Las contundentes razones para que la F1 y otros deportes sean de pago, y también gratis
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
las audiencias de pago y en abierto en tv

Las contundentes razones para que la F1 y otros deportes sean de pago, y también gratis

El concepto de televisión de pago puede coexistir con las emisiones en abierto en la Fórmula 1 y otros deportes, como demuestran los estudios y la realidad de las audiencias

placeholder Foto: El pasado Gp de España de F1 se ofreció en abierto y cerrado, con buenas audienicias
El pasado Gp de España de F1 se ofreció en abierto y cerrado, con buenas audienicias

El pasado Gran Premio de España fue el único de la temporada que se emitió por televisión en abierto, con unas cifras de audiencia que permiten reabrir el debate de la restriccion de la Formula 1 a plataformas de pago o, por el contrario, debe también ofrecerse su visión en abierto. Los promotores de los principales deportes del mundo apuestan por las primeras, que han venido para quedarse ¿También la Fórmula 1?

No hay canales de televisión generalista capaces de igualar las ofertas de las plataformas de pago. Por codicia y o por responder con beneficios a sus accionistas, se antepone el dinero a cualquier otra circunstancia. Y es un hecho evidente que todos los deportes están sufriendo una desconexión del público joven. Año tras año se produce un declive en el seguimiento en televisión y en soportes mediáticos. Se justifica con mucha frecuencia en los cambios de hábito en la gente joven como la principal razón de esa desconexión. Pero poco del efecto que causa levantar barreras de entrada para acceder a la visión de los deportes. Si en el hogar familiar no se paga suscripción no hay deporte, y sin deporte televisado al alcance la cantera de nuevos aficionados simplemente se va a otras historias.

placeholder En España, Dazn ofrece la F1 de pago, aunque en el GP de España convivieron las dos ofertas con Telecinco
En España, Dazn ofrece la F1 de pago, aunque en el GP de España convivieron las dos ofertas con Telecinco

Pago frente a oferta gratuita

También se habla de los e-sports, como competencia para explicar el desafecto de los jóvenes. Pero también cuentan las series cinematográficas o documentales y redes sociales con contenido de lo mas variopinto. En definitiva, una oferta inacabable a golpe de un click en sus teléfonos móviles que hacen de este el momento de la historia con mayor oferta de entretenimiento disponible. Pero los promotores de los principales deportes deciden que hay que poner taquilla. Y todavía algunos se sorprenden.

Es interesante cruzar los datos de la decadencia en seguimiento de los deportes en general y de la Fórmula 1 en particular con un estudio realizado por la empresa CSM Sport & Entertainment. En él se desgrana la segmentación de los seguidores del deporte, explicando dónde está la audiencia perdida entre los casi 9 millones de seguidores de la época dorada del bicampeonato mundial de Fernando Alonso y los apenas 300.000 que regularmente convoca la plataforma DAZN, actual tenedora de los derechos de retransmisión de Fórmula 1.

Subscriptores y público general

Los suscriptores pertenecen a un nicho que CSM identifica como un 3% de fánaticos, dispuestos a pagar y seguir las carreras, sean estas divertidas o aburridas, corran pilotos españoles o no. Este porcentaje puede crecer un diez por ciento adicional si existe emoción y los héroes locales triunfan con regularidad. Es decir, en el mejor de los escenarios, poco más de un millón de aquellos nueve millones de los mejores tiempos acabaría suscrito a la plataforma.

Respecto al grueso principal de las audiencias, estas se reparten entre aficionados al deporte en general y quienes se enganchan a un deporte sólo cuando éste forma parte de un fenómeno social, véase finales de Wimbledon de Rafa Nadal o finales de Champions League si juegan equipos españoles. Son estos dos grupos los que disparan las cifras de audiencia hasta los cinco millones de espectadores de media, que regularmente obtenía la Fórmula 1 en las respectivas cadenas que lo ofrecían en abierto.

