarrestar el nivel actual de Mercedes y especialmente Honda, que es quien parece haber dado el salto cualitativo más grande.

Cautela, con positividad

“Creo que estamos ante una película muy similar a la vista la semana pasada. Teniendo en cuenta que aquí el 80% de la vuelta vamos con el pie a fondo, por simple estadística es inevitable que en clasificación, estemos un poco por detrás aunque seamos muy rápidos en las curvas, que de hecho lo somos. Leclerc insistía en relativizar su baja posición asegurando que fue un día muy positivo de trabajo: “Nos queda trabajo por hacer, -explicó el monegasco-, pero creo que hoy hemos podido ver que nuestro ritmo de carrera es tan bueno como el de la semana pasado, necesitamos dar un pequeño salto en el modo de clasificación, ahí todavía vemos que nos falta, pero estamos en ello”.

Una vez comprobado ese buen ritmo, el propio Carlos Sainz cree que la clave será mantener el coche con los neumáticos vivos para cuando todo el mundo empiece a sufrir en carrera en las curvas. Sin embargo, para materializar ese objetivo será clave arrancar más adelante que la semana pasada. Por tanto la tercera sesión de libres se antoja crucial. Veremos si la esquiva lluvia no se le ocurre aparecer justo cuando menos se la necesita.

Carlos Sainz Fórmula 1 Pirelli Fórmula 1 - GP de Austria Ferrari
El redactor recomienda