Particularmente relevante es el caso del seguidor del deporte en general, pues al no ser especialmente fánatico de ningún deporte o solo del fútbol cuando juega su equipo, verá solamente aquello que les sea ofrecido de forma gratuita. A pesar de la progresiva deserción de los grandes deportes hacia las plataformas de pago, todavía es posible encontrar una gran oferta de deporte gratuita en televisión, bien sea ocasionalmente por ley o por tratarse de importantes competiciones del rango inmediatamente inferior a los eventos de pago.

Excepciones (de éxito) a la regla

Sin embargo, no todos los promotores se han echado en brazos de las plataformas de pago, véase el caso de Amaury Sports, propietarios de los derechos del Tour de Francia, La Vuelta o el Rally Dakar. El gigante francés del marketing deportivo antepone siempre en su negociación con las televisiones las horas de retransmisión y espacios en prime-time respecto a la cuantía del contrato. Inicialmente pueden dejar escapar dinero, pero su receta de obtener datos de audiencia espectaculares garantiza una fluida y poderosa llegada de dinero tanto como promotores, como para sus equipos participantes. Amaury también llega a acuerdos con plataformas de pago para ciertos contenidos premium, pero nunca olvida que su modelo de negocio es recuperar el dinero vía patrocinadores y no a través de jugosos contratos con plataformas de pago.

Los buenos datos de audiencia de la Fórmula 1 de este fin de semana pasado confirman que la situación mas razonable para Liberty Media es optar por un modelo mixto, reuniendo a dos los dos tipos de público que no son competencia el uno del otro y, por tanto, no canibalizaría su clientela. Veamos los datos: DAZN, la actual tenedora de los derechos de retransmisión, logró el pasado fin de semana sus mejores cifras del año con 355.000 espectadores, a los que habría que añadir otros 225.000 de la plataforma ‘Vamos’ de Movistar, lo que suma un total de 580.000 espectadores de pago.

Por su parte, Telecinco, que retransmistió el pasado GP de España, sumó 1.839.000 espectadores, cifra que supera ampliamente los 2 millones y medio de audiencia. Aunque lejos del masivo seguimiento del pasado, son sin duda datos alentadores que confirman la existencia de un público numeroso que no precisa de un contenido de alta calidad para seguir la Fórmula 1. Con seguridad, este grupo sería más numeroso aun si no existiera el efecto desenganche que se produce en el aficionado al pasar de la retransmisión gratuita a la modalidad de pago.

placeholder Las audiencias del fútbol también reflejan las diferencias entre seguidores 'fanáticos' y 'casuales'
Las audiencias del fútbol también reflejan las diferencias entre seguidores 'fanáticos' y 'casuales'

El caso de la Champions

En este sentido, significativo este efecto desenganche con la Champions League cuando dse ofrece un partido en abierto. Los datos de audiencia no son ni de lejos comparables a cuando se ofrecía gran parte de la competición en abierto, pues una gran parte de los aficionados ya no regresan cuando se ofrece de forma gratuita al haberse desenganchado previamente. Por ponerlo en contexto, los mejores partidos de la Champions League ofrecen cifras superiores al millón de espectadores en plataforma de pago, números aceptables para el operador, pero son nada menos que ocho millones de media de espectadores perdidos respecto a los partidos emitidos en abierto.

El futbol también refleja las diferencias entre los seguidores ‘fanaticos’ y los ‘casuales’. Comprobado el pasado fin de semana que la audiencia de Fórmula 1 de Telecinco no canibalizaba en absoluto el seguimiento de la plataforma de pago Movistar/DAZN, bien haría Liberty en permitir que convivieran de forma permanente ambos modelos. Se puede mantener el negocio para todas las partes implicadas pero, sobre todo, se recuperaría a una audiencia clave para que el grupo de los ‘fanáticos’ vaya aumentando y rejuveneciendo poco a poco su perfil de edad.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Fórmula 1 Rally Dakar Rafa Nadal Fernando Alonso
El redactor recomienda